/ sábado 7 de septiembre de 2019

Pedro Ascencio Alquisiras, el que derrotó a Iturbide

En 1820, con el fin de preparar el terreno para la campaña de Iturbide contra Guerrero, Juan José Ruiz Apodaca envió al comandante José Gabriel de Armijo a que derrotara a los guerrilleros en los campos dominados por Pedro Ascencio Alquisiras. Más de mil hombres buscaron a los rebeldes, destruyendo los plantíos que habían labrado las huestes de Ascencio y emprendieron furiosas represalias contra los poblados sospechosos de apoyar a los insurrectos; sin embargo, los insurgentes encerraron a los realistas y, en brava acción, les infligieron una derrota total. Los realistas se retiraron hasta Toluca para solicitar refuerzos, regresaron y atacaron a fuerzas de Pedro Ascencio con tropas escogidas, pero los “alzados” los hicieron pedazos, derrotándolos una vez más. Pedro Ascencio implementó la guerra de guerrillas en México, bautizada por él mismo como “Guerrilla Agraria”.

El arrojo y la eficacia de las guerrillas independentistas en la región del sur del país estuvieron a punto de convertir esta zona de la Nueva España en el camposanto del ejército virreinal. Entre otras acciones de importancia desarrolladas por Pedro Ascencio se encuentra el triunfo obtenido el 8 de mayo de 1820 frente a una sección de tropas recién llegadas de España, comandadas por el teniente coronel Ramón Domínguez. El oficial se quedó sorprendido por el valor y la sangre fría del guerrillero; lo impresionó, asimismo, la pericia militar demostrada en la batalla por el caudillo indígena. El líder mexicano fue factor decisivo para el logro de la independencia de México. En 1820 Vicente Guerrero estaba casi liquidado, luchaba por la Costa Grande.

Fue entonces cuando Agustín de Iturbide pensó en acabar con los insurgentes y hacer la independencia solo a favor de los españoles. Los realistas le dieron tropas a Iturbide, “el Dragón de Hierro” se dirigió al sur para acabar con Guerrero, pero Pedro Ascencio lo sorprendió a la mitad del camino y le propinó una seria derrota. Iturbide pensó que si un teniente de Guerrero le había dado tan duro golpe ¿qué podía esperar del propio gran caudillo? Por eso Agustín prefirió pactar con Guerrero y así fue como empezó el proceso que culminó con la proclamación de la independencia, el 27 de septiembre de 1821. Por desgracia, el héroe no pudo ver consumada la libertad de su pueblo, el 3 de junio de 1820 murió en combate peleando en Milpillas, en la Costa Grande de Guerrero. Pedro Ascencio Alquisiras, un líder que debe ser recordado.

En 1820, con el fin de preparar el terreno para la campaña de Iturbide contra Guerrero, Juan José Ruiz Apodaca envió al comandante José Gabriel de Armijo a que derrotara a los guerrilleros en los campos dominados por Pedro Ascencio Alquisiras. Más de mil hombres buscaron a los rebeldes, destruyendo los plantíos que habían labrado las huestes de Ascencio y emprendieron furiosas represalias contra los poblados sospechosos de apoyar a los insurrectos; sin embargo, los insurgentes encerraron a los realistas y, en brava acción, les infligieron una derrota total. Los realistas se retiraron hasta Toluca para solicitar refuerzos, regresaron y atacaron a fuerzas de Pedro Ascencio con tropas escogidas, pero los “alzados” los hicieron pedazos, derrotándolos una vez más. Pedro Ascencio implementó la guerra de guerrillas en México, bautizada por él mismo como “Guerrilla Agraria”.

El arrojo y la eficacia de las guerrillas independentistas en la región del sur del país estuvieron a punto de convertir esta zona de la Nueva España en el camposanto del ejército virreinal. Entre otras acciones de importancia desarrolladas por Pedro Ascencio se encuentra el triunfo obtenido el 8 de mayo de 1820 frente a una sección de tropas recién llegadas de España, comandadas por el teniente coronel Ramón Domínguez. El oficial se quedó sorprendido por el valor y la sangre fría del guerrillero; lo impresionó, asimismo, la pericia militar demostrada en la batalla por el caudillo indígena. El líder mexicano fue factor decisivo para el logro de la independencia de México. En 1820 Vicente Guerrero estaba casi liquidado, luchaba por la Costa Grande.

Fue entonces cuando Agustín de Iturbide pensó en acabar con los insurgentes y hacer la independencia solo a favor de los españoles. Los realistas le dieron tropas a Iturbide, “el Dragón de Hierro” se dirigió al sur para acabar con Guerrero, pero Pedro Ascencio lo sorprendió a la mitad del camino y le propinó una seria derrota. Iturbide pensó que si un teniente de Guerrero le había dado tan duro golpe ¿qué podía esperar del propio gran caudillo? Por eso Agustín prefirió pactar con Guerrero y así fue como empezó el proceso que culminó con la proclamación de la independencia, el 27 de septiembre de 1821. Por desgracia, el héroe no pudo ver consumada la libertad de su pueblo, el 3 de junio de 1820 murió en combate peleando en Milpillas, en la Costa Grande de Guerrero. Pedro Ascencio Alquisiras, un líder que debe ser recordado.

sábado 09 de noviembre de 2019

Dolores Ibárruri, La Pasionaria

sábado 02 de noviembre de 2019

La huella de Hidalgo en El Palacio Postal

sábado 26 de octubre de 2019

Desplazamiento interno o forzado

sábado 05 de octubre de 2019

Pueblos Mágicos en Hidalgo

sábado 21 de septiembre de 2019

El vendedor de silencio

Cargar Más