/ lunes 22 de abril de 2024

Ramo ganadero peligra por sequía y alto costo del forraje

La falta de lluvias ha provocado pérdidas para el sector en el Valle de Tulancingo

Los hatos de 450 ganaderos peligran en esta región, lo anterior derivado de múltiples factores que desde hace tres años los aquejan. La sequía, los altos costos del forraje, que en muchos casos hasta cuadruplicaron su precio, y la competencia desleal con fórmulas lácteas son los principales problemas que enfrentan, así lo dio a conocer, Raul Soto, presidente de la Asociación Ganadera Especializada en Bovinos y Productores de Leche en la región.

Sigue nuestro canal de WhatsApp

“No tenemos con qué alimentar al ganado. La zona del Valle del Mezquital, Actopan, Tula y toda esa zona, es la que surte de forraje a Tulancingo, se ha encarecido porque no hay pastura o forraje creado en el Valle de Tulancingo (...) Es escaso, muy caro y muchos productores no tienen forma de aguantar ese ritmo”, expresó.

Y es que el costo de los forrajes prácticamente se cuadruplicó, pues en el caso de la alfalfa la paca costaba hasta 80 pesos y ahora está en 220 pesos, la avena se vendía en 40 pesos y ahora supera los 160 pesos, la paja antes tenía un costo de 15 pesos y ahora de 70 pesos.

ALTERNATIVA POCO VIABLE

Ante esta situación, los ganaderos han buscado alternativas para alimentar a sus animales como lo es el bagazo, el cual lo obtienen de los residuos de la cervecera de Apan, aunque el ganado no puede ser alimentado en su totalidad con esto ya que le puede generar problemas en su salud.

“De lo que teníamos registrado ya solo queda una tercera parte, esto es una carrera de tiempo, a ver quién aguanta”, lamentó el líder de la asociación ganadera.

La situación ha golpeado tanto al sector que para poder solventar los gastos para alimentar y cuidar a su ganado, han llegado al punto de tener que vender una vaca para poder sacar adelante a las demás, volviéndose un círculo vicioso.

“Han tenido que vender una vaca para darle de comer a las demás y así se la llevan”, indicó.

COMPETENCIA DESLEAL

Además de estos golpes que han recibido los integrantes de la Asociación Ganadera Especializada en Bovinos y productores de Leche del Valle de Tulancingo para los alimentos del ganado, se le suma la competencia desleal de venta de leche de otros estados y elaboración de queso análogo, que es mucho más barato que el producto local aunque carece de la misma calidad.

Soto explicó que al estado llega leche producida en Jalisco, la cual se vende mucho más barata y por ende, merma la comercialización de la leche producida en el Valle de Tulancingo. La leche de Jalisco, para las industrias, se comercializa en aproximadamente 8 pesos el litro mientras que la producida en Tulancingo, alcanza hasta los 11 pesos el litro.

En el caso de los productos hechos con fórmulas lácteas, la asociación busca quitar la denominación de todos los derivados del lácteo como el queso, yogurt, crema, nata y leche que en realidad no están hechos con leche de vaca, lo que los hace productos baratos a comparación de los que están elaborados con leche real.

“Tiene casi siete años que venimos presionando, junto con parte de gobierno del estado, Holstein México, la Unión Ganadera de Jalisco, la Unión Ganadera de Aguascalientes, presionamos fuertemente e hicimos una iniciativa de ley aquí en Hidalgo, salió con presión de nosotros principalmente y luego se sumaron los demás, para poder quitarle la denominación de leche a lo que no era leche”, explicó el líder ganadero.

Soto añadió que muchos de esos productos comerciales están hechos de manera artificial, realizados con derivados de la leche y saborizantes artificiales, por ello buscan mesas de trabajo con los actuales diputados locales para impulsar la norma y como este trabajo no se terminará en unos meses, proyectan también pláticas con los diputados electos el próximo 2 de junio.

“Esa leche es de uso pecuario, es para animales y la están usando los industriales del queso para hacer queso. No se vale que engañen a la gente con leche en polvo, afecten a los productores de leche del Valle de Tulancingo y de México en general con una leche que viene para uso pecuario”, explicó.

Los quesos análogos son fabricados con fórmulas lácteas y el kilo llega a venderse en 70 pesos, mientras que el queso hecho con leche real ocupa 10 litros de leche, que en promedio vale 11 pesos el litro, resultando un queso con un valor de por lo menos 110 pesos, explicó Soto, y el análogo es mucho más barato hacerlo y por ende, en su venta.

En ese sentido, Raul Soto, lamentó que no haya ningún apoyo por parte del gobierno federal para el campo, ni por el tema de la sequía ni en cuanto a los sistemas de riego, el aprovechamiento del agua.

“La sequía, traen leche barata de Jalisco, no hay apoyos, no hay una forma de tratar de recuperar los mantos acuíferos para poder regar, no hay lluvia, está el panorama sumamente difícil”, lamentó.

PROYECTO FALLIDO

A esto se le suma el proyecto fallido del Centro de Acopio Lechero, que aunque según autoridades estatales la construcción del lugar se encontraba a un 80%, hoy en día sigue sin operar.

En su momento, el centro de acopio lechero en Tulancingo beneficiaría a más de 450 productores de leche pues su capacidad de acopio se estimaba de 30 mil litros diarios al contar con dos tanques de 15 mil litros cada uno, un sistema de enfriamiento de leche, andén de carga y descarga así como patio de maniobras.

Los hatos de 450 ganaderos peligran en esta región, lo anterior derivado de múltiples factores que desde hace tres años los aquejan. La sequía, los altos costos del forraje, que en muchos casos hasta cuadruplicaron su precio, y la competencia desleal con fórmulas lácteas son los principales problemas que enfrentan, así lo dio a conocer, Raul Soto, presidente de la Asociación Ganadera Especializada en Bovinos y Productores de Leche en la región.

Sigue nuestro canal de WhatsApp

“No tenemos con qué alimentar al ganado. La zona del Valle del Mezquital, Actopan, Tula y toda esa zona, es la que surte de forraje a Tulancingo, se ha encarecido porque no hay pastura o forraje creado en el Valle de Tulancingo (...) Es escaso, muy caro y muchos productores no tienen forma de aguantar ese ritmo”, expresó.

Y es que el costo de los forrajes prácticamente se cuadruplicó, pues en el caso de la alfalfa la paca costaba hasta 80 pesos y ahora está en 220 pesos, la avena se vendía en 40 pesos y ahora supera los 160 pesos, la paja antes tenía un costo de 15 pesos y ahora de 70 pesos.

ALTERNATIVA POCO VIABLE

Ante esta situación, los ganaderos han buscado alternativas para alimentar a sus animales como lo es el bagazo, el cual lo obtienen de los residuos de la cervecera de Apan, aunque el ganado no puede ser alimentado en su totalidad con esto ya que le puede generar problemas en su salud.

“De lo que teníamos registrado ya solo queda una tercera parte, esto es una carrera de tiempo, a ver quién aguanta”, lamentó el líder de la asociación ganadera.

La situación ha golpeado tanto al sector que para poder solventar los gastos para alimentar y cuidar a su ganado, han llegado al punto de tener que vender una vaca para poder sacar adelante a las demás, volviéndose un círculo vicioso.

“Han tenido que vender una vaca para darle de comer a las demás y así se la llevan”, indicó.

COMPETENCIA DESLEAL

Además de estos golpes que han recibido los integrantes de la Asociación Ganadera Especializada en Bovinos y productores de Leche del Valle de Tulancingo para los alimentos del ganado, se le suma la competencia desleal de venta de leche de otros estados y elaboración de queso análogo, que es mucho más barato que el producto local aunque carece de la misma calidad.

Soto explicó que al estado llega leche producida en Jalisco, la cual se vende mucho más barata y por ende, merma la comercialización de la leche producida en el Valle de Tulancingo. La leche de Jalisco, para las industrias, se comercializa en aproximadamente 8 pesos el litro mientras que la producida en Tulancingo, alcanza hasta los 11 pesos el litro.

En el caso de los productos hechos con fórmulas lácteas, la asociación busca quitar la denominación de todos los derivados del lácteo como el queso, yogurt, crema, nata y leche que en realidad no están hechos con leche de vaca, lo que los hace productos baratos a comparación de los que están elaborados con leche real.

“Tiene casi siete años que venimos presionando, junto con parte de gobierno del estado, Holstein México, la Unión Ganadera de Jalisco, la Unión Ganadera de Aguascalientes, presionamos fuertemente e hicimos una iniciativa de ley aquí en Hidalgo, salió con presión de nosotros principalmente y luego se sumaron los demás, para poder quitarle la denominación de leche a lo que no era leche”, explicó el líder ganadero.

Soto añadió que muchos de esos productos comerciales están hechos de manera artificial, realizados con derivados de la leche y saborizantes artificiales, por ello buscan mesas de trabajo con los actuales diputados locales para impulsar la norma y como este trabajo no se terminará en unos meses, proyectan también pláticas con los diputados electos el próximo 2 de junio.

“Esa leche es de uso pecuario, es para animales y la están usando los industriales del queso para hacer queso. No se vale que engañen a la gente con leche en polvo, afecten a los productores de leche del Valle de Tulancingo y de México en general con una leche que viene para uso pecuario”, explicó.

Los quesos análogos son fabricados con fórmulas lácteas y el kilo llega a venderse en 70 pesos, mientras que el queso hecho con leche real ocupa 10 litros de leche, que en promedio vale 11 pesos el litro, resultando un queso con un valor de por lo menos 110 pesos, explicó Soto, y el análogo es mucho más barato hacerlo y por ende, en su venta.

En ese sentido, Raul Soto, lamentó que no haya ningún apoyo por parte del gobierno federal para el campo, ni por el tema de la sequía ni en cuanto a los sistemas de riego, el aprovechamiento del agua.

“La sequía, traen leche barata de Jalisco, no hay apoyos, no hay una forma de tratar de recuperar los mantos acuíferos para poder regar, no hay lluvia, está el panorama sumamente difícil”, lamentó.

PROYECTO FALLIDO

A esto se le suma el proyecto fallido del Centro de Acopio Lechero, que aunque según autoridades estatales la construcción del lugar se encontraba a un 80%, hoy en día sigue sin operar.

En su momento, el centro de acopio lechero en Tulancingo beneficiaría a más de 450 productores de leche pues su capacidad de acopio se estimaba de 30 mil litros diarios al contar con dos tanques de 15 mil litros cada uno, un sistema de enfriamiento de leche, andén de carga y descarga así como patio de maniobras.

Policiaca

San Salvador: Muere mujer en accidente sobre la México-Laredo

Otro joven resultó severamente herido y fue hospitalizado

Policiaca

Clausuran gasera apócrifa en Singuilucan

La intervención de la policía estatal derivó de reportes anónimos que advertían del almacén con venta de combustible

Local

Desaparecidos en Tulancingo: Buscan a Diego Omar desde hace más de un mes

El Valle de Tulancingo alcanzó los 55 reportes por personas no localizadas en lo que va del 2024

Local

Persiste el desabasto de agua en Cuautepec 

Este problema es consecuencia de la falta de lluvias que a su vez impide la recarga de los cuerpos de agua 

Local

Así estará el calor. Clima para el finde del 24 al 26 de mayo en Hidalgo

Se prevén lluvias muy fuertes y temperaturas superiores a los 40 °C en diferentes zonas del estado