/ viernes 10 de noviembre de 2023

Así era Tulancingo en la época de la Revolución Mexicana

La ciudad ha pasado por diversos momentos históricos como la guerra de las logias masónicas en México, la guerra cristera, por mencionar algunos

Tulancingo es una ciudad que ha pasado por diversos momentos históricos de talla nacional como la guerra de las logias masónicas en México, la guerra cristera, la Independencia y la Revolución Mexicana, por mencionar algunos.

Específicamente sobre la Revolución Mexicana, el material gráfico que existe pertenece al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la información que se tiene se ha recopilado en varios libros de historia.

La Revolución Mexicana en Tulancingo

De acuerdo con información de la cronista del municipio, Lorenia Lira, uno de los antecedentes más importantes de la Revolución Mexicana es el Primer Congreso Agrícola de Tulancingo.

Este Congreso fue organizado por el Obispo Don José Mora del Río; según la información, ahí se hablaba de los peligros que suponía el hecho de acasillar a los peones.

Sin embargo, la revolución llegó a la ciudad de los satélites cuando el general Gabriel Hernández, designado por Francisco I. Madero a los estados de Yucatán, Puebla, Veracruz, Hidalgo y Morelos, tomó Tulancingo el 15 de mayo de 1911 sin que hubiera resistencia por parte del gobierno.

Batallas en la ciudad: Carrancistas Vs Villistas

La cronista municipal añade que el 26 de noviembre de 1914, la ciudad de los satélites fue tomada por carrancistas, también de forma pacífica, que estaban a cargo del general Francisco Cosío Robelo.

Sin embargo, Lira explica que las tropas fueron atacadas sorpresivamente por villistas del general tulancinguense Matías Méndez, quien era amigo personal de Felipe Ángeles, y el mayor Sealtier Zárate, cuando entraban a la ciudad.

A pesar de haber tomado a los carrancistas por sorpresa, lograron repeler el ataque y expulsaron a los villistas.

Represalias por el ataque Villista Lorenia Lira relata que según la historia oral de Tulancingo, el general Cosío Robelo se sintió traicionado por las autoridades municipales pues antes de su llegada, había pedido información para ingresar a la ciudad.

Debido a este supuesto acto de traición, el carrancista descargó su ira contra la población civil, quienes fueron abusados, despojados de sus pertenencias y sus casas saqueadas por las tropas de Cosío Robledo.

La cronista añade que incluso la Catedral de Tulancingo fue objeto de estos actos, pues se convirtió en caballeriza y todo su inmobiliario fue quemado en el atrio, los santos fueron despojados de su ropa y colgados en los árboles de la Floresta.

Los tres mártires de Tulancingo

La ira del general Francisco Cosío Robelo no se detuvo allí, sino que el carrancista fusiló a tres personas por su supuesta traición.

El 1 de diciembre de 1914, en el llano de Media Manga rumbo a Apulco, Cosío Robelo hizo pasar por las armas a Manuel Sebastian Rodríguez, juez, Eduardo Ponce, administrador de rentas, y Julián Aguilar, tesorero municipal.

Sin embargo, fueron nombrados como mártires pues Lorenia Lira menciona que de acuerdo con la voz popular, ninguno de los cargos por los que fueron fusilados eran ciertos, convirtiéndose en víctimas de la injusticia.

De acuerdo con información de la página municipal de la cronología de Tulancingo, el 3 de mayo de 1915 las tropas carrancistas fueron sorprendidas en la demarcación y exterminadas durante la madrugada.

Esto fue llevado a cabo por un grupo de villistas, a cargo del general Matías Méndez.

Venustiano Carranza en Tulancingo

Como parte de los trabajos para restablecer la paz en territorio mexicano, el presidente Venustiano Carranza visitó la ciudad el 14 de enero de 1918, siendo el final de este capítulo de la historia mexicana en la demarcación.

Tulancingo es una ciudad que ha pasado por diversos momentos históricos de talla nacional como la guerra de las logias masónicas en México, la guerra cristera, la Independencia y la Revolución Mexicana, por mencionar algunos.

Específicamente sobre la Revolución Mexicana, el material gráfico que existe pertenece al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la información que se tiene se ha recopilado en varios libros de historia.

La Revolución Mexicana en Tulancingo

De acuerdo con información de la cronista del municipio, Lorenia Lira, uno de los antecedentes más importantes de la Revolución Mexicana es el Primer Congreso Agrícola de Tulancingo.

Este Congreso fue organizado por el Obispo Don José Mora del Río; según la información, ahí se hablaba de los peligros que suponía el hecho de acasillar a los peones.

Sin embargo, la revolución llegó a la ciudad de los satélites cuando el general Gabriel Hernández, designado por Francisco I. Madero a los estados de Yucatán, Puebla, Veracruz, Hidalgo y Morelos, tomó Tulancingo el 15 de mayo de 1911 sin que hubiera resistencia por parte del gobierno.

Batallas en la ciudad: Carrancistas Vs Villistas

La cronista municipal añade que el 26 de noviembre de 1914, la ciudad de los satélites fue tomada por carrancistas, también de forma pacífica, que estaban a cargo del general Francisco Cosío Robelo.

Sin embargo, Lira explica que las tropas fueron atacadas sorpresivamente por villistas del general tulancinguense Matías Méndez, quien era amigo personal de Felipe Ángeles, y el mayor Sealtier Zárate, cuando entraban a la ciudad.

A pesar de haber tomado a los carrancistas por sorpresa, lograron repeler el ataque y expulsaron a los villistas.

Represalias por el ataque Villista Lorenia Lira relata que según la historia oral de Tulancingo, el general Cosío Robelo se sintió traicionado por las autoridades municipales pues antes de su llegada, había pedido información para ingresar a la ciudad.

Debido a este supuesto acto de traición, el carrancista descargó su ira contra la población civil, quienes fueron abusados, despojados de sus pertenencias y sus casas saqueadas por las tropas de Cosío Robledo.

La cronista añade que incluso la Catedral de Tulancingo fue objeto de estos actos, pues se convirtió en caballeriza y todo su inmobiliario fue quemado en el atrio, los santos fueron despojados de su ropa y colgados en los árboles de la Floresta.

Los tres mártires de Tulancingo

La ira del general Francisco Cosío Robelo no se detuvo allí, sino que el carrancista fusiló a tres personas por su supuesta traición.

El 1 de diciembre de 1914, en el llano de Media Manga rumbo a Apulco, Cosío Robelo hizo pasar por las armas a Manuel Sebastian Rodríguez, juez, Eduardo Ponce, administrador de rentas, y Julián Aguilar, tesorero municipal.

Sin embargo, fueron nombrados como mártires pues Lorenia Lira menciona que de acuerdo con la voz popular, ninguno de los cargos por los que fueron fusilados eran ciertos, convirtiéndose en víctimas de la injusticia.

De acuerdo con información de la página municipal de la cronología de Tulancingo, el 3 de mayo de 1915 las tropas carrancistas fueron sorprendidas en la demarcación y exterminadas durante la madrugada.

Esto fue llevado a cabo por un grupo de villistas, a cargo del general Matías Méndez.

Venustiano Carranza en Tulancingo

Como parte de los trabajos para restablecer la paz en territorio mexicano, el presidente Venustiano Carranza visitó la ciudad el 14 de enero de 1918, siendo el final de este capítulo de la historia mexicana en la demarcación.

Policiaca

Chocan dos tráileres en el Arco Norte; conductores sufrieron quemaduras

Los lesionados fueron trasladados de emergencia al hospital de zona en Calpulalpan-Tlaxcala

Local

Adiós Spam: así puedes bloquear esas molestas llamadas

El trámite es muy rápido y sencillo y puedes hacerlo desde tu celular o un teléfono fijo

Local

Luna Rosa: ¿Cuándo es y por qué se le conoce así?

En el mes de abril se puede apreciar este fenómeno

Local

Máynez revela cuál es su guajolote de Tulancingo favorito

El aspirante presidencial respondió al trend y se viralizó

Local

Encabeza Acaxochitlán índice de embarazo adolescente

Este tema, se ha convertido en un problema de salud pública que vuelve más grandes las brechas sociales y de género

Local

Historia de una migrante: Diez días en el desierto por el "sueño americano"

Ahora su madre, “Doña Guadencia” es la responsable de la crianza de su hijo Alfons de solo seis años de edad. Las separaciones familiares son muchas veces necesarias por una vida mejor