/ martes 9 de enero de 2024

Seis construcciones que sobreviven del pasado colonial de Tulancingo

La ciudad cuenta con varios edificios de belleza imponente que datan de distintas épocas

Tulancingo es un municipio con su propia belleza arquitectónica pues aunque son mayoría los edificios que datan de la época de los 40´s en adelante, aún quedan algunos que son de la época colonial, inclusive más antiguos.

Esto puede apreciarse en la zona centro de la Ciudad de los Satélites, que dan un toque especial al dar un paseo durante el atardecer o al hacer algunas compras.

Aunque sin duda alguna la lista puede ser más larga, te presentamos algunas de las construcciones en Tulancingo que pertenecen a este periodo histórico.

Cabe aclarar que la época colonial se refiere al periodo histórico de la ocupación y establecimiento de extranjeros en determinado territorio; este caso corresponde a los españoles en México, específicamente en Tulancingo.

Capilla de la Expiración

Esta hermosa edificación, ubicada en la calle Allende, data de 1562 cuando llegaron los franciscanos a esta región por lo que se considera la primera capilla en América Latina. El templo está construido de mampostería y tezontle en la ladera de una loma, su creación se atribuye a Fray Juan de Padilla, primer Prior de Tulancingo.

Originalmente la ermita fue una pequeña construcción de piedra, tezontle y lodo en forma de concha, rematada al frente por un arco de cantera sostenido por dos pilastras del mismo material.

Tiempo después fue agrandada y dio lugar a un espacio techado con ventanas y portón, posteriormente le anexaron la sacristía.

Se calcula que la imagen del Señor de la Expiración data de mediados de 1700, ya que no hay documentos mediante los que se conozca el origen, sino por testimonios.

La Catedral Metropolitana

Con 42 metros de altura, fue iniciada como un convento fundado por los franciscanos en 1528, siete años después de que se consolidó la Caída de Tenochtitlan.

No obstante, fue hasta el 16 de noviembre de 1754 cuando se instituyó la parroquia de San Juan Bautista, para lo cual fue necesario ampliar la antigua iglesia en la década de los 80 del siglo XVIII.

Cabe destacar que José Damián Ortiz de Castro fue el encargado de la realización de este proyecto, y se trata del Maestro Mayor de la Catedral y de la Ciudad de México.

La Catedral es de estilo neoclásico y quedó construida en 18 años. También está la capilla de la Epístola, en donde resguardado por una imagen de Jesucristo se aloja el Santísimo Sacramento, donde también reposan los restos del primer arzobispo de la Arquidiócesis, monseñor Pedro Arandadíaz.

La Casa de los Emperadores

Hoy en día, este hermoso edificio alberga un Liverpool, una cafetería de cadena nacional y una pequeña pero acogedora plaza comercial inaugurada hace pocos meses.

Sin embargo, esta edificación data del siglo XIX, fue propiedad de Agustín Paredes y posteriormente de los Desentis, una de las familias más antiguas de Tulancingo.

La casona de tintes anaranjados fue el hospedaje ideal para el emperador de México Agustín de Iturbide, quien en 1823 se quedó en Tulancingo, no obstante, en reiteradas ocasiones este edificio lo albergó.

Aunque no hay mayores detalles documentales sobre su visita, se sabe que Iturbide guardaba una relación especial con las cabezas religiosas de Tulancingo a tal grado que donó uno de los candelabros que hasta el día de hoy caen del techo de la Catedral Metropolitana en su bóveda principal, en afán de que le fueran perdonados ciertos amoríos ilícitos.

Cuarenta años después, fue turno del emperador Maximiliano de Habsburgo para llegar a Tulancingo y albergarse en esta casona de la alta alcurnia.

El austriaco arribó a Tulancingo en 1865, como parte de una gira de trabajo por distintos departamentos a lo largo del centro del país en plena época de la Reforma y en el apogeo de su disputa por el poder que sostenía en contra del presidente Benito Juárez.

Precisamente por la antigüedad de este edificio y por su carga histórica, cuenta con sus leyendas: en los ventanales se aparece una dama en espera de su amado; otros cuentan que al interior, quien se aparece es el mismísimo Agustín de Iturbide, fantasma que recorre eternamente la que fue su habitación en el lejano siglo XIX.

Sin embargo, cabe resaltar que es impreciso saber cuándo se construyó y su importancia en el municipio y en la historia recae posterior a la Independencia.

Iglesia La Merced

Este templo fue fundado en 1892 gracias al presbítero José Antonio Agüero sobre la calle Benito Juárez, una de las más transitadas del municipio. Sin embargo, se derrumbó lo que estaba construido y la iglesia de La Merced se edificó desde cero y cuenta con un escudo a la usanza española justo arriba de la puerta principal.

Llegó a Tulancingo gracias a la Orden de la Merced que cuenta con más de 800 años de antigüedad, sus orígenes son en Barcelona, España.

Casa Azul y Restaurante Frida

Aunque poca información hay de esta casona que alberga distintos comercios, por sus características se sabe que data de la época colonial.

De acuerdo con Lorenia Lira, cornista de Tulancingo, las casonas de la colonia tenían un patio interno como especie de atrio, con una fuente o pozo para surtir de agua a toda la casa y a su alrededor se encontraba la construcción, además de balcones que dan a la calle.

El Tribunal del Santo Oficio

De acuerdo con algunos documentos, a Tulancingo llegó la Santa Inquisición en el siglo XVII aunque al parecer, sus estragos no fueron los mismos que en las grandes ciudades.

En Tulancingo hay varios documentos que firma Juan Antonio Romero, quien era el comisario de la Santa Inquisición en el siglo 18 además, se sabe que contó con tres sedes.

La primera se ubicaba a un costado del templo de la Tercera Orden sin embargo, fue demolida hasta los cimientos en 1962 y sobre ella se construyó la escuela Miguel Hidalgo.

La segunda sede se ubicó frente a lo que hoy en día es el Club de Leones y era llamado “El revolcadero”; el tercer punto, el cual era la cárcel, se ubica en lo que hoy es 21 de Marzo esquina con Xicoténcatl, edificio que hoy en día es de negocios.


Tulancingo es un municipio con su propia belleza arquitectónica pues aunque son mayoría los edificios que datan de la época de los 40´s en adelante, aún quedan algunos que son de la época colonial, inclusive más antiguos.

Esto puede apreciarse en la zona centro de la Ciudad de los Satélites, que dan un toque especial al dar un paseo durante el atardecer o al hacer algunas compras.

Aunque sin duda alguna la lista puede ser más larga, te presentamos algunas de las construcciones en Tulancingo que pertenecen a este periodo histórico.

Cabe aclarar que la época colonial se refiere al periodo histórico de la ocupación y establecimiento de extranjeros en determinado territorio; este caso corresponde a los españoles en México, específicamente en Tulancingo.

Capilla de la Expiración

Esta hermosa edificación, ubicada en la calle Allende, data de 1562 cuando llegaron los franciscanos a esta región por lo que se considera la primera capilla en América Latina. El templo está construido de mampostería y tezontle en la ladera de una loma, su creación se atribuye a Fray Juan de Padilla, primer Prior de Tulancingo.

Originalmente la ermita fue una pequeña construcción de piedra, tezontle y lodo en forma de concha, rematada al frente por un arco de cantera sostenido por dos pilastras del mismo material.

Tiempo después fue agrandada y dio lugar a un espacio techado con ventanas y portón, posteriormente le anexaron la sacristía.

Se calcula que la imagen del Señor de la Expiración data de mediados de 1700, ya que no hay documentos mediante los que se conozca el origen, sino por testimonios.

La Catedral Metropolitana

Con 42 metros de altura, fue iniciada como un convento fundado por los franciscanos en 1528, siete años después de que se consolidó la Caída de Tenochtitlan.

No obstante, fue hasta el 16 de noviembre de 1754 cuando se instituyó la parroquia de San Juan Bautista, para lo cual fue necesario ampliar la antigua iglesia en la década de los 80 del siglo XVIII.

Cabe destacar que José Damián Ortiz de Castro fue el encargado de la realización de este proyecto, y se trata del Maestro Mayor de la Catedral y de la Ciudad de México.

La Catedral es de estilo neoclásico y quedó construida en 18 años. También está la capilla de la Epístola, en donde resguardado por una imagen de Jesucristo se aloja el Santísimo Sacramento, donde también reposan los restos del primer arzobispo de la Arquidiócesis, monseñor Pedro Arandadíaz.

La Casa de los Emperadores

Hoy en día, este hermoso edificio alberga un Liverpool, una cafetería de cadena nacional y una pequeña pero acogedora plaza comercial inaugurada hace pocos meses.

Sin embargo, esta edificación data del siglo XIX, fue propiedad de Agustín Paredes y posteriormente de los Desentis, una de las familias más antiguas de Tulancingo.

La casona de tintes anaranjados fue el hospedaje ideal para el emperador de México Agustín de Iturbide, quien en 1823 se quedó en Tulancingo, no obstante, en reiteradas ocasiones este edificio lo albergó.

Aunque no hay mayores detalles documentales sobre su visita, se sabe que Iturbide guardaba una relación especial con las cabezas religiosas de Tulancingo a tal grado que donó uno de los candelabros que hasta el día de hoy caen del techo de la Catedral Metropolitana en su bóveda principal, en afán de que le fueran perdonados ciertos amoríos ilícitos.

Cuarenta años después, fue turno del emperador Maximiliano de Habsburgo para llegar a Tulancingo y albergarse en esta casona de la alta alcurnia.

El austriaco arribó a Tulancingo en 1865, como parte de una gira de trabajo por distintos departamentos a lo largo del centro del país en plena época de la Reforma y en el apogeo de su disputa por el poder que sostenía en contra del presidente Benito Juárez.

Precisamente por la antigüedad de este edificio y por su carga histórica, cuenta con sus leyendas: en los ventanales se aparece una dama en espera de su amado; otros cuentan que al interior, quien se aparece es el mismísimo Agustín de Iturbide, fantasma que recorre eternamente la que fue su habitación en el lejano siglo XIX.

Sin embargo, cabe resaltar que es impreciso saber cuándo se construyó y su importancia en el municipio y en la historia recae posterior a la Independencia.

Iglesia La Merced

Este templo fue fundado en 1892 gracias al presbítero José Antonio Agüero sobre la calle Benito Juárez, una de las más transitadas del municipio. Sin embargo, se derrumbó lo que estaba construido y la iglesia de La Merced se edificó desde cero y cuenta con un escudo a la usanza española justo arriba de la puerta principal.

Llegó a Tulancingo gracias a la Orden de la Merced que cuenta con más de 800 años de antigüedad, sus orígenes son en Barcelona, España.

Casa Azul y Restaurante Frida

Aunque poca información hay de esta casona que alberga distintos comercios, por sus características se sabe que data de la época colonial.

De acuerdo con Lorenia Lira, cornista de Tulancingo, las casonas de la colonia tenían un patio interno como especie de atrio, con una fuente o pozo para surtir de agua a toda la casa y a su alrededor se encontraba la construcción, además de balcones que dan a la calle.

El Tribunal del Santo Oficio

De acuerdo con algunos documentos, a Tulancingo llegó la Santa Inquisición en el siglo XVII aunque al parecer, sus estragos no fueron los mismos que en las grandes ciudades.

En Tulancingo hay varios documentos que firma Juan Antonio Romero, quien era el comisario de la Santa Inquisición en el siglo 18 además, se sabe que contó con tres sedes.

La primera se ubicaba a un costado del templo de la Tercera Orden sin embargo, fue demolida hasta los cimientos en 1962 y sobre ella se construyó la escuela Miguel Hidalgo.

La segunda sede se ubicó frente a lo que hoy en día es el Club de Leones y era llamado “El revolcadero”; el tercer punto, el cual era la cárcel, se ubica en lo que hoy es 21 de Marzo esquina con Xicoténcatl, edificio que hoy en día es de negocios.


Policiaca

Familia de Cuautepec brindó alojamiento a profesor activista reportadodesaparecido

Asegura el mexiquense que fue víctima de desaparición forzada, tras ser localizado el pasado fin de semana

Local

Presas en Hidalgo al 85.8% de almacenamiento

La presa Vicente Aguirre se recupera, registra 35.8 por ciento de capacidad

Local

Buscarán atraer a más turistas a Tecozautla con hospedajes

Este viñedo tendrá un nuevo atractivo como es el hospedaje, además de que participará en la Feria de la Fruta que organiza el gobierno municipal

Local

Aumentan 25% ventas en línea en Hidalgo

La mayoría de los consumidores tuvieron entre 25 y 44 años de edad

Local

Valle del Mezquital: Con Plan Nacional Hídrico pretenden llevarse agua para CdMx

La comunidad de El Bondho San Salvador, comenzaron a organizarse para poder defender este recurso que les pertenece

Local

Alcalde de Francisco I. Madero inicia un proyecto hídrico y desata conflicto

Vecinos de la comunidad de Tepatepec, tomaron las oficinas municipales