/ miércoles 3 de mayo de 2023

La historia de Don José, albañil devoto desde hace más de 20 años

Cada año acude a agradecer a la Santa Cruz porque nunca le ha faltado chamba y porque lo ha cuidado desde que se dedica a tal noble oficio

De entre los más de 100 feligreses que llegaron a la Catedral Metropolitana de Tulancingo en la primera misa por el Día de la Santa Cruz, don José Eladeo es uno de los albañiles que se dieron cita.

Contó a El Sol de Tulancingo que desde antes de los 20 años se involucró en el oficio de la construcción y que desde ese entonces acude cada 03 de mayo a dar gracias y bendecir una cruz por cada una de las obras que esté dirigiendo en ese momento.

En esta ocasión llevó tres, dos para construcciones en desarrollo y una para su casa.


“Nunca me ha faltado la chamba”

Para él, este símbolo no solo representa la tradición, también una radiante devoción en agradecimiento porque "Dios siempre le ha cuidado" y afortunadamente "nunca me ha faltado chamba".

Y es que refirió que su trabajo es de mucho riesgo pues hay que montar estructuras altas, correr en andamios, cargar herramientas o bultos pesados, entre otros.

"Cuando trabajas en algo así lo mejor es encomendarse a Dios. Ha habido compañeros que se quedan en el trabajo, afortunadamente en más de 20 años jamás me ha pasado algo así. Desde joven aprendí esta tradición y cada año vengo, a veces es mi hijo, pero siempre lleva su cruz a donde está chambeando y así también se bendice la obra", explicó.

3 de mayo, un día de fe para los trabajadores de la construcción

Además, hizo hincapié que a diferencia de otros en el gremio, él destina este día para su fe y por lo tanto no trabaja.

"Nuestro trabajo como constructor es pesado y delicado, pedimos que nos cuide en donde estemos. Yo no voy mucho a la iglesia, pero este es un día especial para nosotros y por eso no lo trabajo, por respeto a la fe, aunque no me lo paguen es un día para mi fe y a veces lo toman a mal, pero es un honor hacerlo cada 03 de mayo como constructor de casas. Nunca se ha perdido la tradición", abundó.

Recordó que en años anteriores era más común ver que los sacerdotes acudían a las obras a bendecir, lo que propiciaba a la vez una serie de festejos con comida y hasta cuetes. De ahí fue donde aprendió que debe guardarse respeto a la Cruz más en una actividad de dicha índole. Con 46 años de edad, empezó su travesía en la albañilería desde que tenía 14. Sin embargo fue hasta tiempo después que comenzó a expresar su devoción la cual incrementó desde que se convirtió en "maestro".

"Cuando no eres patrón muchas veces no lo celebras, pero ahora que lo soy es para mí un honor celebrarlo. Gracias a mi trabajo sobrevivo", concluyó.

De entre los más de 100 feligreses que llegaron a la Catedral Metropolitana de Tulancingo en la primera misa por el Día de la Santa Cruz, don José Eladeo es uno de los albañiles que se dieron cita.

Contó a El Sol de Tulancingo que desde antes de los 20 años se involucró en el oficio de la construcción y que desde ese entonces acude cada 03 de mayo a dar gracias y bendecir una cruz por cada una de las obras que esté dirigiendo en ese momento.

En esta ocasión llevó tres, dos para construcciones en desarrollo y una para su casa.


“Nunca me ha faltado la chamba”

Para él, este símbolo no solo representa la tradición, también una radiante devoción en agradecimiento porque "Dios siempre le ha cuidado" y afortunadamente "nunca me ha faltado chamba".

Y es que refirió que su trabajo es de mucho riesgo pues hay que montar estructuras altas, correr en andamios, cargar herramientas o bultos pesados, entre otros.

"Cuando trabajas en algo así lo mejor es encomendarse a Dios. Ha habido compañeros que se quedan en el trabajo, afortunadamente en más de 20 años jamás me ha pasado algo así. Desde joven aprendí esta tradición y cada año vengo, a veces es mi hijo, pero siempre lleva su cruz a donde está chambeando y así también se bendice la obra", explicó.

3 de mayo, un día de fe para los trabajadores de la construcción

Además, hizo hincapié que a diferencia de otros en el gremio, él destina este día para su fe y por lo tanto no trabaja.

"Nuestro trabajo como constructor es pesado y delicado, pedimos que nos cuide en donde estemos. Yo no voy mucho a la iglesia, pero este es un día especial para nosotros y por eso no lo trabajo, por respeto a la fe, aunque no me lo paguen es un día para mi fe y a veces lo toman a mal, pero es un honor hacerlo cada 03 de mayo como constructor de casas. Nunca se ha perdido la tradición", abundó.

Recordó que en años anteriores era más común ver que los sacerdotes acudían a las obras a bendecir, lo que propiciaba a la vez una serie de festejos con comida y hasta cuetes. De ahí fue donde aprendió que debe guardarse respeto a la Cruz más en una actividad de dicha índole. Con 46 años de edad, empezó su travesía en la albañilería desde que tenía 14. Sin embargo fue hasta tiempo después que comenzó a expresar su devoción la cual incrementó desde que se convirtió en "maestro".

"Cuando no eres patrón muchas veces no lo celebras, pero ahora que lo soy es para mí un honor celebrarlo. Gracias a mi trabajo sobrevivo", concluyó.

Policiaca

Arde una vivienda en Tenango de Doria

Hasta el momento se desconoce la causa que originó el fuego; sin embargo, el siniestro dejó importantes pérdidas materiales 

Local

Estudiantes hidalguenses logran triunfo en Fórmula 1

Compitieron contra estudiantes de todo el mundo en este certamen 

Local

Expo Feria Agua Blanca 2023: ¿Cómo llegar y cuándo es?

Las actividades se desarrollarán del cuatro al siete de mayo

Local

DIF Hidalgo destacó su desempeño en el programa ¿Me Escuchas? 2024

Más de 96 mil niñas, niños y adolescentes hidalguenses emitieron su opinión sobre distintos temas 

Local

Fuga de agua en Huejutla deja sin servicio a 15 mil usuarios

Personal de la CAPASHH, trabaja parar reparar este desperfecto

Turismo

El Coyol, en Chapulhuacán: Un paraíso natural poco conocido en Hidalgo ¿Cómo llegar?

Si buscas un escape de la rutina y el bullicio de la ciudad, este lugar es la opción ideal para explorar