/ sábado 17 de febrero de 2024

Un puente trajo paz a Cuautepec y Santiago, fue inaugurado por Porfirio Díaz

Esta vía de comunicación fue construida por presos del municipio que conmutaron sus penas por trabajo

Al inicio del siglo XX fue necesario que en la denominada Villa de Cuautepec se construyera un puente para cruzar el río San Lorenzo y, a su vez, facilitar el paso de carretas, ganado y personas que comenzaban a adentrarse al mundo textil que debían viajar de Cuautepec a la fábrica de Santiago Tulantepec.

Este emblemático puente fue inaugurado en 1907 por el entonces presidente de México, el general Porfirio Díaz, junto con Pedro Ladislao Rodríguez, gobernador del estado del 29 de junio de 1841 al 30 de agosto de 1918, y el presidente municipal, Manuel Castelán Castro.

Este bagaje histórico fue detallado y explicado por el cronista municipal, Ignacio Roberto Manilla Hernández, en entrevista para El Sol de Tulancingo.

Explica que esta construcción rocosa fue de gran ayuda para facilitar el cruce de las aguas broncas del río San Lorenzo en la época en que la industria textil-lanera iniciaba su desarrollo y el progreso de la región era evidente.

La construcción del Puente de la Paz corrió a cargo de las manos de algunos presos que deseaban reducir su multa que resultaban prisioneros en la cárcel municipal por algunos de los siguientes delitos: faltas a la moral, ramoneo de milpas y/o forrajes en propiedad ajena cometidos por el ganado de su propiedad, robos de baja cuantía, escándalo en vía pública, entre otros. Se estima que la obra empezó en 1905 y concluyó dos años más tarde.

“Eran personas que por algún delito caían presos en la cárcel municipal en el antiguo palacio que se ubicaban entre la calle de Indecencia e Hidalgo, en la cabecera. Pagaban o conmutaban su pena con el trabajo físico”, precisa el cronista.

El puente se edificó con lujo de detalle con piedra basáltica en la parte central, cuenta con un arco de medio punto que permite el paso del agua en ambos lados. Mide 50 metro de largo por 10 metros de ancho en los dos puntos de entrada, reduciéndose en la parte central más o menos a 3 metros de ancho.

En la actualidad únicamente pueden transitar personas, ciclistas, motociclistas y vehículos pequeños; las unidades de carga tienen específicamente otro puente que se construyó en los años 90 en la localidad denominada Los Chorritos y Almoloya, con el objeto de no dañar al histórico inmueble.

Un puente y una capilla de paz

Después de los dos años que les llevó a los presos realizar el puente y posterior a su inauguración, se realizó una comida bajo la sombra de los centenarios ahuehuetes que tienen en su hábitat natural el manantial "Los Cangrejos", localizado actualmente en el municipio de Santiago Tulantepec.

Esta edificación que está protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sirvió además como conducto de paz, por eso su nombre, entre los habitantes de las localidades entre Santiago y Cuautepec, pues es importante recordar que en ese entonces una parte del municipio de Santiago Tulantepec formaba parte del municipio de Cuautepec de Hinojosa.

“En ese tiempo, Santiago formaba parte del municipio de Cuautepec, entonces muchos de acá iban para allá, específicamente a la fábrica textil de Santiago. Aunque no se sabe específicamente la razón de las disputas entre una comunidad y otra, se cree que fue por temas de eventos futbolísticos”, explica.

Actualmente, ambas localidades que une el puente han dejado de lado sus diferencias y ahora están interesados en que este puente de rocas permanezca intacto.

Hace 15 años aproximadamente, a un costado del puente, vecinos de la zona y ambos municipios colocaron una capilla en honor a la virgen de La Paz.

El Puente de la Paz ha sido testigo de la evolución económica, política y social del municipio de Cuautepec de Hinojosa y la región. A la vera de su rivera se tienen árboles como fresnos, ailes, tepozanes, capulines, tejocotes y otro tipo de vegetación que ofrecen su sombra a paseantes y a su vez funcionan como refugio de aves canoras que brindan un remanso de paz y solaz esparcimiento a quien los ven y escuchan.

Desafortunadamente la placa que tenía grabados los nombres de los funcionarios que asistieron al evento, así como día y mes de su inauguración, fue desprendida por manos desconocidas desde hace bastante tiempo.


Al inicio del siglo XX fue necesario que en la denominada Villa de Cuautepec se construyera un puente para cruzar el río San Lorenzo y, a su vez, facilitar el paso de carretas, ganado y personas que comenzaban a adentrarse al mundo textil que debían viajar de Cuautepec a la fábrica de Santiago Tulantepec.

Este emblemático puente fue inaugurado en 1907 por el entonces presidente de México, el general Porfirio Díaz, junto con Pedro Ladislao Rodríguez, gobernador del estado del 29 de junio de 1841 al 30 de agosto de 1918, y el presidente municipal, Manuel Castelán Castro.

Este bagaje histórico fue detallado y explicado por el cronista municipal, Ignacio Roberto Manilla Hernández, en entrevista para El Sol de Tulancingo.

Explica que esta construcción rocosa fue de gran ayuda para facilitar el cruce de las aguas broncas del río San Lorenzo en la época en que la industria textil-lanera iniciaba su desarrollo y el progreso de la región era evidente.

La construcción del Puente de la Paz corrió a cargo de las manos de algunos presos que deseaban reducir su multa que resultaban prisioneros en la cárcel municipal por algunos de los siguientes delitos: faltas a la moral, ramoneo de milpas y/o forrajes en propiedad ajena cometidos por el ganado de su propiedad, robos de baja cuantía, escándalo en vía pública, entre otros. Se estima que la obra empezó en 1905 y concluyó dos años más tarde.

“Eran personas que por algún delito caían presos en la cárcel municipal en el antiguo palacio que se ubicaban entre la calle de Indecencia e Hidalgo, en la cabecera. Pagaban o conmutaban su pena con el trabajo físico”, precisa el cronista.

El puente se edificó con lujo de detalle con piedra basáltica en la parte central, cuenta con un arco de medio punto que permite el paso del agua en ambos lados. Mide 50 metro de largo por 10 metros de ancho en los dos puntos de entrada, reduciéndose en la parte central más o menos a 3 metros de ancho.

En la actualidad únicamente pueden transitar personas, ciclistas, motociclistas y vehículos pequeños; las unidades de carga tienen específicamente otro puente que se construyó en los años 90 en la localidad denominada Los Chorritos y Almoloya, con el objeto de no dañar al histórico inmueble.

Un puente y una capilla de paz

Después de los dos años que les llevó a los presos realizar el puente y posterior a su inauguración, se realizó una comida bajo la sombra de los centenarios ahuehuetes que tienen en su hábitat natural el manantial "Los Cangrejos", localizado actualmente en el municipio de Santiago Tulantepec.

Esta edificación que está protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sirvió además como conducto de paz, por eso su nombre, entre los habitantes de las localidades entre Santiago y Cuautepec, pues es importante recordar que en ese entonces una parte del municipio de Santiago Tulantepec formaba parte del municipio de Cuautepec de Hinojosa.

“En ese tiempo, Santiago formaba parte del municipio de Cuautepec, entonces muchos de acá iban para allá, específicamente a la fábrica textil de Santiago. Aunque no se sabe específicamente la razón de las disputas entre una comunidad y otra, se cree que fue por temas de eventos futbolísticos”, explica.

Actualmente, ambas localidades que une el puente han dejado de lado sus diferencias y ahora están interesados en que este puente de rocas permanezca intacto.

Hace 15 años aproximadamente, a un costado del puente, vecinos de la zona y ambos municipios colocaron una capilla en honor a la virgen de La Paz.

El Puente de la Paz ha sido testigo de la evolución económica, política y social del municipio de Cuautepec de Hinojosa y la región. A la vera de su rivera se tienen árboles como fresnos, ailes, tepozanes, capulines, tejocotes y otro tipo de vegetación que ofrecen su sombra a paseantes y a su vez funcionan como refugio de aves canoras que brindan un remanso de paz y solaz esparcimiento a quien los ven y escuchan.

Desafortunadamente la placa que tenía grabados los nombres de los funcionarios que asistieron al evento, así como día y mes de su inauguración, fue desprendida por manos desconocidas desde hace bastante tiempo.


Policiaca

Cateos por piratería en centro Tulancingo

Los negocios fueron cerrados, hay sanciones que se pagan hasta con cárcel

Local

Encabeza Acaxochitlán índice de embarazo adolescente

Este tema, se ha convertido en un problema de salud pública que vuelve más grandes las brechas sociales y de género

Local

Historia de una migrante: Diez días en el desierto por el "sueño americano"

Ahora su madre, “Doña Guadencia” es la responsable de la crianza de su hijo Alfons de solo seis años de edad. Las separaciones familiares son muchas veces necesarias por una vida mejor

Local

Fe religiosa y el esoterismo, entrelazados en Tulancingo 

Pese a que “la Ciudad de los Satélites” es una de las regiones más profundamente católicas de la entidad al ser sede de la Arquidiócesis, prevalece otro sistema de creencias que, a voz de comerciantes, “va al alza”

Local

Iglesia de la Merced, ícono arquitectónico de Tulancingo

Comenzó su construcción en 1892 gracias al presbítero José Antonio María Agüero pero luego de su muerte, quedó inconclusa desde 1922

Local

Historia de Eleazar: El ferrocarrilero que vivió 29 años sobre los rieles

Se encargaba de mantener en perfectas condiciones el tránsito del transporte ferroviario