/ sábado 13 de abril de 2019

Las pesas y sus beneficios

Una de las condiciones para mantenerse saludable, además de llevar una buena alimentación, es realizar ejercicio, y un tipo de ejercicio es el anaeróbico, el cual incluye ejercicio con esfuerzo físico y de resistencia. El ejercicio anaeróbico tiene grandes beneficios para su salud, además de la parte estética y de vanidad, entre los cuales puedo mencionar los siguientes. Quema grasa La quema de calorías es proporcional al tamaño de la masa muscular, por tanto, al hacer ejercicio con pesas aumenta su capacidad de gastarlas. Aunado a lo anterior, las rutinas de fuerza favorecen la lipólisis (reducción de grasa corporal). Para alcanzar este objetivo es importante que realice muchas repeticiones, pero con poco peso. Fortalece sus huesos La resistencia que este entrenamiento ejerce sobre el tejido óseo es que mantiene y mejora su densidad. También está comprobado que aumenta el contenido de calcio de su esqueleto, con lo cual el riesgo de desmineralización, osteoporosis y fracturas se reduce. Así, sus huesos poco a poco soportarán más peso y resistirán mejor los impactos fuertes. Gana masa muscular Levantar peso provoca que las fibras musculares se rompan o desgasten, y al regenerarse, crezcan más. Para que suceda esto debe entrenar a una intensidad de 60 o 70% de su capacidad máxima; el entrenador debe determinar cuánto puedes cargar y en qué aparatos. Es recomendable que realice pocas series de muchas repeticiones, también tonificará el músculo. Gana fuerza De manera gradual los músculos se vuelven más resistentes, lo que le permitirá levantar cada vez más peso, además de que será menos probable que sufra lesiones internas en los tendones y huesos recubiertos por fibra muscular cuando cargue algo o realice actividades que demanden demasiado esfuerzo como jalar, empujar, saltar o correr. Mejora su coordinación Como el tamaño de las fibras musculares aumenta, su cuerpo adquiere más fuerza. Con esto, resultará más fácil tener control sobre sus movimientos y lograr un mejor equilibrio y coordinación. Para lograr mejores resultados en este sentido, trabaje en la elasticidad de tus músculos con movimientos de estiramiento, además de calentar y enfriar en cada sesión de entrenamiento. Mantiene todo en su lugar Las pesas son un gran deporte, pero aun cuando deje de hacer ejercicio, es difícil que su piel se vuelva flácida. Lo que sucede es que la masa muscular se reduce y los músculos pierden la fuerza que habían ganado. Sin embargo, tiene la ventaja de que el cuerpo tiene “memoria” y en el momento de que reinicie su rutina, recuperará la fuerza y tonicidad adquirida más rápido que la primera vez. Si usted ya está haciendo pesas o piensa iniciar no olvide antes de la rutina el calentamiento, llevar un plan de alimentación saludable y equilibrada y ser constante. ¡Baje de peso e inicie un nuevo estilo de vida!

Una de las condiciones para mantenerse saludable, además de llevar una buena alimentación, es realizar ejercicio, y un tipo de ejercicio es el anaeróbico, el cual incluye ejercicio con esfuerzo físico y de resistencia. El ejercicio anaeróbico tiene grandes beneficios para su salud, además de la parte estética y de vanidad, entre los cuales puedo mencionar los siguientes. Quema grasa La quema de calorías es proporcional al tamaño de la masa muscular, por tanto, al hacer ejercicio con pesas aumenta su capacidad de gastarlas. Aunado a lo anterior, las rutinas de fuerza favorecen la lipólisis (reducción de grasa corporal). Para alcanzar este objetivo es importante que realice muchas repeticiones, pero con poco peso. Fortalece sus huesos La resistencia que este entrenamiento ejerce sobre el tejido óseo es que mantiene y mejora su densidad. También está comprobado que aumenta el contenido de calcio de su esqueleto, con lo cual el riesgo de desmineralización, osteoporosis y fracturas se reduce. Así, sus huesos poco a poco soportarán más peso y resistirán mejor los impactos fuertes. Gana masa muscular Levantar peso provoca que las fibras musculares se rompan o desgasten, y al regenerarse, crezcan más. Para que suceda esto debe entrenar a una intensidad de 60 o 70% de su capacidad máxima; el entrenador debe determinar cuánto puedes cargar y en qué aparatos. Es recomendable que realice pocas series de muchas repeticiones, también tonificará el músculo. Gana fuerza De manera gradual los músculos se vuelven más resistentes, lo que le permitirá levantar cada vez más peso, además de que será menos probable que sufra lesiones internas en los tendones y huesos recubiertos por fibra muscular cuando cargue algo o realice actividades que demanden demasiado esfuerzo como jalar, empujar, saltar o correr. Mejora su coordinación Como el tamaño de las fibras musculares aumenta, su cuerpo adquiere más fuerza. Con esto, resultará más fácil tener control sobre sus movimientos y lograr un mejor equilibrio y coordinación. Para lograr mejores resultados en este sentido, trabaje en la elasticidad de tus músculos con movimientos de estiramiento, además de calentar y enfriar en cada sesión de entrenamiento. Mantiene todo en su lugar Las pesas son un gran deporte, pero aun cuando deje de hacer ejercicio, es difícil que su piel se vuelva flácida. Lo que sucede es que la masa muscular se reduce y los músculos pierden la fuerza que habían ganado. Sin embargo, tiene la ventaja de que el cuerpo tiene “memoria” y en el momento de que reinicie su rutina, recuperará la fuerza y tonicidad adquirida más rápido que la primera vez. Si usted ya está haciendo pesas o piensa iniciar no olvide antes de la rutina el calentamiento, llevar un plan de alimentación saludable y equilibrada y ser constante. ¡Baje de peso e inicie un nuevo estilo de vida!