/ martes 19 de marzo de 2024

Tampulanes el ritual para ahuyentar los malos espíritus

Se trata de una antigua danza tradicional que es propia de la cultura Tepehua de Huehuetla

Una de las danzas más antiguas y emblemáticas de los ma'alh'aman (tepehuas del sur o meridionales), es la de los Tampulanes, considerada uno de los elementos más importantes que representa su cultura.

De acuerdo con Palemón Alberto Flores Aparicio, embajador de cultural de los ma'alh'aman, esta danza se presenta durante las festividades católicas, como la fiesta de la Virgen de Guadalupe, en la celebración de la Mayordomía, Noche Buena y el día 25 en la plaza principal.

Se baila con 12 danzantes, donde jóvenes y adultos con un bastón (cayado) en la mano que simboliza a los ancianos, sinónimo de sabiduría, guían a las personas; dos de ellos capitanes, uno de los cuales se viste con la indumentaria de mujer tepehua llamada “xanana”, con su bastón en la mano.

El cronista, explica que esta danza se desarrolla en tres momentos: el encuentro, la cacería y la muerte de la serpiente, "en esta danza la serpiente pretende ser más poderosa que Dios y cuando nace el niño Dios la serpiente baja de las montañas para morderlo y matarlo, pero entonces aparece la Xanana, acompañada de los Tampulanes que con sus bastones la golpean y la matan", cuenta.

La Xanana respalda al Xa'tata (el que enseña en la lengua tepehua y Tata en español), envuelto con un paliacate rojo, que guía a los danzantes, quienes lo siguen dan vueltas y se entrecruzan al compás de la “música de la danza” con tres sones de costumbre.

Se trata del “son para caminar con la culebra” , “son para agarrar la culebra” y el “son para matar la culebra”, que es la culminación de la danza en una representación de la muerte de la culebra por ser la causante de tanta desgracia.

La culebra que es elaborada de tela rellena de aserrín y cabeza de madera, tiene como misión hacerle un mal al niño Dios.

Al frente de la danza el Tata y la Xanana se organizan en dos filas de guerreros, para dar muerte al animal astuto. Hasta que el conjunto de danzantes logra matar al animal y así exterminan al malo (demonio del mal) representado por la víbora.

Tiene que ser una muerte colectiva para lograr el propósito, por lo que se forma un círculo para escenificar su muerte, con sus garrotes y con la ayuda de todos, con fuertes gritos en señal de júbilo y así evitan el mal ante la llegada del niño Jesús

Para finalizar esta danza, se realiza un juego ritual que incluye diálogos y cantos en español en la lengua tepehua. Los danzantes siempre muy alegres y haciendo bromas a los espectadores.

La vestimenta de los Tampulanes, asegura que tiene muchos simbolismos, cada color y cada material, están colocados por una razón específica y consiste en usar camisa y calzón de manta.

Sobre la cabeza se coloca una tela blanca atada que llega hasta la cintura y encima se coloca un sombrero forrado de papel china con un pequeño espejo circular al frente, que representa al astro rey, símbolo de los rayos solares.

"Decorado con un conjunto de cintas de papel china de varios colores, que cuelgan hasta la cintura por la espalda del danzante, que representan el arcoíris que se forma después de que ha caído la lluvia, ya que en su cosmovisión indígena los Tampulanes pueden manipular a su beneficio la naturaleza, con la ayuda de seres superiores para llamar la lluvia", cuenta.

De acuerdo con el autor del libro Los Indios Tepehuas de Huehuetla, los actores de la danza conocida como Tampulán son cinco: el Tata, el antepasado, con una corona en la cabeza y un pañuelo rojo en la mano; la Nana o Malinche, la abuela, representada por un hombre disfrazado de mujer, con un vestido de mestiza, una corona en la cabeza y un pañuelo rojo en la mano.

Otro de los danzantes y actores principales es Jerónimo, que lleva en la mano una serpiente de tela de unos 10 centímetros de diámetro y con cabeza de madera; el escribano, así como entre 12 y 30 danzantes o “muchachos”, que llevan cada uno un bastón.

Se baila ya sea en dos hileras, ya sea en círculo, que es lo más frecuente, e incluye un diálogo. Según los informantes indígenas, la ideología de esta danza es la siguiente: antaño, la serpiente anhelaba ser más poderosa que Dios.

Al nacer el Niño Dios, la serpiente salió del monte con la intención de picar al niño, pero en ese momento apareció la primera mujer, acompañada por los “pastores” que tocaban el teponaztli. Ella golpeó a la serpiente en dos ocasiones con un bastón, y la mató. La Malinche de la danza representa a esa mujer.

Pese a esta ideología aparentemente cristiana, el Tambulán constituye quizá una forma moderna de una antigua tradición indígena que se ha transformado en mayor o menor grado, señala el autor del libro.

El hecho de matar a la serpiente reaparece en la danza totonaca de los Negritos y podría estar relacionado con un antiguo tema mitológico mesoamericano. Podría tratarse de un caso de sincretismo.

Un elemento esencial de las fiestas cristianas radica en las danzas autóctonas, que combinan en proporciones variables elementos europeos y elementos indígenas antiguos.


Una de las danzas más antiguas y emblemáticas de los ma'alh'aman (tepehuas del sur o meridionales), es la de los Tampulanes, considerada uno de los elementos más importantes que representa su cultura.

De acuerdo con Palemón Alberto Flores Aparicio, embajador de cultural de los ma'alh'aman, esta danza se presenta durante las festividades católicas, como la fiesta de la Virgen de Guadalupe, en la celebración de la Mayordomía, Noche Buena y el día 25 en la plaza principal.

Se baila con 12 danzantes, donde jóvenes y adultos con un bastón (cayado) en la mano que simboliza a los ancianos, sinónimo de sabiduría, guían a las personas; dos de ellos capitanes, uno de los cuales se viste con la indumentaria de mujer tepehua llamada “xanana”, con su bastón en la mano.

El cronista, explica que esta danza se desarrolla en tres momentos: el encuentro, la cacería y la muerte de la serpiente, "en esta danza la serpiente pretende ser más poderosa que Dios y cuando nace el niño Dios la serpiente baja de las montañas para morderlo y matarlo, pero entonces aparece la Xanana, acompañada de los Tampulanes que con sus bastones la golpean y la matan", cuenta.

La Xanana respalda al Xa'tata (el que enseña en la lengua tepehua y Tata en español), envuelto con un paliacate rojo, que guía a los danzantes, quienes lo siguen dan vueltas y se entrecruzan al compás de la “música de la danza” con tres sones de costumbre.

Se trata del “son para caminar con la culebra” , “son para agarrar la culebra” y el “son para matar la culebra”, que es la culminación de la danza en una representación de la muerte de la culebra por ser la causante de tanta desgracia.

La culebra que es elaborada de tela rellena de aserrín y cabeza de madera, tiene como misión hacerle un mal al niño Dios.

Al frente de la danza el Tata y la Xanana se organizan en dos filas de guerreros, para dar muerte al animal astuto. Hasta que el conjunto de danzantes logra matar al animal y así exterminan al malo (demonio del mal) representado por la víbora.

Tiene que ser una muerte colectiva para lograr el propósito, por lo que se forma un círculo para escenificar su muerte, con sus garrotes y con la ayuda de todos, con fuertes gritos en señal de júbilo y así evitan el mal ante la llegada del niño Jesús

Para finalizar esta danza, se realiza un juego ritual que incluye diálogos y cantos en español en la lengua tepehua. Los danzantes siempre muy alegres y haciendo bromas a los espectadores.

La vestimenta de los Tampulanes, asegura que tiene muchos simbolismos, cada color y cada material, están colocados por una razón específica y consiste en usar camisa y calzón de manta.

Sobre la cabeza se coloca una tela blanca atada que llega hasta la cintura y encima se coloca un sombrero forrado de papel china con un pequeño espejo circular al frente, que representa al astro rey, símbolo de los rayos solares.

"Decorado con un conjunto de cintas de papel china de varios colores, que cuelgan hasta la cintura por la espalda del danzante, que representan el arcoíris que se forma después de que ha caído la lluvia, ya que en su cosmovisión indígena los Tampulanes pueden manipular a su beneficio la naturaleza, con la ayuda de seres superiores para llamar la lluvia", cuenta.

De acuerdo con el autor del libro Los Indios Tepehuas de Huehuetla, los actores de la danza conocida como Tampulán son cinco: el Tata, el antepasado, con una corona en la cabeza y un pañuelo rojo en la mano; la Nana o Malinche, la abuela, representada por un hombre disfrazado de mujer, con un vestido de mestiza, una corona en la cabeza y un pañuelo rojo en la mano.

Otro de los danzantes y actores principales es Jerónimo, que lleva en la mano una serpiente de tela de unos 10 centímetros de diámetro y con cabeza de madera; el escribano, así como entre 12 y 30 danzantes o “muchachos”, que llevan cada uno un bastón.

Se baila ya sea en dos hileras, ya sea en círculo, que es lo más frecuente, e incluye un diálogo. Según los informantes indígenas, la ideología de esta danza es la siguiente: antaño, la serpiente anhelaba ser más poderosa que Dios.

Al nacer el Niño Dios, la serpiente salió del monte con la intención de picar al niño, pero en ese momento apareció la primera mujer, acompañada por los “pastores” que tocaban el teponaztli. Ella golpeó a la serpiente en dos ocasiones con un bastón, y la mató. La Malinche de la danza representa a esa mujer.

Pese a esta ideología aparentemente cristiana, el Tambulán constituye quizá una forma moderna de una antigua tradición indígena que se ha transformado en mayor o menor grado, señala el autor del libro.

El hecho de matar a la serpiente reaparece en la danza totonaca de los Negritos y podría estar relacionado con un antiguo tema mitológico mesoamericano. Podría tratarse de un caso de sincretismo.

Un elemento esencial de las fiestas cristianas radica en las danzas autóctonas, que combinan en proporciones variables elementos europeos y elementos indígenas antiguos.


Policiaca

Arde una vivienda en Tenango de Doria

Hasta el momento se desconoce la causa que originó el fuego; sin embargo, el siniestro dejó importantes pérdidas materiales 

Local

Estudiantes hidalguenses logran triunfo en Fórmula 1

Compitieron contra estudiantes de todo el mundo en este certamen 

Local

Expo Feria Agua Blanca 2023: ¿Cómo llegar y cuándo es?

Las actividades se desarrollarán del cuatro al siete de mayo

Local

DIF Hidalgo destacó su desempeño en el programa ¿Me Escuchas? 2024

Más de 96 mil niñas, niños y adolescentes hidalguenses emitieron su opinión sobre distintos temas 

Local

Fuga de agua en Huejutla deja sin servicio a 15 mil usuarios

Personal de la CAPASHH, trabaja parar reparar este desperfecto

Turismo

El Coyol, en Chapulhuacán: Un paraíso natural poco conocido en Hidalgo ¿Cómo llegar?

Si buscas un escape de la rutina y el bullicio de la ciudad, este lugar es la opción ideal para explorar