/ jueves 9 de noviembre de 2023

Sería feminicidio muerte de Mariana N. en hotel

A una semana de la última noche en que recibieron noticias de ella, su familia acusa que el Ministerio Público de Tulancingo catalogó el deceso como un “accidente”; ya investiga la Procuraduría

Hubo omisión y probables malos manejos de procedimientos por parte de agentes del Ministerio Público de Tulancingo, así lo denuncian familiares de Mariana N., quien la madrugada de este jueves cumplió ya una semana de que fuera encontrada sin vida al interior del Hotel Señorial de esta ciudad, un alojamiento cercano a la central camionera ubicado sobre la carretera federal México-Tuxpan.

Según relatan, fue el pasado miércoles que familiares hablaron con ella vía telefónica, cuando Mariana les avisaba que pasaría la noche en un hotel para irse muy temprano al otro día a tomar un autobús con destino a Tula, su tierra natal, para ver a su pequeña hija. Jamás pensaron que esta se convertiría en la última vez que escucharían su voz, pues fue el jueves cuando ya no supieron más de ella.

“El jueves ya no contestó llamadas ni mensajes, nos preocupamos y su pareja que estaba en Tulancingo logró rastrear su celular (...) dijo que estaba en ese hotel, pero cuando llegó no le dejaban pasar. Fue hasta el viernes que pudo identificar su cuerpo, pero ya había circulado la información en medios de comunicación, antes de que nosotros pudiéramos verla”, señala la familia.

Aquí fue donde comenzaron las omisiones y procedimientos que acrecentaron la desconfianza para ellos: pese a que su madre y su hermano estaban ahí, no se les permitió verla ni tampoco les entregaron el cuerpo, pues “ponían mil pretextos”, entre ellos, supuestas irregularidades administrativas. Fue hasta el sábado 04 de noviembre que les entregaron a Mariana, momento en el que confirmaron la existencia de huellas de violencia esparcidas por todo su cuerpo.

“Su cuerpo tenía marcas de que se había intentado defender. Manos arañadas, por cierto ella siempre tenía uñas y cuando nos la entregaron no tenía ni una; en sus espinillas y piernas había moretones, un golpe en el rostro y cuello con marcas de estrangulamiento”, pese a ello, el Ministerio Público informó en su dictamen que “no tenía nada” y que su fallecimiento había sido “un accidente”.

Por si fuera poco, aunque agentes habían señalado primeramente que sus objetos estaban bajo resguardo (entre ellos su celular), al momento de recibir el cuerpo les argumentaron que “no se había encontrado nada”, además de que desmintieron que el hotel tuviera cámaras de vigilancia pese a que antes también se habían ofrecido a mostrarles los videos para conocer la identidad del probable feminicida.

“Que siempre no tenía cámaras, que se confundieron. Marcaron su muerte como accidente y que no había más que hacer”, les dijeron.

En ese sentido, El Sol de Tulancingo acudió a las instalaciones de dicho alojamiento para levantar alguna declaración gerencial, sin embargo, se negaron a dar testimonios argumentando que “nos dijeron que no dijéramos más, entendemos que quieran saber al respecto pero nos dijeron que estamos en medio de una investigación”

La investigación a la que se refieren es una que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) ya encauza con perspectiva de probable feminicidio, aunque de momento el hotel donde ocurrió el hecho opera con normalidad y sigue sin conocerse la identidad de la persona que supuestamente entró a la habitación de Mariana durante la madrugada del jueves, algo que no encaja con su forma de ser, según mencionó la familia:

“Ella no nos dijo que iba con alguien, además, en el hotel ni nos quisieron decir quién era la otra persona a pesar de que ellos fueron quienes le permitieron meterse al cuarto de Mariana (...) queremos que se haga justicia y que no quede impune como muchos otros feminicidios que han ocurrido”

De igual manera, grupos feministas acusan omisión por parte de las autoridades además de que se han posicionado al respecto, exigiendo se haga justicia. Cabe recordar que sobre el trágico hecho, la dirección de Policía de Tulancingo informó que los trabajadores del hotel acudieron a la habitación 16 (donde estaba hospedada la mujer) y descubrieron que esta no reaccionaba, por lo que solicitaron la presencia de paramédicos y confirmaron que ya no contaba con signos de vida.

Según señalaron los uniformados, el cuerpo de la víctima de posible feminicidio estaba desnudo, boca arriba, con visibles huellas de violencia y tapado con una cobija. La mujer estaba sola en la habitación, pero los trabajadores confirmaron que un hombre que ya se encontraba en el sitio, solicitó pasarse a la habitación 16.

De 30 años de edad, Mariana trabajaba en un restaurante de Tulancingo y acostumbraba viajar a Tula los fines de semana para ver a su hija. En caso de que las autoridades judiciales confirmen que en efecto fue feminicidio, sería el tercer caso de este ilícito que ocurre en el Valle de Tulancingo en menos de un mes, luego de que el pasado 13 de octubre, una mujer fue asesinada a balazos en el estacionamiento del conocido restaurante carretero La Preferida; y el 22 de octubre, en Cuautepec, una señora de la tercera edad fue ultimada a balazos en compañía de su esposo, a bordo de su camioneta.


Hubo omisión y probables malos manejos de procedimientos por parte de agentes del Ministerio Público de Tulancingo, así lo denuncian familiares de Mariana N., quien la madrugada de este jueves cumplió ya una semana de que fuera encontrada sin vida al interior del Hotel Señorial de esta ciudad, un alojamiento cercano a la central camionera ubicado sobre la carretera federal México-Tuxpan.

Según relatan, fue el pasado miércoles que familiares hablaron con ella vía telefónica, cuando Mariana les avisaba que pasaría la noche en un hotel para irse muy temprano al otro día a tomar un autobús con destino a Tula, su tierra natal, para ver a su pequeña hija. Jamás pensaron que esta se convertiría en la última vez que escucharían su voz, pues fue el jueves cuando ya no supieron más de ella.

“El jueves ya no contestó llamadas ni mensajes, nos preocupamos y su pareja que estaba en Tulancingo logró rastrear su celular (...) dijo que estaba en ese hotel, pero cuando llegó no le dejaban pasar. Fue hasta el viernes que pudo identificar su cuerpo, pero ya había circulado la información en medios de comunicación, antes de que nosotros pudiéramos verla”, señala la familia.

Aquí fue donde comenzaron las omisiones y procedimientos que acrecentaron la desconfianza para ellos: pese a que su madre y su hermano estaban ahí, no se les permitió verla ni tampoco les entregaron el cuerpo, pues “ponían mil pretextos”, entre ellos, supuestas irregularidades administrativas. Fue hasta el sábado 04 de noviembre que les entregaron a Mariana, momento en el que confirmaron la existencia de huellas de violencia esparcidas por todo su cuerpo.

“Su cuerpo tenía marcas de que se había intentado defender. Manos arañadas, por cierto ella siempre tenía uñas y cuando nos la entregaron no tenía ni una; en sus espinillas y piernas había moretones, un golpe en el rostro y cuello con marcas de estrangulamiento”, pese a ello, el Ministerio Público informó en su dictamen que “no tenía nada” y que su fallecimiento había sido “un accidente”.

Por si fuera poco, aunque agentes habían señalado primeramente que sus objetos estaban bajo resguardo (entre ellos su celular), al momento de recibir el cuerpo les argumentaron que “no se había encontrado nada”, además de que desmintieron que el hotel tuviera cámaras de vigilancia pese a que antes también se habían ofrecido a mostrarles los videos para conocer la identidad del probable feminicida.

“Que siempre no tenía cámaras, que se confundieron. Marcaron su muerte como accidente y que no había más que hacer”, les dijeron.

En ese sentido, El Sol de Tulancingo acudió a las instalaciones de dicho alojamiento para levantar alguna declaración gerencial, sin embargo, se negaron a dar testimonios argumentando que “nos dijeron que no dijéramos más, entendemos que quieran saber al respecto pero nos dijeron que estamos en medio de una investigación”

La investigación a la que se refieren es una que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) ya encauza con perspectiva de probable feminicidio, aunque de momento el hotel donde ocurrió el hecho opera con normalidad y sigue sin conocerse la identidad de la persona que supuestamente entró a la habitación de Mariana durante la madrugada del jueves, algo que no encaja con su forma de ser, según mencionó la familia:

“Ella no nos dijo que iba con alguien, además, en el hotel ni nos quisieron decir quién era la otra persona a pesar de que ellos fueron quienes le permitieron meterse al cuarto de Mariana (...) queremos que se haga justicia y que no quede impune como muchos otros feminicidios que han ocurrido”

De igual manera, grupos feministas acusan omisión por parte de las autoridades además de que se han posicionado al respecto, exigiendo se haga justicia. Cabe recordar que sobre el trágico hecho, la dirección de Policía de Tulancingo informó que los trabajadores del hotel acudieron a la habitación 16 (donde estaba hospedada la mujer) y descubrieron que esta no reaccionaba, por lo que solicitaron la presencia de paramédicos y confirmaron que ya no contaba con signos de vida.

Según señalaron los uniformados, el cuerpo de la víctima de posible feminicidio estaba desnudo, boca arriba, con visibles huellas de violencia y tapado con una cobija. La mujer estaba sola en la habitación, pero los trabajadores confirmaron que un hombre que ya se encontraba en el sitio, solicitó pasarse a la habitación 16.

De 30 años de edad, Mariana trabajaba en un restaurante de Tulancingo y acostumbraba viajar a Tula los fines de semana para ver a su hija. En caso de que las autoridades judiciales confirmen que en efecto fue feminicidio, sería el tercer caso de este ilícito que ocurre en el Valle de Tulancingo en menos de un mes, luego de que el pasado 13 de octubre, una mujer fue asesinada a balazos en el estacionamiento del conocido restaurante carretero La Preferida; y el 22 de octubre, en Cuautepec, una señora de la tercera edad fue ultimada a balazos en compañía de su esposo, a bordo de su camioneta.


Policiaca

Homicidios, abuso sexual, y violencia familiar, delitos más frecuentes en Cuautepec 

El último caso de muerte dolosa con uso de arma de fuego que se registró en el municipio, fue el pasado viernes 12 de abril, en la comunidad de Santa Elena Paliseca

Local

Tenango de Doria: Cierran clínica en San Nicolás; llevan tres años sin médico

Con un cierre de puertas en protesta, exigieron a las autoridades de Salud designar personal para atender en la unidad

Local

Ramo ganadero peligra por sequía y alto costo del forraje

La falta de lluvias ha provocado pérdidas para el sector en el Valle de Tulancingo

Local

Falta de lluvia, principal problema para el abastecimiento de agua en Tulancingo

No sube el nivel de agua de los pozos del municipio, lo que provoca que baje la presión con la que los hogares tulancinguenses

Local

Van más de 450 fugas de agua en Tulancingo durante 2024

En promedio, el municipio registró cinco fugas de agua diarias tan solo de enero a marzo

Elecciones 2024

Tulancingo: De ocho contendientes, solo PRI y Morena iniciaron campaña con evento

Pese a que fueron eventos multitudinarios, en ninguno se rebasó a los 500 asistentes