/ sábado 5 de noviembre de 2022

Arreglazapatos, un oficio que se olvida

Don Platón recorre la región de Tulancingo en su bici todos los días

Con una ganancia que va desde los 80 pesos y hasta los 250 pesos diarios, cuando se pone bueno, el señor Platón Hernández, de 43 años, recorre las colonias populares de la región de Tulancingo todos los días, a bordo de su bicicleta y su maleta con las herramientas que le sirven para ser ‘arreglazapatos’, uno de los oficios más antiguos, pero que por desgracia, según contó, está en declive.

Sentado al filo de la banqueta y luego de transitar las calles de la colonia Habitacional en Santiago Tulantepec al ritmo del clásico grito de “¡Arreglazapatos!”, Platón vive con la esperanza de que alguien se asome para contratar alguno de sus servicios, que van desde pegar suelas, coser plantillas (lo más común) e incluso una boleada.

“Llevo seis o siete años haciendo esto, desde que llegué a Tulancingo. Cuando corro con suerte, ‘pesco’ alguna chamba de albañilería, plomería o hasta de electricidad, pero si no, me la llevo aquí.”, contó.

Él es originario de Huayacocotla, Veracruz, pero debido a la falta de oportunidades y oferta laboral decidió venirse junto con su familia: dos niñas, de diez y doce años, así como su esposa. Con lo que gana de aquí, debe alcanzar para pagar la educación de sus hijas y también, los gastos de la comida.

Sin embargo, dice que por lo general arregla de seis a ocho pares diarios, que cobra en 35 o 40 pesos, dependiendo la complejidad del trabajo. En ocasiones, cuando llueve o no hay tanta suerte, reúne apenas 80 pesos, que según él, cubren la cuota diaria de comida.

Su horario de trabajo no es fijo, pero por lo general se le puede encontrar de las 08:30 de la mañana hasta las 18:00 horas, pues ahora que oscurece temprano, “debe terminar antes”.

También te puede interesar: Capacitan a mujeres en comercio electrónico

Este oficio pudo aprenderlo gracias a su curiosidad, pues dijo que “solo de ver” agarró “la maña” y por eso ahora puede generar ingresos de esta manera. No obstante, aseguró que aunque ha intentado compartirlo con sus hijas, no ha tenido éxito. De acuerdo con su testimonio, a las pequeñas no les gusta ni atrae el estilo de vida de “arreglazapatos” y por eso dejó de insistir.


Con una ganancia que va desde los 80 pesos y hasta los 250 pesos diarios, cuando se pone bueno, el señor Platón Hernández, de 43 años, recorre las colonias populares de la región de Tulancingo todos los días, a bordo de su bicicleta y su maleta con las herramientas que le sirven para ser ‘arreglazapatos’, uno de los oficios más antiguos, pero que por desgracia, según contó, está en declive.

Sentado al filo de la banqueta y luego de transitar las calles de la colonia Habitacional en Santiago Tulantepec al ritmo del clásico grito de “¡Arreglazapatos!”, Platón vive con la esperanza de que alguien se asome para contratar alguno de sus servicios, que van desde pegar suelas, coser plantillas (lo más común) e incluso una boleada.

“Llevo seis o siete años haciendo esto, desde que llegué a Tulancingo. Cuando corro con suerte, ‘pesco’ alguna chamba de albañilería, plomería o hasta de electricidad, pero si no, me la llevo aquí.”, contó.

Él es originario de Huayacocotla, Veracruz, pero debido a la falta de oportunidades y oferta laboral decidió venirse junto con su familia: dos niñas, de diez y doce años, así como su esposa. Con lo que gana de aquí, debe alcanzar para pagar la educación de sus hijas y también, los gastos de la comida.

Sin embargo, dice que por lo general arregla de seis a ocho pares diarios, que cobra en 35 o 40 pesos, dependiendo la complejidad del trabajo. En ocasiones, cuando llueve o no hay tanta suerte, reúne apenas 80 pesos, que según él, cubren la cuota diaria de comida.

Su horario de trabajo no es fijo, pero por lo general se le puede encontrar de las 08:30 de la mañana hasta las 18:00 horas, pues ahora que oscurece temprano, “debe terminar antes”.

También te puede interesar: Capacitan a mujeres en comercio electrónico

Este oficio pudo aprenderlo gracias a su curiosidad, pues dijo que “solo de ver” agarró “la maña” y por eso ahora puede generar ingresos de esta manera. No obstante, aseguró que aunque ha intentado compartirlo con sus hijas, no ha tenido éxito. De acuerdo con su testimonio, a las pequeñas no les gusta ni atrae el estilo de vida de “arreglazapatos” y por eso dejó de insistir.


Policiaca

Homicidios, abuso sexual, y violencia familiar, delitos más frecuentes en Cuautepec 

El último caso de muerte dolosa con uso de arma de fuego que se registró en el municipio, fue el pasado viernes 12 de abril, en la comunidad de Santa Elena Paliseca

Local

Posible rescate del “Parque Aventura”, en duda

La actual administración informará en próximos días la resolución final sobre el espacio

Local

Falta de lluvia, principal problema para el abastecimiento de agua en Tulancingo

No sube el nivel de agua de los pozos del municipio, lo que provoca que baje la presión con la que los hogares tulancinguenses

Elecciones 2024

Tulancingo: De ocho contendientes, solo PRI y Morena iniciaron campaña con evento

Pese a que fueron eventos multitudinarios, en ninguno se rebasó a los 500 asistentes

Local

En 20 municipios no existe una Unidad Básica de Rehabilitación

Son espacios para personas con discapacidad permanente o temporal reciban atención

Local

Tepeapulco suma 72 horas sin agua, afecta a 18 mil personas

Vecinos de la comunidad de Francisco Sarabia se sumarían al plantón si reactivan los pozos