/ viernes 19 de enero de 2024

Guionista de ¿Quién mató a Sara? hurga en las grietas de una familia perfecta en su nueva novela

José Ignacio Valenzuela, autor del guion de la exitosa serie ¿Quién mató a Sara? , escribe un thriller sobre el tráfico infantil, la infidelidad y el abuso de poder

Obsesionado con el pánico que le provoca la gente perfecta, el escritor y guionista chileno José Ignacio Valenzuela, “Chascas”, escribió su más reciente novela Cuando nadie te ve (La trama 2023).

Puede interesarte: Las películas más vistas de la Cineteca Nacional en 2023

Se trata de un thriller de giros frenéticos que expone los secretos de una familia supuestamente correcta, al narrar la desesperada investigación que “Beatriz” hace para tratar de descubrir si su marido cometió suicidio o fue asesinado, luego de que apareciera muerto, con un arma en la mano y un balazo en la cabeza, el día de cumpleaños de su hija.

SOMOS LO QUE LOGRAMOS RECOMPONER

“Yo soy un hombre abiertamente gay y llevo toda la vida peleando contra gente supuestamente perfecta, que me ha dicho a quién puedo amar y a quién no, qué puedo hacer y que lo que no. Toda mi vida me he tenido que enfrentar a esta gente, que desde un lugar de superioridad, autoimpuesto por ellos, me señalan con el dedo todas mis imperfecciones.

“Así que mi venganza en la vida literaria es, precisamente, escribir sobre ellos, meterme en sus casas y levantarles la alfombra para ver qué es lo guardan debajo. Yo tengo la teoría personal de que si tú quieres que los demás piensen que eres perfecto, es porque tienes algo bien grande que esconder detrás”, confiesa Chascas, en entrevista con El Sol de México, quien da pistas de otros temas de esta historia, relacionada con oscuro tráfico infantil, la infidelidad y el abuso de poder.

Sobre esta teoría el guionista, quien ha sido nombrado por el New York Timescomo uno de los 10 mejores escritores de América Latina, considera que “buscarser perfecto bebe ser un trabajo de tiempo completo espantoso, porque tienes que cuidar desde lo físico hasta lo sentimental de que no se te note la grieta. […] Y además, que flojera, tener a lado a alguien perfecto, que nunca se equivoca, porque la vida no está hecha de perfección, la vida esta hecha de los pedazos que somos y logramos recomponer”

CINE Y LITERATURA, COSAS INSEPARABLES

La carrera de Valenzuela abarca 30 años de experiencia, en los que ha creado alrededor de una docena de telenovelas para cadenas importantes —como Canal 13 y Televisión Nacional, de Chile; Televisa y TvAzteca, de México; y Telemundo, en Estados Unidos—; así como una decena de series, algunas de ellas de gran éxito en la plataforma de Netflix como ¿Quién mató a Sara?; y una treintena de libros de distintos géneros.

Sobre su relación con el cine y la literatura, puntualiza: “En mi cabeza son las mismas cosas. Yo me siento a inventar historias y contenido, que de pronto puede encontrar su salida en una pantalla o un libro, el resultado es independiente a mi proceso creativo. Por ejemplo, Cuando nadie te ve, es un libro que desarrollé con una estructura que no es meramente literaria sino audiovisual, cada capítulo está desarrollado como uno episodio de una serie”, asegura, la pluma detrás de producciones como La hija pródiga (2017-2018), La casa de al lado (2011) o Sabor a ti (2000).

“Yo escribo siempre de lo que no me gusta, porque lo que me gusta está resuelto en mi cabeza. Yo hablo de homofobia, de machismo, de racismo, de xenofobia. Yo escribo de la piedra en el zapato, de esto me he dado cuenta al ir envejeciendo, porque de alguna manera hago las paces con el tema. Yo no puedo resolver en la realidad completamente el tema del machismo, pero puedo resolverlo literariamente”, agrega.

LA TELENOVELA ES OFERTA DE ESPERANZA

Cercano testigo de la evolución de la industria audiovisual, “Chascas”, menciona que la telenovela se ha ido transformando, al ser un reflejo de las sociedades contemporáneas y el modo de administrar “la oferta de esperanza”, que significa hacer sufrir a un personaje por determinado número de capítulos para luego solucionarlo todo, adaptándose a nuevas dinámicas de consumo, como es el streaming.

Mientras que las series, ahora se presentan como un fenómeno familiar, que ha logrado hacer lo que la vieja televisión hizo en su momento, cuando sólo había una televisión que compartían todos los habitantes de una casa; además de que considera que las producciones latinoamericanas han logrado tener un gran auge, porque “una parte del mundo ha descubierto que somos buenos contando nuestras propias historias”, marcadas por el melodrama.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Por el éxito de sus historias, se le pregunta por una clave a lo él con una sonrisa contesta: “Ojalá hubiera un secreto único, porque todos estaríamos haciendo puros éxitos. Desde mi experiencia ha sido, y pretendo seguir haciéndolo, es crear híbridos, tanto en literatura como en televisión. Estos tienen esqueletos súper clásicos, pero donde yo me pongo aventurero es pensar en la piel con los que los recubro.

“Así pasó con ¿Quien mató a Sara?, que sus huesos son súper gringos, pero con una piel latinoamericana, que somos muy melodramáticos. Entonces, el lado del mundo que no consume melodrama vio “Sara” como un thriller competente, pero los del lado latino, la vieron como una telenovela sofisticada. Por eso le fue tan bien, creo yo, en el mundo entero”, finaliza el escritor, quien adelanta que ya está trabajando en una nueva serie que estrenará con Netflix este año.

Obsesionado con el pánico que le provoca la gente perfecta, el escritor y guionista chileno José Ignacio Valenzuela, “Chascas”, escribió su más reciente novela Cuando nadie te ve (La trama 2023).

Puede interesarte: Las películas más vistas de la Cineteca Nacional en 2023

Se trata de un thriller de giros frenéticos que expone los secretos de una familia supuestamente correcta, al narrar la desesperada investigación que “Beatriz” hace para tratar de descubrir si su marido cometió suicidio o fue asesinado, luego de que apareciera muerto, con un arma en la mano y un balazo en la cabeza, el día de cumpleaños de su hija.

SOMOS LO QUE LOGRAMOS RECOMPONER

“Yo soy un hombre abiertamente gay y llevo toda la vida peleando contra gente supuestamente perfecta, que me ha dicho a quién puedo amar y a quién no, qué puedo hacer y que lo que no. Toda mi vida me he tenido que enfrentar a esta gente, que desde un lugar de superioridad, autoimpuesto por ellos, me señalan con el dedo todas mis imperfecciones.

“Así que mi venganza en la vida literaria es, precisamente, escribir sobre ellos, meterme en sus casas y levantarles la alfombra para ver qué es lo guardan debajo. Yo tengo la teoría personal de que si tú quieres que los demás piensen que eres perfecto, es porque tienes algo bien grande que esconder detrás”, confiesa Chascas, en entrevista con El Sol de México, quien da pistas de otros temas de esta historia, relacionada con oscuro tráfico infantil, la infidelidad y el abuso de poder.

Sobre esta teoría el guionista, quien ha sido nombrado por el New York Timescomo uno de los 10 mejores escritores de América Latina, considera que “buscarser perfecto bebe ser un trabajo de tiempo completo espantoso, porque tienes que cuidar desde lo físico hasta lo sentimental de que no se te note la grieta. […] Y además, que flojera, tener a lado a alguien perfecto, que nunca se equivoca, porque la vida no está hecha de perfección, la vida esta hecha de los pedazos que somos y logramos recomponer”

CINE Y LITERATURA, COSAS INSEPARABLES

La carrera de Valenzuela abarca 30 años de experiencia, en los que ha creado alrededor de una docena de telenovelas para cadenas importantes —como Canal 13 y Televisión Nacional, de Chile; Televisa y TvAzteca, de México; y Telemundo, en Estados Unidos—; así como una decena de series, algunas de ellas de gran éxito en la plataforma de Netflix como ¿Quién mató a Sara?; y una treintena de libros de distintos géneros.

Sobre su relación con el cine y la literatura, puntualiza: “En mi cabeza son las mismas cosas. Yo me siento a inventar historias y contenido, que de pronto puede encontrar su salida en una pantalla o un libro, el resultado es independiente a mi proceso creativo. Por ejemplo, Cuando nadie te ve, es un libro que desarrollé con una estructura que no es meramente literaria sino audiovisual, cada capítulo está desarrollado como uno episodio de una serie”, asegura, la pluma detrás de producciones como La hija pródiga (2017-2018), La casa de al lado (2011) o Sabor a ti (2000).

“Yo escribo siempre de lo que no me gusta, porque lo que me gusta está resuelto en mi cabeza. Yo hablo de homofobia, de machismo, de racismo, de xenofobia. Yo escribo de la piedra en el zapato, de esto me he dado cuenta al ir envejeciendo, porque de alguna manera hago las paces con el tema. Yo no puedo resolver en la realidad completamente el tema del machismo, pero puedo resolverlo literariamente”, agrega.

LA TELENOVELA ES OFERTA DE ESPERANZA

Cercano testigo de la evolución de la industria audiovisual, “Chascas”, menciona que la telenovela se ha ido transformando, al ser un reflejo de las sociedades contemporáneas y el modo de administrar “la oferta de esperanza”, que significa hacer sufrir a un personaje por determinado número de capítulos para luego solucionarlo todo, adaptándose a nuevas dinámicas de consumo, como es el streaming.

Mientras que las series, ahora se presentan como un fenómeno familiar, que ha logrado hacer lo que la vieja televisión hizo en su momento, cuando sólo había una televisión que compartían todos los habitantes de una casa; además de que considera que las producciones latinoamericanas han logrado tener un gran auge, porque “una parte del mundo ha descubierto que somos buenos contando nuestras propias historias”, marcadas por el melodrama.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Por el éxito de sus historias, se le pregunta por una clave a lo él con una sonrisa contesta: “Ojalá hubiera un secreto único, porque todos estaríamos haciendo puros éxitos. Desde mi experiencia ha sido, y pretendo seguir haciéndolo, es crear híbridos, tanto en literatura como en televisión. Estos tienen esqueletos súper clásicos, pero donde yo me pongo aventurero es pensar en la piel con los que los recubro.

“Así pasó con ¿Quien mató a Sara?, que sus huesos son súper gringos, pero con una piel latinoamericana, que somos muy melodramáticos. Entonces, el lado del mundo que no consume melodrama vio “Sara” como un thriller competente, pero los del lado latino, la vieron como una telenovela sofisticada. Por eso le fue tan bien, creo yo, en el mundo entero”, finaliza el escritor, quien adelanta que ya está trabajando en una nueva serie que estrenará con Netflix este año.

Policiaca

Huejutla: Incendio en vivienda de la colonia Cerecedo Estrada

Tras un posible cortocircuito en la sala del inmueble

Local

CAAMT pide a usuarios evitar caer en fraudes

El organismo descentralizado hizo un llamado a la comunidad para que no se deje engañar por falsos "notificadores"

Local

Clausuran tercer congreso canino en La Reforma

Zeus, perro de trabajo, tuvo despedida honorífica por sus años de servicio y certificaron a siete más

Deportes

Pachuca goleó en amistoso a Morelia

Monarcas inició su pretemporada en la Liga de Expansión

Policiaca

Clausuran gasera apócrifa en Singuilucan

La intervención de la policía estatal derivó de reportes anónimos que advertían del almacén con venta de combustible