/ lunes 13 de mayo de 2024

Don Jimmy, personaje tulancinguense 

Aunque este señor es conocido por gran parte de la población, pocos saben sobre su origen

Tulancingo es un municipio lleno de sitios, comida, música y personajes emblemáticos, algunos de ellos han triunfado en el cine, teatro, mundo de la música, docencia, artes, cultura y periodismo, pero algunos más, son meramente conocidos en la localidad. Uno de estos personajes es don Jimmy, un hombre que ha formado parte de la historia de Tulancingo y que según se sabe, tenía todo para ser un gran político.

Alejandro Rosas, ex político de distintos periodos del municipio, narró ante medios de comunicación que este famoso personaje y cuyo verdadero nombre es Jaime García, allá por el año de 1972, luchó social y políticamente para que hubiera una alternancia política en Tulancingo, pero un día desapareció y regresó dañado de sus facultades mentales, luciendo como lo conocemos ahora.

“En 1972, hubo un hombre de oficio carpintero llamado Antonio Martínez Bermúdez; ganó las elecciones municipales, era la oposición al partido gobernador, entre su equipo de trabajo estaba Jaime García y tras una serie de represiones hacia ellos, algunos de estos personajes fueron golpeados y desaparecidos como Don Jimmy, quien al regresar ya no estaba bien de sus facultades mentales y ahora todos lo conocemos por pedirnos 5 pesos prestados”, puntualizó.

Don Jimmy es un hombre de avanzada edad, que se caracteriza por acercarse hacia ti de una manera brusca y con una voz aguardientosa te pide “prestados” cinco pesos, algunas veces te dice que es para su cigarro y otras más para su refresco.

La mayoría de los tulancinguenses lo recordamos como un hombre alto, fornido, con abundante barba, bigote, cabello canoso y siempre deambulando por el primer cuadro de la ciudad, es decir, el jardín de La Floresta. En una de sus manos siempre lleva una botella de refresco negro y en la otra su cigarro, su adicción a la nicotina es tanta que incluso su bigote y barba blanca luce amarrilla del humo del cigarro.

Su presencia en el corazón de Tulancingo era latente y constante, pero de un par de meses para acá dejó de verse con frecuencia, por tanto, El Sol de Tulancingo se dio a la tarea de buscarlo y comprobar que este señor se encuentra bien. La preocupación fue tanta que, incluso fue tema de conversación en redes sociales locales, pues más de uno notó su ausencia y temían por su integridad.

Después de un par de días de caminar por las céntricas calles del municipio con la esperanza de encontrarlo, logramos el objetivo, pues su manera de caminar es inconfundible; lamentablemente es notorio el paso del tiempo en don Jimmy.

Actualmente, a simple vista luce delgado, perdió cabello, sus cejas, barba y bigotes son completamente blancos e incluso pareciera que se hizo “chiquito”, pues camina jorobado y eso hace que se vea más chaparro de lo que realmente es.

Comunicarse con él es casi un reto, pues dice las palabras mochas, pero a su manera, siempre logra dar a entender que quiere cinco pesos prestados para su cigarro. Ese día vestía con un pantalón de mezclilla color negro, unos zapatos de vestir bastantes desgastados, un tipo playera/ sudadera color azul marino y una chamarra gris bastante vieja y sucia, la ubicación exacta donde lo encontramos fue en la calle Molino del Rey esquina con Bravo.

A decir de algunos de los locatarios de esa cuadra, mencionaron que desde hace un par de semanas don Jimmy es visto con frecuencia por ese lado de la ciudad, algunas veces camina por el sitio, otras más está sentado a pie de piso de alguna cortina sin importar el clima que prevalezca.

El cariño o atención hacia este hombre es tanta que, incluso hay una página de Facebook en su honor, en la que la población le escribe o postea alguna foto que se ha dejado tomar en sus apariciones esporádicas en el municipio.

Que si era un hombre rico, que si era un importante abogado, letrado y con gran futuro, que si fue abandonado por sus padres, que sí perdió la cabeza por amor, que si es un hombre con un IQ sobresaliente y por eso parece no pertenecer a este mundo, nadie lo sabe; lo cierto es que el origen, historia y situación real de don Jimmy pocos la conocen, pero hay muchas leyendas como estas a su alrededor y que de boca en boca han ido contándose.

-Tal vez hace unos 10 años o más don Jimmy lucía fuerte y entero-; Karla Castelán, una tulancinguense de nacimiento, recuerda que cuando iba a la secundaria pasaba con sus amigos a distraerse un poco en el centro del municipio y ahí siempre estaba don Jimmy, quien sin pena alguna se acercaba a pedirles para su cigarro, lo gracioso, -asegura- que cuando les pedía el dinero traía un cigarro en la boca y otro más en la oreja.

A diferencia de otras personas en situación de calle del municipio, don Jimmy no es una persona agresiva, acosador o violento, pues si no le das dinero o lo ignoras, pasa de largo y sigue con su camino.

Las principales calles de Tulancingo han sido refugio y hogar para este hombre, que sin importar color, sexo o clase social, o interrumpir un momento importante, se te acerca para pedirte dinero prestado. Lo gracioso ahora, es que sigue pidiendo cinco pesos, cuando los cigarros sueltos han aumentado casi al doble su valor.

Así como él, hay algunas otras personas en situación de calle que son emblemáticas, tal es el caso del “Wicho”, un hombre de edad avanzada con síndrome de Down que desde siempre se ha desempeñado como “viene viene” sobre la calle de Hidalgo y que durante la noche pernocta en la central de autobuses de Tulancingo.


Tulancingo es un municipio lleno de sitios, comida, música y personajes emblemáticos, algunos de ellos han triunfado en el cine, teatro, mundo de la música, docencia, artes, cultura y periodismo, pero algunos más, son meramente conocidos en la localidad. Uno de estos personajes es don Jimmy, un hombre que ha formado parte de la historia de Tulancingo y que según se sabe, tenía todo para ser un gran político.

Alejandro Rosas, ex político de distintos periodos del municipio, narró ante medios de comunicación que este famoso personaje y cuyo verdadero nombre es Jaime García, allá por el año de 1972, luchó social y políticamente para que hubiera una alternancia política en Tulancingo, pero un día desapareció y regresó dañado de sus facultades mentales, luciendo como lo conocemos ahora.

“En 1972, hubo un hombre de oficio carpintero llamado Antonio Martínez Bermúdez; ganó las elecciones municipales, era la oposición al partido gobernador, entre su equipo de trabajo estaba Jaime García y tras una serie de represiones hacia ellos, algunos de estos personajes fueron golpeados y desaparecidos como Don Jimmy, quien al regresar ya no estaba bien de sus facultades mentales y ahora todos lo conocemos por pedirnos 5 pesos prestados”, puntualizó.

Don Jimmy es un hombre de avanzada edad, que se caracteriza por acercarse hacia ti de una manera brusca y con una voz aguardientosa te pide “prestados” cinco pesos, algunas veces te dice que es para su cigarro y otras más para su refresco.

La mayoría de los tulancinguenses lo recordamos como un hombre alto, fornido, con abundante barba, bigote, cabello canoso y siempre deambulando por el primer cuadro de la ciudad, es decir, el jardín de La Floresta. En una de sus manos siempre lleva una botella de refresco negro y en la otra su cigarro, su adicción a la nicotina es tanta que incluso su bigote y barba blanca luce amarrilla del humo del cigarro.

Su presencia en el corazón de Tulancingo era latente y constante, pero de un par de meses para acá dejó de verse con frecuencia, por tanto, El Sol de Tulancingo se dio a la tarea de buscarlo y comprobar que este señor se encuentra bien. La preocupación fue tanta que, incluso fue tema de conversación en redes sociales locales, pues más de uno notó su ausencia y temían por su integridad.

Después de un par de días de caminar por las céntricas calles del municipio con la esperanza de encontrarlo, logramos el objetivo, pues su manera de caminar es inconfundible; lamentablemente es notorio el paso del tiempo en don Jimmy.

Actualmente, a simple vista luce delgado, perdió cabello, sus cejas, barba y bigotes son completamente blancos e incluso pareciera que se hizo “chiquito”, pues camina jorobado y eso hace que se vea más chaparro de lo que realmente es.

Comunicarse con él es casi un reto, pues dice las palabras mochas, pero a su manera, siempre logra dar a entender que quiere cinco pesos prestados para su cigarro. Ese día vestía con un pantalón de mezclilla color negro, unos zapatos de vestir bastantes desgastados, un tipo playera/ sudadera color azul marino y una chamarra gris bastante vieja y sucia, la ubicación exacta donde lo encontramos fue en la calle Molino del Rey esquina con Bravo.

A decir de algunos de los locatarios de esa cuadra, mencionaron que desde hace un par de semanas don Jimmy es visto con frecuencia por ese lado de la ciudad, algunas veces camina por el sitio, otras más está sentado a pie de piso de alguna cortina sin importar el clima que prevalezca.

El cariño o atención hacia este hombre es tanta que, incluso hay una página de Facebook en su honor, en la que la población le escribe o postea alguna foto que se ha dejado tomar en sus apariciones esporádicas en el municipio.

Que si era un hombre rico, que si era un importante abogado, letrado y con gran futuro, que si fue abandonado por sus padres, que sí perdió la cabeza por amor, que si es un hombre con un IQ sobresaliente y por eso parece no pertenecer a este mundo, nadie lo sabe; lo cierto es que el origen, historia y situación real de don Jimmy pocos la conocen, pero hay muchas leyendas como estas a su alrededor y que de boca en boca han ido contándose.

-Tal vez hace unos 10 años o más don Jimmy lucía fuerte y entero-; Karla Castelán, una tulancinguense de nacimiento, recuerda que cuando iba a la secundaria pasaba con sus amigos a distraerse un poco en el centro del municipio y ahí siempre estaba don Jimmy, quien sin pena alguna se acercaba a pedirles para su cigarro, lo gracioso, -asegura- que cuando les pedía el dinero traía un cigarro en la boca y otro más en la oreja.

A diferencia de otras personas en situación de calle del municipio, don Jimmy no es una persona agresiva, acosador o violento, pues si no le das dinero o lo ignoras, pasa de largo y sigue con su camino.

Las principales calles de Tulancingo han sido refugio y hogar para este hombre, que sin importar color, sexo o clase social, o interrumpir un momento importante, se te acerca para pedirte dinero prestado. Lo gracioso ahora, es que sigue pidiendo cinco pesos, cuando los cigarros sueltos han aumentado casi al doble su valor.

Así como él, hay algunas otras personas en situación de calle que son emblemáticas, tal es el caso del “Wicho”, un hombre de edad avanzada con síndrome de Down que desde siempre se ha desempeñado como “viene viene” sobre la calle de Hidalgo y que durante la noche pernocta en la central de autobuses de Tulancingo.


Local

Recolectan firmas para plan de desarrollo de Huapalcalco 

Dicho documento debió de haberse presentado 60 días después de su declaratoria oficial 

Local

Transportistas pierden 20 mdp por bloqueo en Arco Norte

Las afectaciones, tan solo operadores en Hidalgo,  es a dos mil 500 unidades varadas en el kilómetro 150, entronque Pachuca-Tulancingo 

Local

Expo Feria Tulancingo 2024: Confirman dos grupos para el Teatro del Pueblo

La cartelera oficial completa aún no se ha confirmado, pero si que agrupaciones  abrirán y cerrarán 

Local

Hidalgo suma 117 incendios forestales

La entidad ocupa el décimo segundo lugar a nivel nacional en el número de fuegos

Local

Lluvias alivian el estrés hídrico en el Valle del Mezquital

Los alfalfales y maizales recibieron agua de lluvia en días reciente