/ lunes 26 de febrero de 2024

Predios irregulares un problema en Tulancingo

Ahuehuetitla, el Paraíso, Zapotlán de Allende y la Rojo Gómez son algunas de las colonias donde se ha detectado esta práctica tipificada

Ahuehuetitla, el Paraíso, Zapotlán de Allende, la Rojo Gómez y Viveros son las colonias de Tulancingo donde más se ha detectado la venta de predios irregulares, situación que afecta legalmente a quienes los compran pues no pueden tener certeza jurídica de este patrimonio.

Esto de acuerdo con Gustavo Oro, regidor encargado de la comisión de Ordenamiento Territorial, quien señaló también que, por el contrario, quienes venden estos predios pueden enfrentar problemas legales ya que está tipificado como delito.

Un caso de esto es, de acuerdo con lo mencionado por el regidor, es la demanda colectiva de al menos 40 personas afectadas en contra de una persona que les vendió terrenos irregulares.

“Se está vendiendo algo que no tiene autorización de venderse, y tú como comprador no caes en ningún delito al comprar pero sí pierdes tu patrimonio porque legalmente jamás va a ser tuyo a menos que se regularice”, señaló Oro.

En ese sentido, el regidor mencionó que como autoridad municipal no se puede proceder legalmente contra el vendedor de los predios sino que los compradores son quienes deben presentar la demanda correspondiente ante el Ministerio Público.

La intervención que el municipio puede tener en estos casos es para orientar y dar acompañamiento a quienes han sido víctimas de estas compras, todo esto totalmente gratuito.

Lo barato sale caro

De acuerdo con el funcionario municipal, es fácil identificar los terrenos irregulares en venta, pues los supuestos vendedores ofrecen las tierras a un costo sumamente accesible a pagos mensuales y de abonos ligeros.

“Cuando tú ves que te dan un terreno con cinco mil pesos de enganche y luego vas a dar mensualidades de mil pesos pues desde ahí sabes que es un fraude porque no te están dando ni luz, ni agua, ni drenaje. Te están dando un pedazo de tierra que jamás va a ser tuyo, va a ser del dueño de la parcela”, destacó.

Respecto a la venta de estos ejidos y la intervención de los ejidatarios, Oro señaló que lamentablemente, en algunas ocasiones ellos están en contubernio.

“Llegan con un ejidatario y les dicen ‘te vamos a dar un millón por tu terreno’ (...) Firman una cesión de derechos que no tiene validez legal pero eso el ejidatario no lo sabe (...) A la larga, legalmente, el dueño sigue siendo el ejidatario”, precisó el regidor.

Ahora bien, sí es posible que los ejidos puedan cederse para vivienda y que sean reconocidos legalmente, sin embargo, es un proceso que toma años. De acuerdo con lo descrito por Oro, en primer lugar se debe el dominio pleno, documento distinto al título de propiedad, ante el Registro Agrario Nacional.

Posterior a ello, se debe cambiar el uso de suelo y dotar de servicios dicha zona para poder regularizar los predios; entonces se otorga el permiso para fraccionamiento que otorga el gobierno del estado y posterior a ello, el municipio.

Reportes crecen

Por su parte, el director de Ordenamiento Territorial y Agrario de Tulancingo (DOTA), Juan Ortega Garrido, indicó que van en crecimiento los reportes de supuestos gestores en las colonias mencionadas, ofreciendo la regularización de terrenos, solicitando anticipos y hasta el pago por servicios que no son reconocidos por la alcaldía.

Por ello, coincido en que para que los compradores puedan regularizar, es a través del procedimiento legalmente autorizado que es el de la ley de asentamientos humanos del Estado de Hidalgo el cual dicta nuevamente, la necesidad de fraccionar primero el predio y posteriormente, dar escrituras individuales.


Ahuehuetitla, el Paraíso, Zapotlán de Allende, la Rojo Gómez y Viveros son las colonias de Tulancingo donde más se ha detectado la venta de predios irregulares, situación que afecta legalmente a quienes los compran pues no pueden tener certeza jurídica de este patrimonio.

Esto de acuerdo con Gustavo Oro, regidor encargado de la comisión de Ordenamiento Territorial, quien señaló también que, por el contrario, quienes venden estos predios pueden enfrentar problemas legales ya que está tipificado como delito.

Un caso de esto es, de acuerdo con lo mencionado por el regidor, es la demanda colectiva de al menos 40 personas afectadas en contra de una persona que les vendió terrenos irregulares.

“Se está vendiendo algo que no tiene autorización de venderse, y tú como comprador no caes en ningún delito al comprar pero sí pierdes tu patrimonio porque legalmente jamás va a ser tuyo a menos que se regularice”, señaló Oro.

En ese sentido, el regidor mencionó que como autoridad municipal no se puede proceder legalmente contra el vendedor de los predios sino que los compradores son quienes deben presentar la demanda correspondiente ante el Ministerio Público.

La intervención que el municipio puede tener en estos casos es para orientar y dar acompañamiento a quienes han sido víctimas de estas compras, todo esto totalmente gratuito.

Lo barato sale caro

De acuerdo con el funcionario municipal, es fácil identificar los terrenos irregulares en venta, pues los supuestos vendedores ofrecen las tierras a un costo sumamente accesible a pagos mensuales y de abonos ligeros.

“Cuando tú ves que te dan un terreno con cinco mil pesos de enganche y luego vas a dar mensualidades de mil pesos pues desde ahí sabes que es un fraude porque no te están dando ni luz, ni agua, ni drenaje. Te están dando un pedazo de tierra que jamás va a ser tuyo, va a ser del dueño de la parcela”, destacó.

Respecto a la venta de estos ejidos y la intervención de los ejidatarios, Oro señaló que lamentablemente, en algunas ocasiones ellos están en contubernio.

“Llegan con un ejidatario y les dicen ‘te vamos a dar un millón por tu terreno’ (...) Firman una cesión de derechos que no tiene validez legal pero eso el ejidatario no lo sabe (...) A la larga, legalmente, el dueño sigue siendo el ejidatario”, precisó el regidor.

Ahora bien, sí es posible que los ejidos puedan cederse para vivienda y que sean reconocidos legalmente, sin embargo, es un proceso que toma años. De acuerdo con lo descrito por Oro, en primer lugar se debe el dominio pleno, documento distinto al título de propiedad, ante el Registro Agrario Nacional.

Posterior a ello, se debe cambiar el uso de suelo y dotar de servicios dicha zona para poder regularizar los predios; entonces se otorga el permiso para fraccionamiento que otorga el gobierno del estado y posterior a ello, el municipio.

Reportes crecen

Por su parte, el director de Ordenamiento Territorial y Agrario de Tulancingo (DOTA), Juan Ortega Garrido, indicó que van en crecimiento los reportes de supuestos gestores en las colonias mencionadas, ofreciendo la regularización de terrenos, solicitando anticipos y hasta el pago por servicios que no son reconocidos por la alcaldía.

Por ello, coincido en que para que los compradores puedan regularizar, es a través del procedimiento legalmente autorizado que es el de la ley de asentamientos humanos del Estado de Hidalgo el cual dicta nuevamente, la necesidad de fraccionar primero el predio y posteriormente, dar escrituras individuales.


Policiaca

Mineral de la Reforma: muere una mujer tras riña

El presunto responsable sería su pareja, también resultó lesionado

Local

Huautla: Por falta de obra, retienen a funcionarios de la alcaldía

Fueron llevados a la galera de este centro poblacional

Local

Tenango de Doria: Cierran clínica en San Nicolás; llevan tres años sin médico

Con un cierre de puertas en protesta, exigieron a las autoridades de Salud designar personal para atender en la unidad

Doble Vía

Día Cero: qué ciudad será la primera en quedarse sin agua según la UNAM

La escasez del agua cada vez es más notable en el estado, el país y en el mundo

Local

Ramo ganadero peligra por sequía y alto costo del forraje

La falta de lluvias ha provocado pérdidas para el sector en el Valle de Tulancingo