/ martes 26 de mayo de 2020

Banderas blancas: el llamado de auxilio de desempleados por la pandemia

Son personas que durante la epidemia se han quedado sin empleo o han perdido su fuente de ingresos diarios

Están ahí, bajo el anonimato. Son personas que durante la epidemia se han quedado sin empleo o han perdido su fuente de ingresos diarios. Vendedores de revistas, trabajadoras del hogar, boleros, meseros, trabajadores por cuenta propia, repartidores. Empleados formales e informales que ya no tienen dinero para sobrevivir y requieren de ayuda.

Por ello organizaciones de la sociedad civil como Nosotrxs, Oxfam México, Centro de Estudios Espinosa Yglesias, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y otras, lanzaron la campaña de banderas blancas para visibilizar a personas que se quedaron sin recursos, generar redes de ayuda e impulsar la implementación de o que denominan el Ingreso Vital.

Como en El Salvador o Guatemala, los ciudadanos que se han quedado sin ingresos para sus necesidades básicas como la comida del día colocarán una bandera o trapo blanco en sus puertas, ventanas o balcones, a manera de un llamado de auxilio para que vecinos, personas solidarias u organizaciones civiles acudan en su apoyo.

Sin embargo, el otro objetivo es visibilizar la necesidad de que el gobierno de México implemente el Ingreso Vital. Esto se trata de entregar, durante los tres meses que lleva la emergencia sanitaria y otros dos posteriores, la cantidad de tres mil 746 pesos mensuales a las personas que se quedaron sin ingresos y con ello puedan cubrir la canasta básica.

“La idea de las banderas blancas tiene dos objetivos: por un lado que las personas que lo necesiten, en el país, que no tengan ingreso suficiente para comprar alimentos y para no pasar hambre, saquen una bandera blanca. Lo primero es crear una red de solidaridad, de forma que quienes vean las banderas blancas fuera de las casas y estén en posibilidades, ayuden a esas familias que no están logrando cubrir sus necesidades básicas”.

“Por otro lado, el segundo objetivo de las banderas blancas es que nos va a permitir visibilizar la necesidad de impulsar un Ingreso Vital de Emergencia, un ingreso mínimo, temporal y no condicionado para que las autoridades desde el Ejecutivo, el Legislativo y los gobernadores impulsen esta medida de manera urgente”, dijo Luis Fernández, director ejecutivo de Nosotrxs.

Roberto Vélez, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, explicó en la conferencia de prensa virtual en la que se presentó la campaña, que se calcula que esta medida podría beneficiar a 40 millones de personas en todo el país, lo cual demandaría un presupuesto de 450 mil millones de pesos, que equivalen al 1.85 por ciento del Producto Interno Bruto.

De acuerdo con Tania Espinosa, de la organización Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés) se estima que en la Ciudad de México y área metropolitana hay tres millones de personas en el sector informal de la economía “que de entrada podrían ser beneficiadas de este programa (de Ingreso Vital)”.

“A ese número se le tiene que sumar que trabajando en la formalidad también perdieron sus ingresos”, añadió. Apuntó que el planteamiento implica que el recurso se obtenga del Programa para el Bienestar de las Personas en Emergencia Social o Natural, a cargo del Instituto Nacional del Bienestar.

Te recomendamos el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Spotify

Están ahí, bajo el anonimato. Son personas que durante la epidemia se han quedado sin empleo o han perdido su fuente de ingresos diarios. Vendedores de revistas, trabajadoras del hogar, boleros, meseros, trabajadores por cuenta propia, repartidores. Empleados formales e informales que ya no tienen dinero para sobrevivir y requieren de ayuda.

Por ello organizaciones de la sociedad civil como Nosotrxs, Oxfam México, Centro de Estudios Espinosa Yglesias, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza y otras, lanzaron la campaña de banderas blancas para visibilizar a personas que se quedaron sin recursos, generar redes de ayuda e impulsar la implementación de o que denominan el Ingreso Vital.

Como en El Salvador o Guatemala, los ciudadanos que se han quedado sin ingresos para sus necesidades básicas como la comida del día colocarán una bandera o trapo blanco en sus puertas, ventanas o balcones, a manera de un llamado de auxilio para que vecinos, personas solidarias u organizaciones civiles acudan en su apoyo.

Sin embargo, el otro objetivo es visibilizar la necesidad de que el gobierno de México implemente el Ingreso Vital. Esto se trata de entregar, durante los tres meses que lleva la emergencia sanitaria y otros dos posteriores, la cantidad de tres mil 746 pesos mensuales a las personas que se quedaron sin ingresos y con ello puedan cubrir la canasta básica.

“La idea de las banderas blancas tiene dos objetivos: por un lado que las personas que lo necesiten, en el país, que no tengan ingreso suficiente para comprar alimentos y para no pasar hambre, saquen una bandera blanca. Lo primero es crear una red de solidaridad, de forma que quienes vean las banderas blancas fuera de las casas y estén en posibilidades, ayuden a esas familias que no están logrando cubrir sus necesidades básicas”.

“Por otro lado, el segundo objetivo de las banderas blancas es que nos va a permitir visibilizar la necesidad de impulsar un Ingreso Vital de Emergencia, un ingreso mínimo, temporal y no condicionado para que las autoridades desde el Ejecutivo, el Legislativo y los gobernadores impulsen esta medida de manera urgente”, dijo Luis Fernández, director ejecutivo de Nosotrxs.

Roberto Vélez, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, explicó en la conferencia de prensa virtual en la que se presentó la campaña, que se calcula que esta medida podría beneficiar a 40 millones de personas en todo el país, lo cual demandaría un presupuesto de 450 mil millones de pesos, que equivalen al 1.85 por ciento del Producto Interno Bruto.

De acuerdo con Tania Espinosa, de la organización Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés) se estima que en la Ciudad de México y área metropolitana hay tres millones de personas en el sector informal de la economía “que de entrada podrían ser beneficiadas de este programa (de Ingreso Vital)”.

“A ese número se le tiene que sumar que trabajando en la formalidad también perdieron sus ingresos”, añadió. Apuntó que el planteamiento implica que el recurso se obtenga del Programa para el Bienestar de las Personas en Emergencia Social o Natural, a cargo del Instituto Nacional del Bienestar.

Te recomendamos el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Spotify

Policiaca

Mueren cuatro en un cárcamo

Al parecer, no lograron reactivarlo ni salir y los gases acumulados los intoxicaron

Local

Estéticas y barberías incumplen medidas de prevención

Propietarios no descartan aumentar acciones por seguridad propia y de sus clientes

Local

Se salvan cultivos de maíz  cebada

La sequía que agobiaba al municipio ponía en riesgo los cultivos