/ viernes 23 de febrero de 2024

Sombrillas de Las Escaleritas de Tulancingo en mal estado

Las colocaron hace unos meses para embellecer el Callejón Méndez Morato ahí donde nace el Cerro del Tezontle, el deterioro es notable

Las sombrillas que por algunos meses cubrieron de colores y volvieron aún más instagrameable el callejón Manuel Méndez Morato en Tulancingo (mejor conocido como “Las Escaleritas”), actualmente lucen completamente en descuido, evidentemente desacomodadas por las fuertes corrientes de aire que azotaron a la ciudad recientemente, rotas y en riesgo de atorarse con los cables de luz que abastecen de energía las calles aledañas al Tulantianguis.

En recorrido in situ, este medio informativo constató la reciente denuncia ciudadana por intervenir en este punto, pues además de que representan un riesgo potencial para transeúntes y vecinos, empobrecen los bellos artes que se pintaron en los muros del callejón hace poco más de un año por artistas urbanos pertenecientes y originarios de Tulancingo, adscritos al colectivo MUTU, con el patrocinio de algunas empresas privadas y el municipio.

Cabe recordar que a partir de esta rehabilitación en diciembre de 2022, este sitio en donde nace el Cerro del Tezontle, empezó a utilizarse como detonante turístico para los barrios altos del centro de la ciudad, sede, al menos desde esa fecha, de callejoneadas, noches de leyendas, encuentros artísticos y sesiones fotográficas en las que lucen los brillantes colores de los mencionados murales.


La historia del Callejón Méndez Morato, Las Escaleritas de Tulancingo

Como hemos contado anteriormente en El Sol de Tulancingo, la historia de este pintoresco callejón se remonta desde el periodo prehispánico, cuando comenzó la extracción de la piedra volcánica de tezontle, abundante en este cerro.

Dicha actividad dio paso a la formación de un socavón en el punto más alto de Tulancingo, lo que hoy en día se conoce como el Cerro del Tezontle y en donde se monta diariamente el Tulantianguis. Sin embargo, este gran hoyo generó un problema de movilidad para los habitantes de las colonias altas del municipio.

Fue por ello que a principios del siglo XX, el tulancinguense Manuel Méndez Morato donó una parte de sus tierras para que se pudieran crear las escaleras que conectan al centro del municipio con estos asentamientos.

Don Manuel Méndez fue un hombre dedicado al comercio, pues tenía una zapatería y una carnicería en el mercado municipal y aunque no poseía una fortuna exorbitante, el amor a Tulancingo y el altruismo lo llevaron a donar toda la zona de las escaleritas.

Actualmente, en este callejón pueden apreciarse 22 murales, entre los que encontramos a Quetzalcóatl, un colibrí de tenangos, un axolote y un xoloitzcuintle.

Las sombrillas que por algunos meses cubrieron de colores y volvieron aún más instagrameable el callejón Manuel Méndez Morato en Tulancingo (mejor conocido como “Las Escaleritas”), actualmente lucen completamente en descuido, evidentemente desacomodadas por las fuertes corrientes de aire que azotaron a la ciudad recientemente, rotas y en riesgo de atorarse con los cables de luz que abastecen de energía las calles aledañas al Tulantianguis.

En recorrido in situ, este medio informativo constató la reciente denuncia ciudadana por intervenir en este punto, pues además de que representan un riesgo potencial para transeúntes y vecinos, empobrecen los bellos artes que se pintaron en los muros del callejón hace poco más de un año por artistas urbanos pertenecientes y originarios de Tulancingo, adscritos al colectivo MUTU, con el patrocinio de algunas empresas privadas y el municipio.

Cabe recordar que a partir de esta rehabilitación en diciembre de 2022, este sitio en donde nace el Cerro del Tezontle, empezó a utilizarse como detonante turístico para los barrios altos del centro de la ciudad, sede, al menos desde esa fecha, de callejoneadas, noches de leyendas, encuentros artísticos y sesiones fotográficas en las que lucen los brillantes colores de los mencionados murales.


La historia del Callejón Méndez Morato, Las Escaleritas de Tulancingo

Como hemos contado anteriormente en El Sol de Tulancingo, la historia de este pintoresco callejón se remonta desde el periodo prehispánico, cuando comenzó la extracción de la piedra volcánica de tezontle, abundante en este cerro.

Dicha actividad dio paso a la formación de un socavón en el punto más alto de Tulancingo, lo que hoy en día se conoce como el Cerro del Tezontle y en donde se monta diariamente el Tulantianguis. Sin embargo, este gran hoyo generó un problema de movilidad para los habitantes de las colonias altas del municipio.

Fue por ello que a principios del siglo XX, el tulancinguense Manuel Méndez Morato donó una parte de sus tierras para que se pudieran crear las escaleras que conectan al centro del municipio con estos asentamientos.

Don Manuel Méndez fue un hombre dedicado al comercio, pues tenía una zapatería y una carnicería en el mercado municipal y aunque no poseía una fortuna exorbitante, el amor a Tulancingo y el altruismo lo llevaron a donar toda la zona de las escaleritas.

Actualmente, en este callejón pueden apreciarse 22 murales, entre los que encontramos a Quetzalcóatl, un colibrí de tenangos, un axolote y un xoloitzcuintle.

Policiaca

Mineral de la Reforma: muere una mujer tras riña

El presunto responsable sería su pareja, también resultó lesionado

Local

Huautla: Por falta de obra, retienen a funcionarios de la alcaldía

Fueron llevados a la galera de este centro poblacional

Local

Tenango de Doria: Cierran clínica en San Nicolás; llevan tres años sin médico

Con un cierre de puertas en protesta, exigieron a las autoridades de Salud designar personal para atender en la unidad

Doble Vía

Día Cero: qué ciudad será la primera en quedarse sin agua según la UNAM

La escasez del agua cada vez es más notable en el estado, el país y en el mundo

Local

Ramo ganadero peligra por sequía y alto costo del forraje

La falta de lluvias ha provocado pérdidas para el sector en el Valle de Tulancingo