/ lunes 13 de abril de 2020

Maduro asedia las libertades de expresión y prensa, denuncia la SIP

La organización denunció además que Ana Belén Tovar, gerente de Operaciones de Venmedios, empresa dedicada a la recolección y distribución de materiales noticiosos, está encarcelada

Las libertades de prensa y expresión en Venezuela continuaron "asediadas" por el régimen de Nicolás Maduro, autor de "ataques directos y clausuras a medios de comunicación, así como detenciones arbitrarias y agresiones contra periodistas", según el informe semestral de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

La SIP consignó en su informe que se produjeron ataques contra periodistas, restricciones de acceso a espacios públicos y negación de información, según un comunicado divulgado este martes.

Tambien menciona que varias emisoras de radio fueron "asaltadas, saqueadas y sus equipos de trasmisión robados o destruidos, mientras que otras fueron clausuradas bajo la excusa de que se vencieron sus licencias operativas".

La organización denunció además que Ana Belén Tovar, gerente de Operaciones de Venmedios, empresa dedicada a la recolección y distribución de materiales noticiosos, está encarcelada desde el 12 de noviembre, sin que se le haya imputada algún delito.

Otros dos periodistas, Darvinson Rojas y Beatriz Rodríguez, fueron detenidos en marzo por informar sobre afectados por el COVID-19.

Rodríguez, del diario La Verdad de Vargas, del estado La Guaira, fue liberada poco después tras haber sido presionada para revelar sus fuentes informativas.

Rojas, del Observatorio Monitor de Víctimas, permaneció detenido durante 12 días y acusado de instigación al odio e instigación pública.

De acuerdo al informe de la SIP, "una tendencia sistemática de agresión contra periodistas es el robo de sus cámaras fotográficas y de video, teléfonos móviles, grabadoras y, a menudo, dinero y documentos".

En los últimos seis meses muchos medios sufrieron ataques tecnológicos, tales como el bloqueo de portales, páginas web, del servicio telefónico, así como el hackeo de cuentas personales de periodistas y ejecutivos.

Según Netblocks, organización que monitorea apagones globales en la red, el régimen de Maduro fue el más activo del mundo en 2019 en interrumpir servicios de internet.

En una resolución sobre Venezuela la SIP condenó "la sistemática violación del régimen de Nicolás Maduro a la libertad de expresión y de prensa, exigiéndole que cese la persecución de periodistas, las detenciones arbitrarias, los ataques y cierres de medios y libere de inmediato a la periodista Ana Belén Tovar".

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas, con sede en Miami y más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental como socios.

Te recomendamos ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny


Las libertades de prensa y expresión en Venezuela continuaron "asediadas" por el régimen de Nicolás Maduro, autor de "ataques directos y clausuras a medios de comunicación, así como detenciones arbitrarias y agresiones contra periodistas", según el informe semestral de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

La SIP consignó en su informe que se produjeron ataques contra periodistas, restricciones de acceso a espacios públicos y negación de información, según un comunicado divulgado este martes.

Tambien menciona que varias emisoras de radio fueron "asaltadas, saqueadas y sus equipos de trasmisión robados o destruidos, mientras que otras fueron clausuradas bajo la excusa de que se vencieron sus licencias operativas".

La organización denunció además que Ana Belén Tovar, gerente de Operaciones de Venmedios, empresa dedicada a la recolección y distribución de materiales noticiosos, está encarcelada desde el 12 de noviembre, sin que se le haya imputada algún delito.

Otros dos periodistas, Darvinson Rojas y Beatriz Rodríguez, fueron detenidos en marzo por informar sobre afectados por el COVID-19.

Rodríguez, del diario La Verdad de Vargas, del estado La Guaira, fue liberada poco después tras haber sido presionada para revelar sus fuentes informativas.

Rojas, del Observatorio Monitor de Víctimas, permaneció detenido durante 12 días y acusado de instigación al odio e instigación pública.

De acuerdo al informe de la SIP, "una tendencia sistemática de agresión contra periodistas es el robo de sus cámaras fotográficas y de video, teléfonos móviles, grabadoras y, a menudo, dinero y documentos".

En los últimos seis meses muchos medios sufrieron ataques tecnológicos, tales como el bloqueo de portales, páginas web, del servicio telefónico, así como el hackeo de cuentas personales de periodistas y ejecutivos.

Según Netblocks, organización que monitorea apagones globales en la red, el régimen de Maduro fue el más activo del mundo en 2019 en interrumpir servicios de internet.

En una resolución sobre Venezuela la SIP condenó "la sistemática violación del régimen de Nicolás Maduro a la libertad de expresión y de prensa, exigiéndole que cese la persecución de periodistas, las detenciones arbitrarias, los ataques y cierres de medios y libere de inmediato a la periodista Ana Belén Tovar".

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas, con sede en Miami y más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental como socios.

Te recomendamos ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny


Policiaca

Lesionados 4 jóvenes en accidente

Sucedió en el bulevar La Morena donde auto chocó al parecer contra árbol

Local

El magisterio de Hidalgo recibirá vacuna CanSino

Además del personal docente, también se inmunizará a administradores y a los intendentes

Local

Debate sobre violencia en el Congreso

Asael Hernández negó supuesta agresión

Finanzas

Peso perfila cuarta alza semanal ante retroceso del dólar

La divisa estadounidense se ubicaba cerca de mínimos de varias semanas, mientras mercados esperan movimientos de principales bancos antes de la reunión Fed

Mundo

"Pierdo sensibilidad en manos y piernas", anuncia Navalni fin de huelga de hambre

El opositor dejó de comer el 31 de marzo en protesta por sus condiciones de detención, denunciando que no le permitían recibir atención médica por una doble hernia discal