/ jueves 14 de septiembre de 2023

Onésimo Ávila, de herrero a ganador de la Bienal de Arte Contemporáneo en Italia

El tulancinguense es reconocido a nivel internacional por su único trabajo en hierro, pues forma parte de la UNOTA

Onésimo Ávila es un tulancinguense que vivió lo que nunca pensó: ser un artista reconocido a nivel internacional, formar parte de la United Nations Arts & Sciences (UNOTA), relacionada con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) e incluso, ser ganador del Bienal de Arte Contemporáneo en Italia en el 2021 y en Colombia 2022.

Una experiencia que definitivamente le cambió la vida comenzó con la herencia familiar: la herrería, pues el abuelo de Onésimo comenzó con el oficio que compartió de generación en generación sin embargo, él se dedicó a este oficio al terminar la preparatoria.

Pese a ello, relata que siempre, a su manera, estuvo inmerso en el arte pues dibujaba su entorno en el material que se atravesara en su camino.

“Desde niño agarraba un cachito de carbón (...) Con un clavito le daba forma al carbón, un cachito de alambre y le daba, según yo, forma y jugaba, jugaba a crear. También se me dio mucho el dibujo”, relata Onésimo.

Sin embargo, fue por un favor personal que Onésimo se animó a hacer su primera escultura en hierro para un amigo: una mano con un teclado. Este fue el indicio que dio las pautas a lo que sería hoy su vida artística, ya que comenzó a hacer esculturas por encargo como la que realizó para Robert (Bob) Athenour, principal impulsor de la hermandad de Pleasanton-Tulancingo.

Posteriormente le siguió la escultura que cambió su vida: un toro de hierro hecho por encargo personal, pero de medidas y peso reales. Por su imponencia, su sobrina compartió una foto de la obra y el artista en redes sociales y grupos de escultura.

“Cuando lo manda empiezan a mandarme ´oiga maestro, felicidades´ de aquí, de Turquía, de Alemania”, relató.

Entre los mensajes de felicitación, llegó una invitación para participar en la Bienal de Arte Contemporáneo en Italia en el 2021 y dudando, aceptó.

“Son 180 artistas de todo el mundo, había de Alemania, de Francia, de Inglaterra (...) De México, en escultura, nada más iba yo”, comentó.

Parte de lo que ayudó a Onésimo a ganar el primer lugar en la categoría de escultura fue su técnica única: sin moldes, únicamente hierro al rojo vivo que va formando a golpes.

Ávila agradeció el apoyo y humanidad de el maestro italiano principal organizador de la Bienal de Salerno Italia, Giuseppe Gorga, Olga Marciano y Francesco Chinnici, pues un año después concursó en la Bienal de Arte Contemporáneo en Colombia, donde también resultó galardonado con el primer lugar en escultura surrealista.

“Uno de los miembros, el primero que me escribió es colombiano, se llama Jorge Enrique Londoño fue el primero que me escribió y pues me invitan igual (...) Aquí éramos más de 500 artistas internacionales, locales había como 400”, relató.

Posterior a esta participación, fue integrado a la United Nations Arts & Sciences (UNOTA), relacionada con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aunque para Onésimo, no hay mejor recompensa que el cariño del público.

“Nunca estudié arte, debo confesarlo (...) El mejor reconocimiento que puedo tener es el cariño de la gente”, dijo Ávila.

Este año, Onesimo Ávila volverá a participar en la Quinta Biennale de Arte Contemporáneo en Salerno Italia 2023 con la obra “Manos Auxilium” (la mano que ayuda), utilizada para conmemorar los 30 años de la creación de la CDHEH.

Su obra “El Tolteca”, creada para demostrar la grandeza del municipio y sus raíces, se exhibió en el Museo del Ferrocarril y ahora, permanece al interior del inmueble cultural.


Onésimo Ávila es un tulancinguense que vivió lo que nunca pensó: ser un artista reconocido a nivel internacional, formar parte de la United Nations Arts & Sciences (UNOTA), relacionada con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) e incluso, ser ganador del Bienal de Arte Contemporáneo en Italia en el 2021 y en Colombia 2022.

Una experiencia que definitivamente le cambió la vida comenzó con la herencia familiar: la herrería, pues el abuelo de Onésimo comenzó con el oficio que compartió de generación en generación sin embargo, él se dedicó a este oficio al terminar la preparatoria.

Pese a ello, relata que siempre, a su manera, estuvo inmerso en el arte pues dibujaba su entorno en el material que se atravesara en su camino.

“Desde niño agarraba un cachito de carbón (...) Con un clavito le daba forma al carbón, un cachito de alambre y le daba, según yo, forma y jugaba, jugaba a crear. También se me dio mucho el dibujo”, relata Onésimo.

Sin embargo, fue por un favor personal que Onésimo se animó a hacer su primera escultura en hierro para un amigo: una mano con un teclado. Este fue el indicio que dio las pautas a lo que sería hoy su vida artística, ya que comenzó a hacer esculturas por encargo como la que realizó para Robert (Bob) Athenour, principal impulsor de la hermandad de Pleasanton-Tulancingo.

Posteriormente le siguió la escultura que cambió su vida: un toro de hierro hecho por encargo personal, pero de medidas y peso reales. Por su imponencia, su sobrina compartió una foto de la obra y el artista en redes sociales y grupos de escultura.

“Cuando lo manda empiezan a mandarme ´oiga maestro, felicidades´ de aquí, de Turquía, de Alemania”, relató.

Entre los mensajes de felicitación, llegó una invitación para participar en la Bienal de Arte Contemporáneo en Italia en el 2021 y dudando, aceptó.

“Son 180 artistas de todo el mundo, había de Alemania, de Francia, de Inglaterra (...) De México, en escultura, nada más iba yo”, comentó.

Parte de lo que ayudó a Onésimo a ganar el primer lugar en la categoría de escultura fue su técnica única: sin moldes, únicamente hierro al rojo vivo que va formando a golpes.

Ávila agradeció el apoyo y humanidad de el maestro italiano principal organizador de la Bienal de Salerno Italia, Giuseppe Gorga, Olga Marciano y Francesco Chinnici, pues un año después concursó en la Bienal de Arte Contemporáneo en Colombia, donde también resultó galardonado con el primer lugar en escultura surrealista.

“Uno de los miembros, el primero que me escribió es colombiano, se llama Jorge Enrique Londoño fue el primero que me escribió y pues me invitan igual (...) Aquí éramos más de 500 artistas internacionales, locales había como 400”, relató.

Posterior a esta participación, fue integrado a la United Nations Arts & Sciences (UNOTA), relacionada con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aunque para Onésimo, no hay mejor recompensa que el cariño del público.

“Nunca estudié arte, debo confesarlo (...) El mejor reconocimiento que puedo tener es el cariño de la gente”, dijo Ávila.

Este año, Onesimo Ávila volverá a participar en la Quinta Biennale de Arte Contemporáneo en Salerno Italia 2023 con la obra “Manos Auxilium” (la mano que ayuda), utilizada para conmemorar los 30 años de la creación de la CDHEH.

Su obra “El Tolteca”, creada para demostrar la grandeza del municipio y sus raíces, se exhibió en el Museo del Ferrocarril y ahora, permanece al interior del inmueble cultural.


Policiaca

Mujer cae en una rejilla de drenaje en bulevar de Huejutla

Su pierna quedó atorada y fue auxiliada por el Departamento de Bomberos

Local

Clima en Hidalgo: lluvias siguen el fin de semana en estos municipios

El SMN prevé la formación de una zona de baja presión con probabilidad de desarrollo ciclónico sobre el suroeste del Golfo de México

Local

Vierten aguas negras en arroyo de Yahualica

Los afectados piden sanción a quien ordenó esta contaminación

Local

Gas LP aumenta en Hidalgo: Precios del 23 al 29 de junio

Un tanque de gas de 20 kilos costará casi 380 pesos directo al consumidor

Local

Napateco: en abandono y creciente delincuencia, dicen vecinos

En 2020, había casi 8 mil habitantes en este asentamiento, según el INEGI

Local

Conde de Regla: La historia del hombre más rico del Virreinato que vivió en Hidalgo

Fundó la Hacienda Santa María Regla y fue dueño de seis haciendas y se desposó con una descendiente de Moctezuma II