/ sábado 8 de julio de 2023

Hoy Liverpool, antes Casa de Emperadores, conoce la historia de este emblema de Tulancingo

Este sitio que hoy alberga un desarrollo comercial, anteriormente era el que mejor hospitalidad ofrecía para el gusto estrafalario de los únicos dos emperadores que tuvo México

Todos los tulancinguenses indudablemente han pasado por ahí. El cruce de las calles Primero de Mayo y Cuauhtémoc es probablemente uno de los puntos mayormente transitados por peatones en todo el municipio, pues es Cuauhtémoc una de las calles que conecta con el primer cuadro del centro de la ciudad y que además lleva a una de las escuelas con mayor historia de la región: la secundaria José María Lezama.

Aquí, en la intersección de dichas vialidades, se alza un edificio que a leguas expresa su antigüedad y que hoy en día se enarbola con un llamativo color mostaza.

La historia de la Casa de los Emperadores

Construida en el siglo XIX y entonces propiedad del señor Agustín Paredes (y que después pasó a ser de la reconocida familia Desentis, unas de las más antiguas de Tulancingo y que fueron cruciales para el desarrollo textil en el siglo XX), la ahora llamada Casa de los Emperadores agradó desde el primer momento a Agustín de Iturbide, emperador de México y quien tras la entrada del Ejército Trigarante a la capital del país, consumó la independencia de nuestra República en 1821.

En 1823 Agustín de Iturbide se hospedó en Tulancingo

Fue dos años después de tal hazaña, que el ya Emperador de México se dio cita en la antigua Tulancingo.

Aunque no hay mayores detalles documentales sobre su visita, se sabe que Iturbide guardaba una relación especial con las cabezas religiosas de este asentamiento, a tal grado que donó uno de los candelabros que hasta el día de hoy caen del techo de la Catedral Metropolitana en su bóveda principal, en afán de que le fueran perdonados ciertos amoríos.

En ese sentido, se conoce que Agustín se hospedó en reiteradas ocasiones en la casona, pues en esa época los hospicios u hoteles disponibles no cumplían con lo necesario para alojar a un gobernante de tal alcurnia.

Cuenta la leyenda que por la molestia de Benito Juárez por la visita de Maximiliano de Habsburgo, Tulancingo no se convirtió en la capital de Hidalgo / Octavio Jaimes | El Sol de Tulancingo


El paso de Maximiliano de Habsburgo por Tulancingo

Pasaron poco más de 40 años para que un nuevo emperador, de nombre Maximiliano de Habsburgo, llegara a Tulancingo en plena época de la Reforma y en el apogeo de su disputa por el poder que sostenía en contra del presidente Benito Juárez.

El hijo austriaco arribó a Tulancingo en 1865, como parte de una gira de trabajo por distintos departamentos a lo largo del centro del país. Así lo contó la publicación Horizontes en 1967:

"El 30 de agosto de 1865, Maximiliano llegó de visita a Tulancingo y se le hizo una excelente recepción. Fue alojado en la misma habitación, en la que en 1823 estuvo Iturbide, en esta época la casa era propiedad de Don Agustín Paredes hermano del general del mismo apellido (hoy propiedad de Don Agustín Disentis), para darle la bienvenida, el gremio de los artesanos estuvo representado por Don Miguel Guzmán, platero, Don David Castillo carpintero y Don Refugio Martínez, comerciante en pequeño. Maximiliano les regaló un anillo con su monograma para que lo fueran usando durante el tiempo de su encargo, el presidente del gremio de artesanos.

El filarmónico Don José María Flores le dedicó una composición, por lo que le obsequió un reloj con las armas imperiales. En esta época era el prefecto de Tulancingo Don Agustín Rocoy y el presidente del Ayuntamiento Don Antonio Moreno y Ordóñez. Maximiliano regresó el 2 de septiembre"

Iturbide y Maximiliano, encantados con la hospitalidad tulancinguense

Y es que curiosamente y tal cual sucedió con Iturbide, Maximiliano parece haber quedado encantado con la hospitalidad tulancinguense y la belleza de sus paisajes, así como la calidez de la gente indígena, un factor que le dio fama al esposo de Carlota pues a diferencia incluso de Benito Juárez, le gustaba mantener cercanía con la gente de los pueblos originarios.

Según el texto "Maximiliano Íntimo", escrito por José Luis Blasio, el regente vivió así su visita en la ciudad detrás del tule:

“A las 6 de la mañana del treinta y acompañados por una gran comitiva que nos dejó muy lejos de la ciudad, emprendimos nuestra caminata para Tulancingo, donde llegamos a las cuatro de la tarde. Esta ciudad, que tiene un aspecto muy distinto al de Pachuca, agradó mucho a Maximiliano; excuso decir que allí, lo mismo que por doquiera, el Emperador fue recibido con grandes demostraciones de entusiasmo y simpatía. Hizo los honores de la ciudad, el Sr. Obispo además de las autoridades; y como de costumbre se nos sirvió una comida magnífica, con la originalidad de que cada una de las principales familias del lugar ofreció un platillo a la vez que enviaron artísticas cestas conteniendo legumbres y frutas, pues Tulancingo es una localidad eminentemente agrícola, contrastando así con Pachuca su vecina donde no hay más industria que las minas"

Cuenta la leyenda que por la molestia de Benito Juárez, Tulancingo no se convirtió en la capital de Hidalgo

En el cruce de las calles Primero de Mayo y Cuauhtémoc se alza un edificio que a leguas expresa su antigüedad: La Casa de los Emperadores / Octavio Jaimes | El Sol de Tulancingo

Por desgracia, las visitas de Maximiliano a Tulancingo así como su cercanía con el obispo de aquella época, despertaron la molestia de Benito Juárez, por lo que de acuerdo con algunas hipótesis, fueron tales razones las que evitaron que esta ciudad se convirtiera en capital del estado pese a que era la que mejor posición económica tenía, mejor infraestructura y aunado a ello, ya había sido nombrada como cabeza de distrito por el mismo Maximiliano.

Tras la caída del Imperio, el Benemérito de las Américas quien por cierto ya había sucumbido en el pasado al encanto tulancinguense, consideró tales acciones suficientes para calificar al pueblo como "conservador".

La Casa de los Emperadores sigue imponente

Tras dicho velo político se sostiene hasta el día de hoy la Casa de los Emperadores, que actualmente se convierte paulatinamente en un pequeño recinto comercial que alberga restaurantes, tiendas de accesorios y ahora un Liverpool. Los cientos de cables aéreos le restan belleza visual a su particular arquitectura post colonial, por lo que resulta prácticamente imposible fotografiar cualquiera de sus diez ventanales

Una leyenda

Según leyendas en los ventanales se aparece una dama en espera de su amado; otros cuentan que, al interior, quien se aparece es el mismísimo Agustín de Iturbide / Octavio Jaimes | El Sol de Tulancingo


Según leyendas en los ventanales se aparece una dama en espera de su amado; otros cuentan que al interior, quien se aparece es el mismísimo Agustín de Iturbide, fantasma que recorre eternamente la que fue su habitación en el lejano siglo XIX.

Todos los tulancinguenses indudablemente han pasado por ahí. El cruce de las calles Primero de Mayo y Cuauhtémoc es probablemente uno de los puntos mayormente transitados por peatones en todo el municipio, pues es Cuauhtémoc una de las calles que conecta con el primer cuadro del centro de la ciudad y que además lleva a una de las escuelas con mayor historia de la región: la secundaria José María Lezama.

Aquí, en la intersección de dichas vialidades, se alza un edificio que a leguas expresa su antigüedad y que hoy en día se enarbola con un llamativo color mostaza.

La historia de la Casa de los Emperadores

Construida en el siglo XIX y entonces propiedad del señor Agustín Paredes (y que después pasó a ser de la reconocida familia Desentis, unas de las más antiguas de Tulancingo y que fueron cruciales para el desarrollo textil en el siglo XX), la ahora llamada Casa de los Emperadores agradó desde el primer momento a Agustín de Iturbide, emperador de México y quien tras la entrada del Ejército Trigarante a la capital del país, consumó la independencia de nuestra República en 1821.

En 1823 Agustín de Iturbide se hospedó en Tulancingo

Fue dos años después de tal hazaña, que el ya Emperador de México se dio cita en la antigua Tulancingo.

Aunque no hay mayores detalles documentales sobre su visita, se sabe que Iturbide guardaba una relación especial con las cabezas religiosas de este asentamiento, a tal grado que donó uno de los candelabros que hasta el día de hoy caen del techo de la Catedral Metropolitana en su bóveda principal, en afán de que le fueran perdonados ciertos amoríos.

En ese sentido, se conoce que Agustín se hospedó en reiteradas ocasiones en la casona, pues en esa época los hospicios u hoteles disponibles no cumplían con lo necesario para alojar a un gobernante de tal alcurnia.

Cuenta la leyenda que por la molestia de Benito Juárez por la visita de Maximiliano de Habsburgo, Tulancingo no se convirtió en la capital de Hidalgo / Octavio Jaimes | El Sol de Tulancingo


El paso de Maximiliano de Habsburgo por Tulancingo

Pasaron poco más de 40 años para que un nuevo emperador, de nombre Maximiliano de Habsburgo, llegara a Tulancingo en plena época de la Reforma y en el apogeo de su disputa por el poder que sostenía en contra del presidente Benito Juárez.

El hijo austriaco arribó a Tulancingo en 1865, como parte de una gira de trabajo por distintos departamentos a lo largo del centro del país. Así lo contó la publicación Horizontes en 1967:

"El 30 de agosto de 1865, Maximiliano llegó de visita a Tulancingo y se le hizo una excelente recepción. Fue alojado en la misma habitación, en la que en 1823 estuvo Iturbide, en esta época la casa era propiedad de Don Agustín Paredes hermano del general del mismo apellido (hoy propiedad de Don Agustín Disentis), para darle la bienvenida, el gremio de los artesanos estuvo representado por Don Miguel Guzmán, platero, Don David Castillo carpintero y Don Refugio Martínez, comerciante en pequeño. Maximiliano les regaló un anillo con su monograma para que lo fueran usando durante el tiempo de su encargo, el presidente del gremio de artesanos.

El filarmónico Don José María Flores le dedicó una composición, por lo que le obsequió un reloj con las armas imperiales. En esta época era el prefecto de Tulancingo Don Agustín Rocoy y el presidente del Ayuntamiento Don Antonio Moreno y Ordóñez. Maximiliano regresó el 2 de septiembre"

Iturbide y Maximiliano, encantados con la hospitalidad tulancinguense

Y es que curiosamente y tal cual sucedió con Iturbide, Maximiliano parece haber quedado encantado con la hospitalidad tulancinguense y la belleza de sus paisajes, así como la calidez de la gente indígena, un factor que le dio fama al esposo de Carlota pues a diferencia incluso de Benito Juárez, le gustaba mantener cercanía con la gente de los pueblos originarios.

Según el texto "Maximiliano Íntimo", escrito por José Luis Blasio, el regente vivió así su visita en la ciudad detrás del tule:

“A las 6 de la mañana del treinta y acompañados por una gran comitiva que nos dejó muy lejos de la ciudad, emprendimos nuestra caminata para Tulancingo, donde llegamos a las cuatro de la tarde. Esta ciudad, que tiene un aspecto muy distinto al de Pachuca, agradó mucho a Maximiliano; excuso decir que allí, lo mismo que por doquiera, el Emperador fue recibido con grandes demostraciones de entusiasmo y simpatía. Hizo los honores de la ciudad, el Sr. Obispo además de las autoridades; y como de costumbre se nos sirvió una comida magnífica, con la originalidad de que cada una de las principales familias del lugar ofreció un platillo a la vez que enviaron artísticas cestas conteniendo legumbres y frutas, pues Tulancingo es una localidad eminentemente agrícola, contrastando así con Pachuca su vecina donde no hay más industria que las minas"

Cuenta la leyenda que por la molestia de Benito Juárez, Tulancingo no se convirtió en la capital de Hidalgo

En el cruce de las calles Primero de Mayo y Cuauhtémoc se alza un edificio que a leguas expresa su antigüedad: La Casa de los Emperadores / Octavio Jaimes | El Sol de Tulancingo

Por desgracia, las visitas de Maximiliano a Tulancingo así como su cercanía con el obispo de aquella época, despertaron la molestia de Benito Juárez, por lo que de acuerdo con algunas hipótesis, fueron tales razones las que evitaron que esta ciudad se convirtiera en capital del estado pese a que era la que mejor posición económica tenía, mejor infraestructura y aunado a ello, ya había sido nombrada como cabeza de distrito por el mismo Maximiliano.

Tras la caída del Imperio, el Benemérito de las Américas quien por cierto ya había sucumbido en el pasado al encanto tulancinguense, consideró tales acciones suficientes para calificar al pueblo como "conservador".

La Casa de los Emperadores sigue imponente

Tras dicho velo político se sostiene hasta el día de hoy la Casa de los Emperadores, que actualmente se convierte paulatinamente en un pequeño recinto comercial que alberga restaurantes, tiendas de accesorios y ahora un Liverpool. Los cientos de cables aéreos le restan belleza visual a su particular arquitectura post colonial, por lo que resulta prácticamente imposible fotografiar cualquiera de sus diez ventanales

Una leyenda

Según leyendas en los ventanales se aparece una dama en espera de su amado; otros cuentan que, al interior, quien se aparece es el mismísimo Agustín de Iturbide / Octavio Jaimes | El Sol de Tulancingo


Según leyendas en los ventanales se aparece una dama en espera de su amado; otros cuentan que al interior, quien se aparece es el mismísimo Agustín de Iturbide, fantasma que recorre eternamente la que fue su habitación en el lejano siglo XIX.

Policiaca

Homicidios, abuso sexual, y violencia familiar, delitos más frecuentes en Cuautepec 

El último caso de muerte dolosa con uso de arma de fuego que se registró en el municipio, fue el pasado viernes 12 de abril, en la comunidad de Santa Elena Paliseca

Local

Tenango de Doria: Cierran clínica en San Nicolás; llevan tres años sin médico

Con un cierre de puertas en protesta, exigieron a las autoridades de Salud designar personal para atender en la unidad

Local

Ramo ganadero peligra por sequía y alto costo del forraje

La falta de lluvias ha provocado pérdidas para el sector en el Valle de Tulancingo

Local

Falta de lluvia, principal problema para el abastecimiento de agua en Tulancingo

No sube el nivel de agua de los pozos del municipio, lo que provoca que baje la presión con la que los hogares tulancinguenses

Local

Van más de 450 fugas de agua en Tulancingo durante 2024

En promedio, el municipio registró cinco fugas de agua diarias tan solo de enero a marzo

Elecciones 2024

Tulancingo: De ocho contendientes, solo PRI y Morena iniciaron campaña con evento

Pese a que fueron eventos multitudinarios, en ninguno se rebasó a los 500 asistentes