/ viernes 8 de diciembre de 2023

12 de diciembre: Compromiso fe y devoción a la Virgen de Guadalupe el acto de vestir a los pequeñines

Aunque no hay regla escrita, de generación en generación se ha transmitido que la manta es por 3 años consecutivos 

En la fe católica, existe una costumbre que impone a los padrinos la responsabilidad de vestir a los niños durante tres años seguidos, como parte de la celebración en honor a la Virgen de Guadalupe, que tiene lugar cada 12 de diciembre.

Este compromiso simboliza un acto de devoción y agradecimiento hacia la Virgen, considerada una figura muy venerada en la religión católica. La elección de la vestimenta para los pequeños se percibe como un gesto simbólico que busca la protección y la bendición de la Virgen sobre ellos.

El ritual de vestir a los niños por tres años consecutivos refleja la importancia de la continuidad y la constancia en la práctica de la fe. La devoción a la Virgen de Guadalupe, un símbolo emblemático en la cultura católica latinoamericana, se manifiesta no sólo en prácticas rituales, sino también en expresiones de gratitud y reverencia. La tradición de vestir a los niños durante tres años consecutivos agrega un componente tangible y simbólico a la conexión espiritual entre los fieles y la Virgen, convirtiéndose en un recordatorio continuo de la importancia de la fe y la protección divina en la vida de los más jóvenes.

En ese sentido y desde el pasado lunes cuatro de diciembre y hasta el martes 12 del mismo mes, decenas de mujeres, provenientes principalmente del municipio vecino de Acaxochitlán, se congregan en la calle de Libertad en el centro de Tulancingo, con la intención de vender la vestimenta típica de las “Lupitas” y “Juan Diegos”.

Este año los precios oscilan entre los 290 el paquete completo para niño y 350 para niña. El primero incluye el pantalón y camisa de manta, huaraches, fajilla, sombrero, guacal y jorongo.

En el caso de la vestimenta para las niñas, el paquete incluye falda y blusa, o en todo caso vestido, rebozo, huaraches, collares, trenzas y fajilla.

Estas vestimentas con las que se acostumbra caracterizar a niños pequeños en honor o agradecimiento de los favores concedidos de la virgen de Guadalupe, a quién se le festejará el próximo 12 de diciembre, aún son hechos de manera artesanal en su mayoría. Aunque en entrevista, algunas de ellas, dijeron que ya se han adentrado al mundo de la manufactura motorizada y comienzan a meter máquinas para la rápida elaboración de sus mercancías.


En la fe católica, existe una costumbre que impone a los padrinos la responsabilidad de vestir a los niños durante tres años seguidos, como parte de la celebración en honor a la Virgen de Guadalupe, que tiene lugar cada 12 de diciembre.

Este compromiso simboliza un acto de devoción y agradecimiento hacia la Virgen, considerada una figura muy venerada en la religión católica. La elección de la vestimenta para los pequeños se percibe como un gesto simbólico que busca la protección y la bendición de la Virgen sobre ellos.

El ritual de vestir a los niños por tres años consecutivos refleja la importancia de la continuidad y la constancia en la práctica de la fe. La devoción a la Virgen de Guadalupe, un símbolo emblemático en la cultura católica latinoamericana, se manifiesta no sólo en prácticas rituales, sino también en expresiones de gratitud y reverencia. La tradición de vestir a los niños durante tres años consecutivos agrega un componente tangible y simbólico a la conexión espiritual entre los fieles y la Virgen, convirtiéndose en un recordatorio continuo de la importancia de la fe y la protección divina en la vida de los más jóvenes.

En ese sentido y desde el pasado lunes cuatro de diciembre y hasta el martes 12 del mismo mes, decenas de mujeres, provenientes principalmente del municipio vecino de Acaxochitlán, se congregan en la calle de Libertad en el centro de Tulancingo, con la intención de vender la vestimenta típica de las “Lupitas” y “Juan Diegos”.

Este año los precios oscilan entre los 290 el paquete completo para niño y 350 para niña. El primero incluye el pantalón y camisa de manta, huaraches, fajilla, sombrero, guacal y jorongo.

En el caso de la vestimenta para las niñas, el paquete incluye falda y blusa, o en todo caso vestido, rebozo, huaraches, collares, trenzas y fajilla.

Estas vestimentas con las que se acostumbra caracterizar a niños pequeños en honor o agradecimiento de los favores concedidos de la virgen de Guadalupe, a quién se le festejará el próximo 12 de diciembre, aún son hechos de manera artesanal en su mayoría. Aunque en entrevista, algunas de ellas, dijeron que ya se han adentrado al mundo de la manufactura motorizada y comienzan a meter máquinas para la rápida elaboración de sus mercancías.


Policiaca

Vuelca camión en carretera de Metepec

Al parecer a la hora de intentar dar la vuelta le ganó el peso al conductor

Local

Alerta Vial Tulancingo: Abren circulación en el Crucero de Acatlán 

Anuncian cierre en la lateral derecha del bulevar Emiliano Zapata hasta el 31 de julio 

Doble Vía

Homenaje a Juan Gabriel en el doodle de Google ¿Ya lo viste?

“En este día de 1995, la exitosa canción de Juan Gabriel, El Palo, ocupó el puesto número 1 en la lista del Hot Latin Songs de Billboard.”

Turismo

San Miguel de Allende, ciudad #1 del mundo para visitar: ¿Cuánto cuesta ir desde Hidalgo?

Desde sus animados mercados artesanales hasta sus prestigiosos festivales culturales y gastronómicos, esta ciudad es un verdadero paraíso

Local

Atitalaquia: Petroleros eligen nuevo líder sindical

Cientos de trabajadores de diversos centros laborales de Pemex emitirán su voto este 15 de julio

Local

Lluvias pegan distinto a siembras de Tulancingo y Mezquital

Mientras que en una región fueron contundentes y generaron exceso de humedad, en otra favorecieron el crecimiento