/ sábado 18 de febrero de 2023

Berlinale 2023: la mexicana Tatiana Huezo vuelve al documental con El Eco

En su segundo día, la Berlinale también presentó una cinta biográfica de Joan Baez, así como filmes de corte político

BERLÍN. Segundo día del certamen berlinés donde uno va paulatinamente introduciéndose al meollo de evento, las películas estrenándose en competencia y en las secciones paralelas.

El larguísimo evento de inauguración sirvió para de nuevo demostrar el especial perfil de la Berlinale donde el glamour cinematográfico va a la par del compromiso político y social que sobre todo caracterizan el certamen.

En cuanto a la primera vertiente, la película de apertura, la producción independiente norteamericana, Ella se me acercó, de la veterana actriz y realizadora Rebecca Miller (El plan de Maggie, 2015, Las vidas privadas de Pippa Lee, 2009) con la actuación de Anne Hathaway y el multipremiado norteamericano actor Peter Dinklage (Cyrano, 2021 y la afamada serie Game of Thrones, 2011-2019), resultó nada más que simpática; una comedia dramática familiar, la llamada “dramedy” en inglés, que parece más apta a la pantalla chica que una película de inauguración de un importante festival. Claro, hemos señalado ya aquí, la dificultad que tiene la Berlinale para atraer grandes producciones norteamericanas aptas para una gala de inauguración con bombos y platillos.

Muy por el contrario el lado “comprometido” del festival como espejo reflejante de temas político-sociales robó literalmente cámara en la gala de inauguración, tanto en los discursos introductorios de su dúo dirigente, como en la intervención vía video-transmisión del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, y con la ocasión del estreno mundial del documental Superpower, dirigido por Sean Penn sobre el conflicto ruso-ucraniano, así como del primer aniversario de la guerra que inició el 24 de febrero de 2022.

A esto se unió la denuncia de la actriz iraní y miembro del jurado internacional, Golshifteh Farahani por la represión y las ejecuciones con que el régimen teocrático de su país responde a las protestas populares que siguen sacudiendo Irán.

Blackberry, la película con la que se inició la competencia, dirigida por Matt Johnson, pertenece justamente a la vertiente socio-política que caracteriza las selecciones de la Berlinale. En ella el realizador radicado en Canadpá, recrea con buen tino a través de la ficción, basado en sus experiencias de documentalista, la aventura de los dos personajes que crearon y lanzaron el primer smart-phone que entró en el mercado, su vertiginosa ascensión y su declive por desavenencias personales y erróneas tácticas comerciales, lo que abrió la puerta para que se iniciara y dominara el mercado la era de los smart-phones de Apple y demás compañías asiáticas.

De cerca respecto a interés, además de su contexto político-social se sitúa la producción australiana igualmente en competencia, La sobrevivencia de la compasión, donde Rolf de Heer, de origen holandés radicado en Australia asume una vez más con fuerza a través de una buena estructura ficcional, su privilegiada temática, la opresión de los aborígenes australianos por los blancos (como en la multipremiada en Cannes y otros certámenes Charlie’s Country, de 2013).

Fuerte y sobre todo conmovedora resultó la aportación de la mexicana de origen salvadoreño Tatiana Huezo con El Eco presentado en la sección competitiva Encounters. La realizadora regresa a sus orígenes de documentalista (digirió la multipremiada Tempestad en 2016) después de una breve incursión en la ficción (la premiada en Cannes 2021 Noche de fuego), acercándose con discreción, delicadeza y un agudo sentido de observación al ciclo de vida de los pobladores del pueblo El Eco, enfocándose en especial en los niños, su relación con los adultos, los viejos y los animales. Un pequeño diamante del género de cine documental.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Dos realizadoras más resaltaron con sus películas en la sección Panorama. La iraní Sepideh Farsi , quien a pesar de vivir a París desde su adolescencia, aporta con La sirena un elemento más a su filmografía de temáticas de su país de origen (La rosa roja, 2014, Teherán sin permiso, 2009). Pasando del documental a la ficción, en este su último filme Farsi adopta el formato de animación para presentar los esfuerzos de un adolescente para localizar a su pequeño hermano y escapar de la ciudad de Abadan, sumergida en el caos a raíz de los ataques por misiles iraquíes durante la guerra Irak-Irán en 1980. La película inauguró la sección Panorama donde Joan Baez, soy una molestia, el documental realizado por la estadunidense Karen O’ Connor, secundada por Miri Navasky y Maeve O’ Boyle, causó fuerte impresión resultando ser el retrato íntimo de la vida de la mítica cantante norteamericana Joan Baez quien estuvo presente en la presentación del filme.

Concluyendo esta segunda corresponsalía desde la Barlinale mencionemos que México figuró, aparte de la película de Huezo, en otros tantos encabezados de los diarios de industria que cubren el festival. Por un lado, el anuncio que el festival francés de Annecy, el evento capital dedicado al cine de animación, dedicará este año (del 11 al 17 de junio) su homenaje especial a la animación mexicana, y por otra parte, se informa que Gael García Bernal protagoniza junto con la noruega Renate Reinsve y la francesa Berenice Bajo, Otro final, del italiano Piero Messina, que se estrena en el Mercado Europeo de Film (EFM). No se precisa si la estrella mexicana estará presente.

BERLÍN. Segundo día del certamen berlinés donde uno va paulatinamente introduciéndose al meollo de evento, las películas estrenándose en competencia y en las secciones paralelas.

El larguísimo evento de inauguración sirvió para de nuevo demostrar el especial perfil de la Berlinale donde el glamour cinematográfico va a la par del compromiso político y social que sobre todo caracterizan el certamen.

En cuanto a la primera vertiente, la película de apertura, la producción independiente norteamericana, Ella se me acercó, de la veterana actriz y realizadora Rebecca Miller (El plan de Maggie, 2015, Las vidas privadas de Pippa Lee, 2009) con la actuación de Anne Hathaway y el multipremiado norteamericano actor Peter Dinklage (Cyrano, 2021 y la afamada serie Game of Thrones, 2011-2019), resultó nada más que simpática; una comedia dramática familiar, la llamada “dramedy” en inglés, que parece más apta a la pantalla chica que una película de inauguración de un importante festival. Claro, hemos señalado ya aquí, la dificultad que tiene la Berlinale para atraer grandes producciones norteamericanas aptas para una gala de inauguración con bombos y platillos.

Muy por el contrario el lado “comprometido” del festival como espejo reflejante de temas político-sociales robó literalmente cámara en la gala de inauguración, tanto en los discursos introductorios de su dúo dirigente, como en la intervención vía video-transmisión del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, y con la ocasión del estreno mundial del documental Superpower, dirigido por Sean Penn sobre el conflicto ruso-ucraniano, así como del primer aniversario de la guerra que inició el 24 de febrero de 2022.

A esto se unió la denuncia de la actriz iraní y miembro del jurado internacional, Golshifteh Farahani por la represión y las ejecuciones con que el régimen teocrático de su país responde a las protestas populares que siguen sacudiendo Irán.

Blackberry, la película con la que se inició la competencia, dirigida por Matt Johnson, pertenece justamente a la vertiente socio-política que caracteriza las selecciones de la Berlinale. En ella el realizador radicado en Canadpá, recrea con buen tino a través de la ficción, basado en sus experiencias de documentalista, la aventura de los dos personajes que crearon y lanzaron el primer smart-phone que entró en el mercado, su vertiginosa ascensión y su declive por desavenencias personales y erróneas tácticas comerciales, lo que abrió la puerta para que se iniciara y dominara el mercado la era de los smart-phones de Apple y demás compañías asiáticas.

De cerca respecto a interés, además de su contexto político-social se sitúa la producción australiana igualmente en competencia, La sobrevivencia de la compasión, donde Rolf de Heer, de origen holandés radicado en Australia asume una vez más con fuerza a través de una buena estructura ficcional, su privilegiada temática, la opresión de los aborígenes australianos por los blancos (como en la multipremiada en Cannes y otros certámenes Charlie’s Country, de 2013).

Fuerte y sobre todo conmovedora resultó la aportación de la mexicana de origen salvadoreño Tatiana Huezo con El Eco presentado en la sección competitiva Encounters. La realizadora regresa a sus orígenes de documentalista (digirió la multipremiada Tempestad en 2016) después de una breve incursión en la ficción (la premiada en Cannes 2021 Noche de fuego), acercándose con discreción, delicadeza y un agudo sentido de observación al ciclo de vida de los pobladores del pueblo El Eco, enfocándose en especial en los niños, su relación con los adultos, los viejos y los animales. Un pequeño diamante del género de cine documental.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Dos realizadoras más resaltaron con sus películas en la sección Panorama. La iraní Sepideh Farsi , quien a pesar de vivir a París desde su adolescencia, aporta con La sirena un elemento más a su filmografía de temáticas de su país de origen (La rosa roja, 2014, Teherán sin permiso, 2009). Pasando del documental a la ficción, en este su último filme Farsi adopta el formato de animación para presentar los esfuerzos de un adolescente para localizar a su pequeño hermano y escapar de la ciudad de Abadan, sumergida en el caos a raíz de los ataques por misiles iraquíes durante la guerra Irak-Irán en 1980. La película inauguró la sección Panorama donde Joan Baez, soy una molestia, el documental realizado por la estadunidense Karen O’ Connor, secundada por Miri Navasky y Maeve O’ Boyle, causó fuerte impresión resultando ser el retrato íntimo de la vida de la mítica cantante norteamericana Joan Baez quien estuvo presente en la presentación del filme.

Concluyendo esta segunda corresponsalía desde la Barlinale mencionemos que México figuró, aparte de la película de Huezo, en otros tantos encabezados de los diarios de industria que cubren el festival. Por un lado, el anuncio que el festival francés de Annecy, el evento capital dedicado al cine de animación, dedicará este año (del 11 al 17 de junio) su homenaje especial a la animación mexicana, y por otra parte, se informa que Gael García Bernal protagoniza junto con la noruega Renate Reinsve y la francesa Berenice Bajo, Otro final, del italiano Piero Messina, que se estrena en el Mercado Europeo de Film (EFM). No se precisa si la estrella mexicana estará presente.

Policiaca

Huejutla: Incendio en vivienda de la colonia Cerecedo Estrada

Tras un posible cortocircuito en la sala del inmueble

Local

CAAMT pide a usuarios evitar caer en fraudes

El organismo descentralizado hizo un llamado a la comunidad para que no se deje engañar por falsos "notificadores"

Local

Clausuran tercer congreso canino en La Reforma

Zeus, perro de trabajo, tuvo despedida honorífica por sus años de servicio y certificaron a siete más

Deportes

Pachuca goleó en amistoso a Morelia

Monarcas inició su pretemporada en la Liga de Expansión

Policiaca

Clausuran gasera apócrifa en Singuilucan

La intervención de la policía estatal derivó de reportes anónimos que advertían del almacén con venta de combustible