/ jueves 2 de marzo de 2023

Mariana Bravo, lleva casi media vida emprendiendo

Empezó vendiendo dulces en el centro de Tulancingo desde que era muy pequeña

Si eres de Tulancingo seguramente la has visto andar por las calles céntricas de la ciudad, reconocible a todas luces por su pintoresco estilo, cabellera inconfundible y probablemente, en alguna ocasión, tal vez la viste cargando una charola repleta de cupcakes. Su nombre es Mariana Bravo, tulancinguense que desde muy pequeña incursionó en el mundo del emprendimiento y ahora acumula años de experiencia en repostería y atención a clientes.

Y es que según relata, hubo un momento en que su progenitor le condicionó darle su “domingo” solo si ella a lo largo de la semana era capaz de generar la misma cantidad que él acostumbraba a otorgarle, en ese entonces cien pesos. Aquí fue donde su mente de comerciante despertó y empezó a vender dulces y chicles en el centro y en el Jardín de la Floresta, muy cerca de su casa. Además de que esto le permitió conocer desde niña el valor del dinero y del trabajo, también le favoreció para forjar amistades dentro del gremio de vendedores ambulantes.

Fue esa nula inhibición social que desarrolló tras dicho hábito, la que la animó a vender cupcakes que aprendió a preparar por su cuenta gracias a tutoriales de YouTube cuando era estudiante de bachillerato en la Prepa Dos. Tal fue el éxito de su modo para vender que incluso una vez egresada, le permitió dar trabajo a otros cuatro estudiantes a quienes pagaba por continuar distribuyendo su producto al interior del plantel.

“Me iba muy bien, al principio no sabía a qué precio darlos, pero poco a poco fui aprendiendo. Es hacer un buen speech, yo les decía que si me compraban uno y abajo decía ‘gratis’, les regalaba otra pieza. Llegó el momento donde ya ni siquiera tenía que ir a ofrecer porque me buscaban o en mis descansos se me acababan”, comenta al respecto.

En aquella época, Mariana se encargaba de la producción completa: compra de insumos, preparación, acomodo, venta y además distribución para sus vendedores, todos ellos estudiantes a quienes les pagaba al cierre de la semana y motivaba día con día para que comprendieran que “todos eran un equipo”. Fue así que casi sin darse cuenta y gracias a sus costumbres autodidactas nació su marca de repostería, a la que nombró Saturno Cakes. Aquí, más allá de ofrecer pasteles, galletas, cupcakes, entre otros, forja experiencias de atención a cliente a través de la creación de comunidad en sus redes sociales.

“Se trata de establecer una relación de confianza con la gente, pues ellos están depositando en ti la responsabilidad de formar parte de sus momentos especiales”, dijo. A lo largo de ya más de diez años de experiencia, platica que muchos de los clientes que consiguió cuando empezó en la prepa son los que mantiene todavía, aunque ahora ya le encargan repostería para sus bodas o cumpleaños para los que prepara diseños fuera de lo común. Tendencias, películas, series o incluso memes son sólo algunas de las temáticas que aborda en sus creaciones gastronómicas.

Ahora, con 26 años de edad, puso una pausa a este negocio porque se alista para partir a Estados Unidos, donde trabajará en el incipiente modelo “au pair”, formato de intercambio cultural y de alojamiento con familias norteamericanas. Sin embargo, no es un adiós definitivo. Mariana tiene en mente volver a México para que ya con otra visión, pueda abrir un local fijo en donde siga creciendo su marca, a la cual llama “mi bebé”.

“Dicen que tu pasión es aquello que quieras hacer aunque no te paguen, no quito el dedo del renglón y esto no se olvida, un proyecto que vi nacer sin siquiera saberlo y que la gente ya ubica (...). Es cierto que hay limitantes para el trabajo femenil, pero es importante comprender que si decides hacerlo por tu cuenta también habrán miles de personas que te apoyen, a todos ellos les agradezco”, puntualizó.


Si eres de Tulancingo seguramente la has visto andar por las calles céntricas de la ciudad, reconocible a todas luces por su pintoresco estilo, cabellera inconfundible y probablemente, en alguna ocasión, tal vez la viste cargando una charola repleta de cupcakes. Su nombre es Mariana Bravo, tulancinguense que desde muy pequeña incursionó en el mundo del emprendimiento y ahora acumula años de experiencia en repostería y atención a clientes.

Y es que según relata, hubo un momento en que su progenitor le condicionó darle su “domingo” solo si ella a lo largo de la semana era capaz de generar la misma cantidad que él acostumbraba a otorgarle, en ese entonces cien pesos. Aquí fue donde su mente de comerciante despertó y empezó a vender dulces y chicles en el centro y en el Jardín de la Floresta, muy cerca de su casa. Además de que esto le permitió conocer desde niña el valor del dinero y del trabajo, también le favoreció para forjar amistades dentro del gremio de vendedores ambulantes.

Fue esa nula inhibición social que desarrolló tras dicho hábito, la que la animó a vender cupcakes que aprendió a preparar por su cuenta gracias a tutoriales de YouTube cuando era estudiante de bachillerato en la Prepa Dos. Tal fue el éxito de su modo para vender que incluso una vez egresada, le permitió dar trabajo a otros cuatro estudiantes a quienes pagaba por continuar distribuyendo su producto al interior del plantel.

“Me iba muy bien, al principio no sabía a qué precio darlos, pero poco a poco fui aprendiendo. Es hacer un buen speech, yo les decía que si me compraban uno y abajo decía ‘gratis’, les regalaba otra pieza. Llegó el momento donde ya ni siquiera tenía que ir a ofrecer porque me buscaban o en mis descansos se me acababan”, comenta al respecto.

En aquella época, Mariana se encargaba de la producción completa: compra de insumos, preparación, acomodo, venta y además distribución para sus vendedores, todos ellos estudiantes a quienes les pagaba al cierre de la semana y motivaba día con día para que comprendieran que “todos eran un equipo”. Fue así que casi sin darse cuenta y gracias a sus costumbres autodidactas nació su marca de repostería, a la que nombró Saturno Cakes. Aquí, más allá de ofrecer pasteles, galletas, cupcakes, entre otros, forja experiencias de atención a cliente a través de la creación de comunidad en sus redes sociales.

“Se trata de establecer una relación de confianza con la gente, pues ellos están depositando en ti la responsabilidad de formar parte de sus momentos especiales”, dijo. A lo largo de ya más de diez años de experiencia, platica que muchos de los clientes que consiguió cuando empezó en la prepa son los que mantiene todavía, aunque ahora ya le encargan repostería para sus bodas o cumpleaños para los que prepara diseños fuera de lo común. Tendencias, películas, series o incluso memes son sólo algunas de las temáticas que aborda en sus creaciones gastronómicas.

Ahora, con 26 años de edad, puso una pausa a este negocio porque se alista para partir a Estados Unidos, donde trabajará en el incipiente modelo “au pair”, formato de intercambio cultural y de alojamiento con familias norteamericanas. Sin embargo, no es un adiós definitivo. Mariana tiene en mente volver a México para que ya con otra visión, pueda abrir un local fijo en donde siga creciendo su marca, a la cual llama “mi bebé”.

“Dicen que tu pasión es aquello que quieras hacer aunque no te paguen, no quito el dedo del renglón y esto no se olvida, un proyecto que vi nacer sin siquiera saberlo y que la gente ya ubica (...). Es cierto que hay limitantes para el trabajo femenil, pero es importante comprender que si decides hacerlo por tu cuenta también habrán miles de personas que te apoyen, a todos ellos les agradezco”, puntualizó.


Local

Covid-19 no tiene saturados los hospitales en Hidalgo

Informe de ocupación de camas indica que hay pacientes por enfermedades respiratorias agudas

Local

Ixmiquilpan: Banderazo del Programa “Héroes Paisano 2024”

Este programa tiene el propósito de brindar información sobre los derechos y obligaciones de los connacionales al momento de ingresar al territorio nacional

Local

Arqueólogos participaron en conversatorio: Tula Una retrospectiva histórica 

Durante más de tres horas dieron a conocer diversos aspectos de la cultura prehispánica tolteca y otras más a ciudadanos

Local

Entrega Canaco Pachuca 560 certificaciones

Este documento asegura buenos estándares de calidad y profesionalismo de atención y servicio al cliente en por lo menos 19 municipios

Local

Plaga de zancudos en Huejutla

Cientos de mosquitos pegados a las paredes y techos de viviendas, la Jurisdicción Sanitaria no ha hecho fumigaciones