/ lunes 8 de abril de 2024

Presa de Ahuehuetitla sucumbe a la sequía

En sus mejores momentos lucía llena de agua e incluso de peces, hoy solo hay líquido verdoso, sucio y lleno de basura

El cambio climático y la indiferencia del ser humano han acabado con la naturaleza indudablemente, prueba de ello es la presa Ahuehuetitla que en su tiempo lucía llena de agua e inclusive suministro a otros acuíferos, hoy en día está prácticamente seca.

Ubicada en la colonia de mismo nombre, y que pertenece a Tulancingo, basta con llegar al parque de la Avioneta y caminar unos metros para ser testigos de cómo luce actualmente.

Hoy, esta presa tiene llantas, basura plástica, desechables, envases de vidrio, naturaleza seca y la poca agua que le queda en lugar de ser cristalina tiene un color verdoso, la suciedad, el estiaje y la contaminación acabaron con ella.

En su tiempo se trató de una de las principales recargadoras de los mantos acuíferos del Valle de Tulancingo ya que dentro de su cuerpo existen resumideros que alimentaban mantos freáticos de la región. Es el primer cuerpo de agua que capta los escurrimientos que vienen de la parte de Pitula y al llenarse, vierte el excedente a Barranca Seca, para después dirigirlo a la presa Los Álamos; la última vez que sucedió esto fue en agosto de 2021 durante el paso del huracán Grace.

Para Ramiro Islas, vecino de Ahuehuetitla desde hace más de 10 años, es una pena la condición en la que se encuentra la presa que, según relata, comenzó a secarse aproximadamente hace seis años.

Ya ni hay agua, antes estaba bien bonito todo esto, se llenaba. La gente ya se acabó todo, ya no hay nadie que le interese la naturaleza.

Relató que hace años, cuando la presa tenía niveles más altos se podía pescar. Él usualmente pescaba con carnada y se llevaba algunas carpas para alimentar a su familia; hoy eso es solo un recuerdo.

Aunque quedan algunos peces en el agua, para los vecinos ya no es viable comerlos porque precisamente la suciedad del agua también los contaminó a ellos. Además de estas especies, también podían encontrarse conejos, ardillas, tortugas y ajolotes en esta zona pero la sequía y falta de conciencia humana terminaron con la fauna.

“Antes veníamos a jugar fútbol aquí (...) La fábrica de la cerveza nos está quitando el agua, se están acabando los manantiales, y aparte ya ni llueve. Aquí sembramos porque todavía es de riego, hay un pozo que da abasto pero no creo que nos dure mucho tiempo”, externó el vecino.

Aunque no se trataba de una zona totalmente turística, sino más familiar en algunos días, la sequía de la presa acabó con la diversión.

“Echan llantas, echan basura, no, no. Nosotros mismos estamos acabando con todo, ya se secó”, finalizó Ramiro Islas.

Por otra parte, el vecino Gamaliel Pérez quien ha vivido por más de cuarenta años frente a la presa ha sido fiel testigo de la evolución que la presa Ahuehuetitla ha tenido por la sequía y falta de lluvias.

“Tenemos nuestro recuerdo que siempre estaba llena de agua, sí había un tiempo en el que se secaba pero se usaba el agua para regar las tierras”, recordó Pérez.

Señaló incluso que hace años cuando la presa se llenaba, era motivo de reunión familiar pues era todo un espectáculo ver llegar el agua con tanta presión y limpia. E inclusive, de las pozas de agua que se formaban era posible tomarla directo de ahí mismo o darla de beber al ganado.

“Entendemos que no nos afecta mucho lo de la presa pero en otros lados sí, porque el suministro viene de otro pozo pero la presa daba agua a otros lados”, indicó Gamaliel Pérez.

Para el vecino, un precedente para que comenzara la sequía de la presa, además de las condiciones del subsuelo, es la urbanización a pasos agigantados que tuvo la colonia en menos de 10 años.

“Menos de una década que la vi con suficiente agua, pero así ya tristona como de tres años para acá pero como quince que baja sin fuerza”, explicó.

Sigue nuestro canal de WhatsApp

Y es que de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, desde mediados del 2023 Tulancingo vive condiciones de sequía anormales y severas; mientras que desde enero de 2024 se le cataloga al Valle de Tulancingo con sequía severa.

Pese a esta alarmante situación, autoridades municipales refieren que esta condición, hasta el momento, no representa problemas graves en cuanto al abasto del líquido y que son otros los problemas los que enfrenta el servicio.


El cambio climático y la indiferencia del ser humano han acabado con la naturaleza indudablemente, prueba de ello es la presa Ahuehuetitla que en su tiempo lucía llena de agua e inclusive suministro a otros acuíferos, hoy en día está prácticamente seca.

Ubicada en la colonia de mismo nombre, y que pertenece a Tulancingo, basta con llegar al parque de la Avioneta y caminar unos metros para ser testigos de cómo luce actualmente.

Hoy, esta presa tiene llantas, basura plástica, desechables, envases de vidrio, naturaleza seca y la poca agua que le queda en lugar de ser cristalina tiene un color verdoso, la suciedad, el estiaje y la contaminación acabaron con ella.

En su tiempo se trató de una de las principales recargadoras de los mantos acuíferos del Valle de Tulancingo ya que dentro de su cuerpo existen resumideros que alimentaban mantos freáticos de la región. Es el primer cuerpo de agua que capta los escurrimientos que vienen de la parte de Pitula y al llenarse, vierte el excedente a Barranca Seca, para después dirigirlo a la presa Los Álamos; la última vez que sucedió esto fue en agosto de 2021 durante el paso del huracán Grace.

Para Ramiro Islas, vecino de Ahuehuetitla desde hace más de 10 años, es una pena la condición en la que se encuentra la presa que, según relata, comenzó a secarse aproximadamente hace seis años.

Ya ni hay agua, antes estaba bien bonito todo esto, se llenaba. La gente ya se acabó todo, ya no hay nadie que le interese la naturaleza.

Relató que hace años, cuando la presa tenía niveles más altos se podía pescar. Él usualmente pescaba con carnada y se llevaba algunas carpas para alimentar a su familia; hoy eso es solo un recuerdo.

Aunque quedan algunos peces en el agua, para los vecinos ya no es viable comerlos porque precisamente la suciedad del agua también los contaminó a ellos. Además de estas especies, también podían encontrarse conejos, ardillas, tortugas y ajolotes en esta zona pero la sequía y falta de conciencia humana terminaron con la fauna.

“Antes veníamos a jugar fútbol aquí (...) La fábrica de la cerveza nos está quitando el agua, se están acabando los manantiales, y aparte ya ni llueve. Aquí sembramos porque todavía es de riego, hay un pozo que da abasto pero no creo que nos dure mucho tiempo”, externó el vecino.

Aunque no se trataba de una zona totalmente turística, sino más familiar en algunos días, la sequía de la presa acabó con la diversión.

“Echan llantas, echan basura, no, no. Nosotros mismos estamos acabando con todo, ya se secó”, finalizó Ramiro Islas.

Por otra parte, el vecino Gamaliel Pérez quien ha vivido por más de cuarenta años frente a la presa ha sido fiel testigo de la evolución que la presa Ahuehuetitla ha tenido por la sequía y falta de lluvias.

“Tenemos nuestro recuerdo que siempre estaba llena de agua, sí había un tiempo en el que se secaba pero se usaba el agua para regar las tierras”, recordó Pérez.

Señaló incluso que hace años cuando la presa se llenaba, era motivo de reunión familiar pues era todo un espectáculo ver llegar el agua con tanta presión y limpia. E inclusive, de las pozas de agua que se formaban era posible tomarla directo de ahí mismo o darla de beber al ganado.

“Entendemos que no nos afecta mucho lo de la presa pero en otros lados sí, porque el suministro viene de otro pozo pero la presa daba agua a otros lados”, indicó Gamaliel Pérez.

Para el vecino, un precedente para que comenzara la sequía de la presa, además de las condiciones del subsuelo, es la urbanización a pasos agigantados que tuvo la colonia en menos de 10 años.

“Menos de una década que la vi con suficiente agua, pero así ya tristona como de tres años para acá pero como quince que baja sin fuerza”, explicó.

Sigue nuestro canal de WhatsApp

Y es que de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, desde mediados del 2023 Tulancingo vive condiciones de sequía anormales y severas; mientras que desde enero de 2024 se le cataloga al Valle de Tulancingo con sequía severa.

Pese a esta alarmante situación, autoridades municipales refieren que esta condición, hasta el momento, no representa problemas graves en cuanto al abasto del líquido y que son otros los problemas los que enfrenta el servicio.


Policiaca

Chocan camionetas e impactan negocio en Tulancingo

La barda de un taller quedó severamente dañada luego de que dos unidades se impactaron sobre la misma 

Local

Más de mil hidalguenses reciben atención médica gratuita: Sedeco

A través del “Dr. Vagón: el tren de la salud”, familias de Huichapan y Apan,  podrán recibir distintos servicios de salud 

Local

Autorizados más de mil 284 mdp para obra pública: Contraloría de Hidalgo

La Secretaría revisó y validó  188 proyectos en la entidad 

Local

IMSS Bienestar invita a registrarse a padrón

Se busca la credencialización de los hidalguenses para que tengan mayor cobertura de salud 

Local

Piden regular el precio de pipas de agua

Los ríos que abastece a Huejutla están prácticamente sin agua 

Local

Harán vasectomías gratuitas en Tulancingo 

Se trata de una jornada a cargo de la Secretaría de Salud de Hidalgo