/ viernes 27 de octubre de 2023

Día de Muertos o Xantolo en Hidalgo: Mole, pan y tamales, delicias que no deben faltar en el altar

El banquete de la cocina se coloca en honor de los seres recordados

Estamos a unos días de vivir unas de las expresiones culturales más arraigadas del estado: Día de Muertos, Xantolo o Todos Santos.

Junto con esta celebración se viene toda una delicia culinaria, una cultura gastronómica con raíces prehispánicas para degustar vivos y muertos.

En un sincretismo entre las costumbres españolas e indígenas, lo mejor de la gastronomía se ofrenda a quienes se adelantaron a la otra vida.

Y aunque cada familia coloca en su altar los platillos favoritos de sus difuntos, hay ciertos manjares culinarios que no pueden faltar como: pan de muerto, tamales y mole con pollo, gallina o guajolote.

Según la tradición durante el 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre regresan para disfrutar los platillos sus seres queridos ofrecen.


Mole, platillo imperdible en la ofrenda

Aunque durante todo el año se realiza este delicioso platillo, es comúnmente en la festividad de Día de Muertos que se comercializa en mayor volumen, pues es justo que al ser uno de los alimentos que se ofrendan mayormente y más complejo de elaborar.

Al menos son 35 las especies que debe contener un mole, algunos de estos son: nuez, chile ancho, chile pasilla, pepita, pasas, piloncillo, chocolate y tortillas.

La comunidad de Santa Ana Hueytlalpan, ubicada en el municipio de Tulancingo, se caracteriza por ser reconocida además de por sus tradiciones, por el rico mole que producen las mujeres de ese bello lugar.

El mole acompañado con pollo, gallina o guajolote, es el platillo favorito que ponen en el altar.

Tamales, un alimento predilecto de Día de Muertos

Los tamales son un platillo que se remonta a la época prehispánica de México, se dice que eran un alimento para las grandes fiestas, también se preparaban para agradecer la fertilidad de la tierra, en cualquier evento social y como ofrenda a los muertos.

Su variedad es muy amplia, pero invariablemente todos se elaboran a partir del maíz y cocidos al vapor, pueden ser salados, rellenos o combinados, y envueltos en diferentes tipos de hoja (papatla, seca de maíz, verde de maíz, plátano, hoja santa, hoja de monte), y de diferentes sabores (salsa verde, mole, pascal, calabazas con queso, rajas, frijoles, hongos, chayotextle, haba, alberjón).


Trabuco, un tamal representativo de San Bartolo

El trabuco, es un platillo ancestral originario de San Bartolo Tutotepec, que tiene un uso completamente ritual debido a que está relacionado con la forma en que envolvían a los muertos, el cual es elaborado por mujeres de la región para colocar en las ofrendas.

Pan de muerto, elemento más preciado del altar

Sin duda el pan es uno de los elementos más preciados en el altar, se dice que su origen data de la época colonial, pero tiene raíces prehispánicas, y que es una representación de los difuntos.

Una de las típicas piezas en Hidalgo es el pan cruzado que se elabora en Acaxochitlán. De colores dorados y gusto dulce, muy parecido a la vista a un corazón, este antiguo pan es tradicional de muerto, ya que va ligado a las creencias indígenas.


Ofrenda de Día de Muertos

La ofrenda del Día de Muertos es una mezcla cultural que debe tener varios elementos esenciales. Si faltara uno de ellos, se pierde aunque no del todo el encanto espiritual que rodea a este patrimonio religioso.

Estamos a unos días de vivir unas de las expresiones culturales más arraigadas del estado: Día de Muertos, Xantolo o Todos Santos.

Junto con esta celebración se viene toda una delicia culinaria, una cultura gastronómica con raíces prehispánicas para degustar vivos y muertos.

En un sincretismo entre las costumbres españolas e indígenas, lo mejor de la gastronomía se ofrenda a quienes se adelantaron a la otra vida.

Y aunque cada familia coloca en su altar los platillos favoritos de sus difuntos, hay ciertos manjares culinarios que no pueden faltar como: pan de muerto, tamales y mole con pollo, gallina o guajolote.

Según la tradición durante el 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre regresan para disfrutar los platillos sus seres queridos ofrecen.


Mole, platillo imperdible en la ofrenda

Aunque durante todo el año se realiza este delicioso platillo, es comúnmente en la festividad de Día de Muertos que se comercializa en mayor volumen, pues es justo que al ser uno de los alimentos que se ofrendan mayormente y más complejo de elaborar.

Al menos son 35 las especies que debe contener un mole, algunos de estos son: nuez, chile ancho, chile pasilla, pepita, pasas, piloncillo, chocolate y tortillas.

La comunidad de Santa Ana Hueytlalpan, ubicada en el municipio de Tulancingo, se caracteriza por ser reconocida además de por sus tradiciones, por el rico mole que producen las mujeres de ese bello lugar.

El mole acompañado con pollo, gallina o guajolote, es el platillo favorito que ponen en el altar.

Tamales, un alimento predilecto de Día de Muertos

Los tamales son un platillo que se remonta a la época prehispánica de México, se dice que eran un alimento para las grandes fiestas, también se preparaban para agradecer la fertilidad de la tierra, en cualquier evento social y como ofrenda a los muertos.

Su variedad es muy amplia, pero invariablemente todos se elaboran a partir del maíz y cocidos al vapor, pueden ser salados, rellenos o combinados, y envueltos en diferentes tipos de hoja (papatla, seca de maíz, verde de maíz, plátano, hoja santa, hoja de monte), y de diferentes sabores (salsa verde, mole, pascal, calabazas con queso, rajas, frijoles, hongos, chayotextle, haba, alberjón).


Trabuco, un tamal representativo de San Bartolo

El trabuco, es un platillo ancestral originario de San Bartolo Tutotepec, que tiene un uso completamente ritual debido a que está relacionado con la forma en que envolvían a los muertos, el cual es elaborado por mujeres de la región para colocar en las ofrendas.

Pan de muerto, elemento más preciado del altar

Sin duda el pan es uno de los elementos más preciados en el altar, se dice que su origen data de la época colonial, pero tiene raíces prehispánicas, y que es una representación de los difuntos.

Una de las típicas piezas en Hidalgo es el pan cruzado que se elabora en Acaxochitlán. De colores dorados y gusto dulce, muy parecido a la vista a un corazón, este antiguo pan es tradicional de muerto, ya que va ligado a las creencias indígenas.


Ofrenda de Día de Muertos

La ofrenda del Día de Muertos es una mezcla cultural que debe tener varios elementos esenciales. Si faltara uno de ellos, se pierde aunque no del todo el encanto espiritual que rodea a este patrimonio religioso.

Policiaca

Chocan camionetas e impactan negocio en Tulancingo

La barda de un taller quedó severamente dañada luego de que dos unidades se impactaron sobre la misma 

Local

Más de mil hidalguenses reciben atención médica gratuita: Sedeco

A través del “Dr. Vagón: el tren de la salud”, familias de Huichapan y Apan,  podrán recibir distintos servicios de salud 

Local

Autorizados más de mil 284 mdp para obra pública: Contraloría de Hidalgo

La Secretaría revisó y validó  188 proyectos en la entidad 

Local

IMSS Bienestar invita a registrarse a padrón

Se busca la credencialización de los hidalguenses para que tengan mayor cobertura de salud 

Local

Piden regular el precio de pipas de agua

Los ríos que abastece a Huejutla están prácticamente sin agua 

Local

Harán vasectomías gratuitas en Tulancingo 

Se trata de una jornada a cargo de la Secretaría de Salud de Hidalgo