/ lunes 15 de abril de 2024

Fe religiosa y el esoterismo, entrelazados en Tulancingo 

Pese a que “la Ciudad de los Satélites” es una de las regiones más profundamente católicas de la entidad al ser sede de la Arquidiócesis, prevalece otro sistema de creencias que, a voz de comerciantes, “va al alza”

La sólida creencia en amuletos, remedios, trabajos de santería, chamanería, esoterismo y herbolaria se mantiene firme en Tulancingo y de hecho al alza, consideran comerciantes de estos artículos en el Mercado Benito Juárez de esta ciudad.

Tal situación contrasta con el panorama religioso del municipio sede de una de las Arquidiócesis más grandes de México. El catolicismo en Hidalgo lo profesa casi el 87 por ciento de la población, según cifras del INEGI, y a nivel local, en 2023 se estiman cerca de 1.5 millones de feligreses en esta Arquidiócesis, distribuidos en 105 parroquias.

Pese a los anteriores datos, en la ciudad “detrás del tule” prevalece otro sistema de creencias, uno más apegado al misticismo, a lo esotérico. Y es que, al interior de uno de los mercados del centro de Tulancingo, hay al menos 15 locales que se dedican a la venta de este tipo de productos como veladoras para diversas intenciones y propósitos, jabones especiales, hierbas, polvos, lociones, diferentes amuletos, entre otros, son algunos de los objetos rituales que se ofrecen aquí.

Aunque bien pudieran pasar desapercibidos para el transeúnte habitual que solo va en aras de surtir su recaudo, a estos puestos es constante la llegada de personas que buscan una solución mística para sus problemas diarios. Es un poco intimidante, de primera impresión, caer en cuenta con el estilo de este tipo de locales: decenas de veladoras con distintos santos en sus vasos, amuletos colgados, imágenes de la Santa Muerte y hasta de Malverde.

Aceptó platicar con El Sol de Tulancingo Miriam, originaria del Estado de México y con más de 20 años de trayectoria en la venta de productos esotéricos. Es la primera de su linaje en ejercer este oficio, ya que como cuenta, “decidí tomarlo porque la persona con la que me casé a esto se dedicaba desde antes”. Menciona que contrario a lo que pudiera creerse, cada vez más gente se anima a conocer estas “terapias alternativas”, como ella les llama.

“Las hierbas sirven para quitar las malas vibras, para quitar el estrés, para que nos vaya bien (...) todo aquí se hace de la naturaleza, hay que tenerle fe a la naturaleza. Todo lo que vendemos aquí proviene de ella, por eso hay que tener fe. De hecho, hasta a las medicinas de las farmacias hay que tenerles fe, si no, no funcionan”

Las que más se le venden son las que se conocen como “las siete principales”: ruda, romero, albahaca, Santa María, perejil, hierbabuena y menta; coincidentemente, son las que se ocupan para hacer una limpia. No obstante, Miriam ofrece también veladoras útiles para comercios. En la cosmogonía comerciante, es común recurrir a ciertos rituales para asegurar un buen destino y estabilidad económica.

“Por ejemplo está el levanta-negocio, que es una de las más vendidas; también el llama-cliente y el abre-camino, son las que siempre piden. Esas tres deben ser los ingredientes principales para atraer clientes en nuestros negocios”

En su experiencia, puede argumentar que la religión para nada está peleada con este tipo de remedios. De hecho, Miriam cuenta que a su negocio acuden personas de todas las edades, de todas las clases económicas y de todas las religiones. Al respecto, también platicamos con una creyente de la Santa Muerte sobre este sistema de creencias y la profesión de la religión, por motivos personales optó por reservar su identidad.

Ella explicó que sigue a la “Niña Blanca” desde hace muchos años, luego de que esta se apareciera ante su madre en una situación de extrema necesidad. Este episodio marcó a su familia para siempre y desde entonces “nos encomendamos mucho a ella, desde ahí mi madre tuvo una economía estable”. Así como Miriam, ella coincide en que puedes creer en Dios y en la Santa Muerte al mismo tiempo, aunque “para hablar con ella primero tienes que pedirle permiso a Dios”.

“Si le vas a pedir algo y le prometes algo, se lo tienes que cumplir, porque si no sí te va mal. No es un intercambio, pero no le puedes fallar a tu promesa. Mucha gente incrédula dice no creer en ella, pero la Muerte sí existe. Dicen que Dios la venció, pero seamos realistas, Dios fue quien la creó y sí existe, porque a todos nos va a llegar nuestra hora. Antes de creer en algo, primero hay que creer en Dios.”

Aunque parece que todos estos locales pertenecen a la misma categoría, la verdad es que difieren en sus catálogos. Por ejemplo, hay uno que ofrece una amplia variedad de amuletos de protección, como las medallas y llaves de San Benito, candados, monedas, ojos turcos, estrellas de David, elefantes, San Judas, espadas, por mencionar algunos.

También hay unos dedicados a la santería, creencia que a voz de los comerciantes “se está poniendo de moda” entre los tulancinguenses. En años anteriores, según refirieron, el culto a la Santa Muerte tuvo un repunte considerable. Sin embargo, los métodos de santería que ahora parecen estar en tendencia se caracterizan por el uso abundante de amuletos, collares y hierbas.


La sólida creencia en amuletos, remedios, trabajos de santería, chamanería, esoterismo y herbolaria se mantiene firme en Tulancingo y de hecho al alza, consideran comerciantes de estos artículos en el Mercado Benito Juárez de esta ciudad.

Tal situación contrasta con el panorama religioso del municipio sede de una de las Arquidiócesis más grandes de México. El catolicismo en Hidalgo lo profesa casi el 87 por ciento de la población, según cifras del INEGI, y a nivel local, en 2023 se estiman cerca de 1.5 millones de feligreses en esta Arquidiócesis, distribuidos en 105 parroquias.

Pese a los anteriores datos, en la ciudad “detrás del tule” prevalece otro sistema de creencias, uno más apegado al misticismo, a lo esotérico. Y es que, al interior de uno de los mercados del centro de Tulancingo, hay al menos 15 locales que se dedican a la venta de este tipo de productos como veladoras para diversas intenciones y propósitos, jabones especiales, hierbas, polvos, lociones, diferentes amuletos, entre otros, son algunos de los objetos rituales que se ofrecen aquí.

Aunque bien pudieran pasar desapercibidos para el transeúnte habitual que solo va en aras de surtir su recaudo, a estos puestos es constante la llegada de personas que buscan una solución mística para sus problemas diarios. Es un poco intimidante, de primera impresión, caer en cuenta con el estilo de este tipo de locales: decenas de veladoras con distintos santos en sus vasos, amuletos colgados, imágenes de la Santa Muerte y hasta de Malverde.

Aceptó platicar con El Sol de Tulancingo Miriam, originaria del Estado de México y con más de 20 años de trayectoria en la venta de productos esotéricos. Es la primera de su linaje en ejercer este oficio, ya que como cuenta, “decidí tomarlo porque la persona con la que me casé a esto se dedicaba desde antes”. Menciona que contrario a lo que pudiera creerse, cada vez más gente se anima a conocer estas “terapias alternativas”, como ella les llama.

“Las hierbas sirven para quitar las malas vibras, para quitar el estrés, para que nos vaya bien (...) todo aquí se hace de la naturaleza, hay que tenerle fe a la naturaleza. Todo lo que vendemos aquí proviene de ella, por eso hay que tener fe. De hecho, hasta a las medicinas de las farmacias hay que tenerles fe, si no, no funcionan”

Las que más se le venden son las que se conocen como “las siete principales”: ruda, romero, albahaca, Santa María, perejil, hierbabuena y menta; coincidentemente, son las que se ocupan para hacer una limpia. No obstante, Miriam ofrece también veladoras útiles para comercios. En la cosmogonía comerciante, es común recurrir a ciertos rituales para asegurar un buen destino y estabilidad económica.

“Por ejemplo está el levanta-negocio, que es una de las más vendidas; también el llama-cliente y el abre-camino, son las que siempre piden. Esas tres deben ser los ingredientes principales para atraer clientes en nuestros negocios”

En su experiencia, puede argumentar que la religión para nada está peleada con este tipo de remedios. De hecho, Miriam cuenta que a su negocio acuden personas de todas las edades, de todas las clases económicas y de todas las religiones. Al respecto, también platicamos con una creyente de la Santa Muerte sobre este sistema de creencias y la profesión de la religión, por motivos personales optó por reservar su identidad.

Ella explicó que sigue a la “Niña Blanca” desde hace muchos años, luego de que esta se apareciera ante su madre en una situación de extrema necesidad. Este episodio marcó a su familia para siempre y desde entonces “nos encomendamos mucho a ella, desde ahí mi madre tuvo una economía estable”. Así como Miriam, ella coincide en que puedes creer en Dios y en la Santa Muerte al mismo tiempo, aunque “para hablar con ella primero tienes que pedirle permiso a Dios”.

“Si le vas a pedir algo y le prometes algo, se lo tienes que cumplir, porque si no sí te va mal. No es un intercambio, pero no le puedes fallar a tu promesa. Mucha gente incrédula dice no creer en ella, pero la Muerte sí existe. Dicen que Dios la venció, pero seamos realistas, Dios fue quien la creó y sí existe, porque a todos nos va a llegar nuestra hora. Antes de creer en algo, primero hay que creer en Dios.”

Aunque parece que todos estos locales pertenecen a la misma categoría, la verdad es que difieren en sus catálogos. Por ejemplo, hay uno que ofrece una amplia variedad de amuletos de protección, como las medallas y llaves de San Benito, candados, monedas, ojos turcos, estrellas de David, elefantes, San Judas, espadas, por mencionar algunos.

También hay unos dedicados a la santería, creencia que a voz de los comerciantes “se está poniendo de moda” entre los tulancinguenses. En años anteriores, según refirieron, el culto a la Santa Muerte tuvo un repunte considerable. Sin embargo, los métodos de santería que ahora parecen estar en tendencia se caracterizan por el uso abundante de amuletos, collares y hierbas.


Policiaca

San Salvador: Muere mujer en accidente sobre la México-Laredo

Otro joven resultó severamente herido y fue hospitalizado

Policiaca

Clausuran gasera apócrifa en Singuilucan

La intervención de la policía estatal derivó de reportes anónimos que advertían del almacén con venta de combustible

Local

Desaparecidos en Tulancingo: Buscan a Diego Omar desde hace más de un mes

El Valle de Tulancingo alcanzó los 55 reportes por personas no localizadas en lo que va del 2024

Local

Persiste el desabasto de agua en Cuautepec 

Este problema es consecuencia de la falta de lluvias que a su vez impide la recarga de los cuerpos de agua 

Local

Así estará el calor. Clima para el finde del 24 al 26 de mayo en Hidalgo

Se prevén lluvias muy fuertes y temperaturas superiores a los 40 °C en diferentes zonas del estado