/ domingo 27 de septiembre de 2020

Aspiran al Ariel plasmando a México a través del cine

Los nominados a Película y Director para la edición 62 del Premio Ariel representan historias sobre la realidad de nuestro país, a partir de diversos géneros

A través del drama, la comedia, la música, un mundo distópico y la contracultura es como los cinco directores nominados este año a las ternas principales del Premio Ariel retratan la realidad de nuestro país.

Esta noche se realiza vía streaming, con transmisión también por Canal 22, la entrega 62 del premio a lo mejor del cine nacional, entregado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, teniendo como máxima nominada la cinta Ya no estoy aquí, del director Fernando Frías.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La cinta con 13 nominaciones cuenta la historia de Ulises, un joven miembro de la pandilla Los Terkos, amantes de la cumbia rebajada, que forzado por un acontecimiento con un cártel de narcotráfico en Monterrey es obligado a migrar a Nueva York para salvar su vida, pero dejando atrás sus raíces e identidad.

“Mas allá de reivindicar a una comunidad marginada o de ver lo rico y de la cumbia, también Ya no estoy aquí tiene algo triste y nostálgico que retrata y cuestiona la falta de oportunidades que hay en nuestro país, así como la movilidad social que deja a la gente con una sensación agridulce”, explicó su director en entrevista.

Esto no es Berlín, dirigida por Hari Sama, con 12 nominaciones, es otra historia que desde su perspectiva aborda la contracultura. La trama, desarrollada justo en medio del Mundial de Futbol de México 86, retrata el mundo underground de la época, junto a los grupos post punk, la libertad sexual y el uso indiscriminado de las drogas, pero a su vez aborda el tema de la búsqueda de identidad que el director realizó a partir de sus propias vivencias.

“Es una historia mía, sobre cicatrices que pensé que ya estaban cerradas y que al momento de revivirlas para esta película me di cuenta que estaban frescas. Podría decir que se muestra esa época de los años ochenta, de una generación extravagante y con ganas de descubrir el mundo y que gran parte provenimos de familias fracturadas, donde la música y el arte nos dieron un nuevo respiro”, cuenta Hari Sama.

Las vivencias de José María Yazpik también fueron inspiración para realizar Polvo, la cinta que protagonizar y con la que debuta como director obtuvo 11 nominaciones al Ariel. La historia basada en sus vivencias y las de su hermano Carlos Yazpik en San Ignacio, su pueblo natal en Baja California Sur, eran tan personales para el actor que se vio obligado a contarlas desde su visión como cineasta.

“El personaje y yo empezamos a hacernos las mismas preguntas. Y a partir de esa coincidencia tomé la decisión de dirigirlo yo, pues se había vuelto algo muy personal. Al contar una historia sobre mi familia y sobre mi pueblo, no había manera de que otra persona tomara las riendas del proyecto”, explica Yazpik en entrevista.

La identidad también fue inspiración para Kenya Márquez al momento de crear Asfixia, aspirante a siete premios Ariel. La historia gira en torno a Alma, una mujer albina que además de enfrentar los prejuicios y el racismo de la sociedad, luego de dejar la cárcel se ve forzada a cuidar a un hipocondríaco con una obsesión compulsiva con quien termina formando un vínculo afectivo.

“Me parece que este es un trabajo sobre el amor y la empatía, sobre aprender a reconocernos el uno frente al otro sin ninguna etiqueta, porque no hablamos sólo de una discriminación racial, sino también de aquellas personas que sufren alguna enfermedad mental y que son rechazados de la sociedad”, comentó la realizadora.

La ruptura social fue inspiración para Julio Hernández Cordón, quien a través de Cómprame un revolver, protagonizada por Huck, una niña que debe ocultar su identidad y género para evitar ser secuestrada por el narcotráfico, pues la historia narra un México apocalíptico, donde las mujeres prácticamente han desaparecido por la violencia de género y la influencia del narcotráfico en la sociedad.

“La película es un retrato de lo que significa vivir en algunas zonas de México, porque han sido por lo menos dos décadas de violencia muy extrema e irracional. Me inspiró hacer una historia así porque tengo hijas, y me gustaría que ellas vivieran en un lugar más tranquilo, más respetuoso hacia el otro, hacia las mujeres. Porque creo que añoro el México que me tocó cuando fui niño”, dice el director.

La edición 62 del Premio Ariel podrá seguirse hoy a partir de las 20:30 horas por el Facebook de la AMACC y en Canal 22.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

A través del drama, la comedia, la música, un mundo distópico y la contracultura es como los cinco directores nominados este año a las ternas principales del Premio Ariel retratan la realidad de nuestro país.

Esta noche se realiza vía streaming, con transmisión también por Canal 22, la entrega 62 del premio a lo mejor del cine nacional, entregado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, teniendo como máxima nominada la cinta Ya no estoy aquí, del director Fernando Frías.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La cinta con 13 nominaciones cuenta la historia de Ulises, un joven miembro de la pandilla Los Terkos, amantes de la cumbia rebajada, que forzado por un acontecimiento con un cártel de narcotráfico en Monterrey es obligado a migrar a Nueva York para salvar su vida, pero dejando atrás sus raíces e identidad.

“Mas allá de reivindicar a una comunidad marginada o de ver lo rico y de la cumbia, también Ya no estoy aquí tiene algo triste y nostálgico que retrata y cuestiona la falta de oportunidades que hay en nuestro país, así como la movilidad social que deja a la gente con una sensación agridulce”, explicó su director en entrevista.

Esto no es Berlín, dirigida por Hari Sama, con 12 nominaciones, es otra historia que desde su perspectiva aborda la contracultura. La trama, desarrollada justo en medio del Mundial de Futbol de México 86, retrata el mundo underground de la época, junto a los grupos post punk, la libertad sexual y el uso indiscriminado de las drogas, pero a su vez aborda el tema de la búsqueda de identidad que el director realizó a partir de sus propias vivencias.

“Es una historia mía, sobre cicatrices que pensé que ya estaban cerradas y que al momento de revivirlas para esta película me di cuenta que estaban frescas. Podría decir que se muestra esa época de los años ochenta, de una generación extravagante y con ganas de descubrir el mundo y que gran parte provenimos de familias fracturadas, donde la música y el arte nos dieron un nuevo respiro”, cuenta Hari Sama.

Las vivencias de José María Yazpik también fueron inspiración para realizar Polvo, la cinta que protagonizar y con la que debuta como director obtuvo 11 nominaciones al Ariel. La historia basada en sus vivencias y las de su hermano Carlos Yazpik en San Ignacio, su pueblo natal en Baja California Sur, eran tan personales para el actor que se vio obligado a contarlas desde su visión como cineasta.

“El personaje y yo empezamos a hacernos las mismas preguntas. Y a partir de esa coincidencia tomé la decisión de dirigirlo yo, pues se había vuelto algo muy personal. Al contar una historia sobre mi familia y sobre mi pueblo, no había manera de que otra persona tomara las riendas del proyecto”, explica Yazpik en entrevista.

La identidad también fue inspiración para Kenya Márquez al momento de crear Asfixia, aspirante a siete premios Ariel. La historia gira en torno a Alma, una mujer albina que además de enfrentar los prejuicios y el racismo de la sociedad, luego de dejar la cárcel se ve forzada a cuidar a un hipocondríaco con una obsesión compulsiva con quien termina formando un vínculo afectivo.

“Me parece que este es un trabajo sobre el amor y la empatía, sobre aprender a reconocernos el uno frente al otro sin ninguna etiqueta, porque no hablamos sólo de una discriminación racial, sino también de aquellas personas que sufren alguna enfermedad mental y que son rechazados de la sociedad”, comentó la realizadora.

La ruptura social fue inspiración para Julio Hernández Cordón, quien a través de Cómprame un revolver, protagonizada por Huck, una niña que debe ocultar su identidad y género para evitar ser secuestrada por el narcotráfico, pues la historia narra un México apocalíptico, donde las mujeres prácticamente han desaparecido por la violencia de género y la influencia del narcotráfico en la sociedad.

“La película es un retrato de lo que significa vivir en algunas zonas de México, porque han sido por lo menos dos décadas de violencia muy extrema e irracional. Me inspiró hacer una historia así porque tengo hijas, y me gustaría que ellas vivieran en un lugar más tranquilo, más respetuoso hacia el otro, hacia las mujeres. Porque creo que añoro el México que me tocó cuando fui niño”, dice el director.

La edición 62 del Premio Ariel podrá seguirse hoy a partir de las 20:30 horas por el Facebook de la AMACC y en Canal 22.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Policiaca

A proceso conductora por menor fallecido

Le imputan presuntos delitos de homicidio y lesiones

Aderezo

Por qué se celebra el Día del Veganismo

Concienciar a la sociedad sobre la explotación animal y sobre cómo este estilo de vida es saludable son algunos de los objetivos

Doble Vía

El Covid-19 mejoró el hábito de lavado de manos

Las expectativas de higiene cambiaron en la pandemia, y un estudio explica los motivos y tendencias

Deportes

Mike Tyson y Jones Jr. se preparan para una "pelea real"

Tyson abandonará su retiro de 15 años para este combate a puerta cerrada

Automotriz

MG Motor se instala en México con tres modelos

MG Motor se instala en México con tres modelos

Policiaca

Vehículos chocan en pleno centro de Progreso

Un adulto y un menor resultaron lesionados

Policiaca

Vuelca y se incendia camioneta con tanques de gas

Al parecer una ponchadura habría provocado el accidente que de causalidad no causó una tragedia