/ lunes 8 de abril de 2024

'La Inconclusa', catedral neogótica que presume Michoacán

“La Inconclusa”, como la llaman los habitantes de Zamora, hoy se erige como la catedral más alta de México

Cae la tarde y la Catedral de Zamora eleva sus imponentes torres neogóticas hacia el cielo michoacano. En su cantera arenisca apenas es notorio el paso del tiempo.

Si estás de visita por la entidad, es tu oportunidad de conocer esta histórica construcción, consagrada en 1989 como Santuario Guadalupano e inaugurada 100 años después de haberse colocado la primera piedra, cuyos muros han sido testigo de momentos clave como la Revolución Mexicana o la Guerra Cristera.

De paredón de fusilamiento a bodega de camiones recolectores de basura, “la inconclusa”, como la llaman los habitantes de Zamora, hoy se erige como la catedral más alta de México. Esta es su historia.

Los orígenes de la catedral "inconclusa"

El 2 de febrero de 1898, Día de la Candelaria, el excelentísimo señor don José María Cázares Martínez, obispo de la Diócesis de Zamora, encabezó la ceremonia de inicio de las obras de construcción de la catedral. Concebida como el nuevo símbolo del poderío de la Iglesia católica mexicana en Michoacán, su diseño corresponde al estilo neogótico, muy popular a principios del siglo XX, con dos elevadas torres en su portada adornadas con gárgolas, contrafuertes que sostienen su estructura y cinco espaciosas naves. Finalmente se decidió que tuviera una cúpula en su centro, algo atípico en la arquitectura neogótica.

De acuerdo con los registros de la época, más de 300 hombres estuvieron involucrados en la cimentación y levantamiento de la base del templo. Para 1914 las cuatro naves laterales estaban casi listas y los pilares estaban en su lugar. Sin embargo, con el estallido de la Revolución Mexicana se ordenó a los obreros regresar a sus casas y el proyecto quedó suspendido por tiempo indefinido.

La obra a medio terminar se convirtió en un cuartel del ejército y con ello sobrevino la pérdida de todos los planos originales de la catedral. Se cuenta que sólo quedaron un dibujo con la fachada original y un plano general de la distribución de la nave principal.

Es conocida por los zamoranos como “La Inconclusa”, debido al estado en que quedó la construcción durante varios años. Foto: Fernando Maldonado / El Sol de Zamora

Zamora y la Guerra Cristera

La Revolución apenas terminaba cuando en 1925 se desató otro conflicto armado: la Guerra Cristera. La lucha por el poder entre el Gobierno y la Iglesia católica impidieron una vez más que continuara la construcción de la catedral.

Detrás del altar principal sigue en pie el paredón de fusilamiento, un muro blanco con agujeros que parecieran hechos por la humedad, pero que en realidad son marcas de esquirlas y balas. Esa pared nunca se restauró, en memoria de todas las personas que allí perdieron la vida. Sobre este lugar fue colocado un enorme vitral de colores púrpura. Los rayos del sol que logran penetrar por él ofrecen la sensación del crepúsculo y el alba a la vez.

Actualmente los feligreses acuden a la Catedral de Zamora a venerar a la Virgen de Guadalupe. Foto: Fernando Maldonado / El Sol de Zamora

Abandono y rescate de la catedral

Después de la guerra y durante más de 70 años, la catedral tuvo usos muy diversos. Debido a problemas con el gobierno federal, el templo fue transformado en vecindad, y sus habitantes hicieron que los acabados del recinto quedaran en ruinas: lo poco que quedaba de nichos fue destrozado y la basura se acumuló en las orillas de las capillas. Tiempo después, la estructura del templo se convirtió en una escuela y en los últimos años sirvió como estacionamiento de los camiones que recogían la basura de la ciudad.

Después de muchos intentos por recuperar la catedral, apodada por los zamoranos como “La Inconclusa” por el estado que quedó la construcción, en 1988 regresó al poder de la Diócesis de Zamora. El 2 de febrero de 1998 cumplió un centenario de existencia, y finalmente, un siglo y 10 años después de haber sido colocada su primera piedra, fue inaugurada y consagrada como Santuario Diocesano de Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre de 2008.

En la actualidad, los feligreses acuden a la Catedral de Zamora a venerar a la Virgen de Guadalupe. Alrededor de 80 mil personas visitan cada año el santuario del 1 al 12 de diciembre, y las peregrinaciones ingresan desde los cuatro puntos cardinales. Si alguna vez visitas Michoacán, no puedes dejar de conocer esta imponente catedral de estilo neogótico que alza sus equilibradas torres largas hacia las estrellas.

Los muros de la catedral han sido testigo de momentos clave en la historia de México. Foto: Fernando Maldonado / El Sol de Zamora


¿Dónde queda?

Catedral Diocesana, Vicente Guerrero Ote. 92, Centro, 59600 Zamora de Hidalgo, Michoacán.

Cae la tarde y la Catedral de Zamora eleva sus imponentes torres neogóticas hacia el cielo michoacano. En su cantera arenisca apenas es notorio el paso del tiempo.

Si estás de visita por la entidad, es tu oportunidad de conocer esta histórica construcción, consagrada en 1989 como Santuario Guadalupano e inaugurada 100 años después de haberse colocado la primera piedra, cuyos muros han sido testigo de momentos clave como la Revolución Mexicana o la Guerra Cristera.

De paredón de fusilamiento a bodega de camiones recolectores de basura, “la inconclusa”, como la llaman los habitantes de Zamora, hoy se erige como la catedral más alta de México. Esta es su historia.

Los orígenes de la catedral "inconclusa"

El 2 de febrero de 1898, Día de la Candelaria, el excelentísimo señor don José María Cázares Martínez, obispo de la Diócesis de Zamora, encabezó la ceremonia de inicio de las obras de construcción de la catedral. Concebida como el nuevo símbolo del poderío de la Iglesia católica mexicana en Michoacán, su diseño corresponde al estilo neogótico, muy popular a principios del siglo XX, con dos elevadas torres en su portada adornadas con gárgolas, contrafuertes que sostienen su estructura y cinco espaciosas naves. Finalmente se decidió que tuviera una cúpula en su centro, algo atípico en la arquitectura neogótica.

De acuerdo con los registros de la época, más de 300 hombres estuvieron involucrados en la cimentación y levantamiento de la base del templo. Para 1914 las cuatro naves laterales estaban casi listas y los pilares estaban en su lugar. Sin embargo, con el estallido de la Revolución Mexicana se ordenó a los obreros regresar a sus casas y el proyecto quedó suspendido por tiempo indefinido.

La obra a medio terminar se convirtió en un cuartel del ejército y con ello sobrevino la pérdida de todos los planos originales de la catedral. Se cuenta que sólo quedaron un dibujo con la fachada original y un plano general de la distribución de la nave principal.

Es conocida por los zamoranos como “La Inconclusa”, debido al estado en que quedó la construcción durante varios años. Foto: Fernando Maldonado / El Sol de Zamora

Zamora y la Guerra Cristera

La Revolución apenas terminaba cuando en 1925 se desató otro conflicto armado: la Guerra Cristera. La lucha por el poder entre el Gobierno y la Iglesia católica impidieron una vez más que continuara la construcción de la catedral.

Detrás del altar principal sigue en pie el paredón de fusilamiento, un muro blanco con agujeros que parecieran hechos por la humedad, pero que en realidad son marcas de esquirlas y balas. Esa pared nunca se restauró, en memoria de todas las personas que allí perdieron la vida. Sobre este lugar fue colocado un enorme vitral de colores púrpura. Los rayos del sol que logran penetrar por él ofrecen la sensación del crepúsculo y el alba a la vez.

Actualmente los feligreses acuden a la Catedral de Zamora a venerar a la Virgen de Guadalupe. Foto: Fernando Maldonado / El Sol de Zamora

Abandono y rescate de la catedral

Después de la guerra y durante más de 70 años, la catedral tuvo usos muy diversos. Debido a problemas con el gobierno federal, el templo fue transformado en vecindad, y sus habitantes hicieron que los acabados del recinto quedaran en ruinas: lo poco que quedaba de nichos fue destrozado y la basura se acumuló en las orillas de las capillas. Tiempo después, la estructura del templo se convirtió en una escuela y en los últimos años sirvió como estacionamiento de los camiones que recogían la basura de la ciudad.

Después de muchos intentos por recuperar la catedral, apodada por los zamoranos como “La Inconclusa” por el estado que quedó la construcción, en 1988 regresó al poder de la Diócesis de Zamora. El 2 de febrero de 1998 cumplió un centenario de existencia, y finalmente, un siglo y 10 años después de haber sido colocada su primera piedra, fue inaugurada y consagrada como Santuario Diocesano de Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre de 2008.

En la actualidad, los feligreses acuden a la Catedral de Zamora a venerar a la Virgen de Guadalupe. Alrededor de 80 mil personas visitan cada año el santuario del 1 al 12 de diciembre, y las peregrinaciones ingresan desde los cuatro puntos cardinales. Si alguna vez visitas Michoacán, no puedes dejar de conocer esta imponente catedral de estilo neogótico que alza sus equilibradas torres largas hacia las estrellas.

Los muros de la catedral han sido testigo de momentos clave en la historia de México. Foto: Fernando Maldonado / El Sol de Zamora


¿Dónde queda?

Catedral Diocesana, Vicente Guerrero Ote. 92, Centro, 59600 Zamora de Hidalgo, Michoacán.

Policiaca

Tezontepec de Aldama: Asesinan a un hombre a balazos

Su acompañante resultó ileso pero con crisis nerviosa

Local

Skatex pagó 30 mil pesos para usar recinto ferial para el TulanSka

El festival de ska y rock congregó a más de 20 mil personas el pasado domingo 26 de mayo

Local

Mala calidad del aire en Valle de Tulancingo

Desde las alturas se observa la pequeña nube que cubre el cielo azul

Elecciones 2024

Máynez en Tulancingo: visitará el municipio el miércoles 29 de mayo

El candidato del Movimiento Naranja se encontrará con estudiantes universitarios

Local

Junio 2024: Días festivos y puentes oficiales ¿Cuáles son?

Llegamos a la mitad de año y con ello los días festivos de junio

Local

Disminuyen 50 mil ocupados en Hidalgo: ENOE

Se trató del peor primer arranque de año en el estado desde la recuperación económica