/ viernes 24 de julio de 2020

A punta de pistola obligan a sacerdotes oficiar misa en Guerrero

El obispo dijo que han sido disciplinados y cuidan que los servicios se desarrollen con todas las medidas sanitarias necesarias

ACAPULCO. El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, calificó de tercos a los guerrerenses que se niegan a acatar las medidas de prevención para evitar contagios de Covid-19 y dijo que las cosas son tan graves que con pistola en mano obligan a párrocos a oficiar misas.

Monseñor Rangel Mendoza detalló hace unos días que personas provenientes del Estado de México obligaron a un sacerdote a oficiar una ceremonia religiosa, en el momento en que las iglesias se encontraban cerradas, y que al paso de los días en el pueblo en que se ofició la misa bajo amenaza se detectaron varios contagios de coronavirus.

Aclaró que la Iglesia católica ha sido disciplinada: "abrimos aceptando sólo el 30 por ciento de las personas que caben en los templos y se instaló tapete sanitizante, se reparte gel y se usa cubrebocas, con ellos buscamos que aquí no se contagien las personas que buscan apoyo espiritual pero tampoco los sacerdotes".

Foto Archivo

En torno a las fiestas patronales, el obispo indicó que todas se hacen de forma diferente, guardando las normas para evitar conglomeraciones y estableciendo las medidas de sanidad pertinentes igual que se está haciendo en las misas de las catedrales de Chilapa y Chilpancingo.

Mencionó que en la diócesis se tienen cinco sacerdotes que han contraído el Covid-19, pero que afortunadamente todos ya lo están superando: “Tenía pendiente de unos padres que son de más de 80 años, pero ya están saliendo con bien de la crisis”.

Señaló que han sido un ejemplo, una motivación para las demás personas, y reconoció que al coronavirus “No lo vamos a desterrar tan rápido y vamos a tener que convivir con él en esta nueva realidad. Es mejor ir tomando las medidas necesarias, porque no siempre vamos a estar encerrados o confinados, porque sabemos que así perjudicamos la economía; yo creo que nos tenemos que abrir, pero con las medidas sanitarias”.

Foto Archivo / Foto: Javier Tinoco Memije | El Sol de Acapulco

Finalmente, se dijo inconforme porque el gobierno federal puso en cuarto lugar de importancia abrir las iglesias y no consideró la fe como algo esencial: “En Guerrero la gente es muy espiritual, religiosa y el gran refugio a dónde va la gente".


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

ACAPULCO. El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, calificó de tercos a los guerrerenses que se niegan a acatar las medidas de prevención para evitar contagios de Covid-19 y dijo que las cosas son tan graves que con pistola en mano obligan a párrocos a oficiar misas.

Monseñor Rangel Mendoza detalló hace unos días que personas provenientes del Estado de México obligaron a un sacerdote a oficiar una ceremonia religiosa, en el momento en que las iglesias se encontraban cerradas, y que al paso de los días en el pueblo en que se ofició la misa bajo amenaza se detectaron varios contagios de coronavirus.

Aclaró que la Iglesia católica ha sido disciplinada: "abrimos aceptando sólo el 30 por ciento de las personas que caben en los templos y se instaló tapete sanitizante, se reparte gel y se usa cubrebocas, con ellos buscamos que aquí no se contagien las personas que buscan apoyo espiritual pero tampoco los sacerdotes".

Foto Archivo

En torno a las fiestas patronales, el obispo indicó que todas se hacen de forma diferente, guardando las normas para evitar conglomeraciones y estableciendo las medidas de sanidad pertinentes igual que se está haciendo en las misas de las catedrales de Chilapa y Chilpancingo.

Mencionó que en la diócesis se tienen cinco sacerdotes que han contraído el Covid-19, pero que afortunadamente todos ya lo están superando: “Tenía pendiente de unos padres que son de más de 80 años, pero ya están saliendo con bien de la crisis”.

Señaló que han sido un ejemplo, una motivación para las demás personas, y reconoció que al coronavirus “No lo vamos a desterrar tan rápido y vamos a tener que convivir con él en esta nueva realidad. Es mejor ir tomando las medidas necesarias, porque no siempre vamos a estar encerrados o confinados, porque sabemos que así perjudicamos la economía; yo creo que nos tenemos que abrir, pero con las medidas sanitarias”.

Foto Archivo / Foto: Javier Tinoco Memije | El Sol de Acapulco

Finalmente, se dijo inconforme porque el gobierno federal puso en cuarto lugar de importancia abrir las iglesias y no consideró la fe como algo esencial: “En Guerrero la gente es muy espiritual, religiosa y el gran refugio a dónde va la gente".


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Policiaca

Motociclistas arrollados, uno cayó de un puente

Supuestamente el probable responsable se dio a la fuga

Local

Selva baja y media, afectada en Hidalgo

El uso agrícola en las tierras, así como la caza la y tala clandestina, son factores de incidencia

Mundo

Partidos opositores boicotearán comicios en Venezuela

Grupo de los 27 partidos más importantes en el Parlamento acuerdan no participar en las legislativas por considerarlas “un fraude”

Mundo

América Latina duplica muertes por Covid-19 en un mes

Toque de queda en ciudad de Australia ante rebrote; en el mundo, 18 millones de contagios

Sociedad

Buscan que termoeléctrica de Tuxpan amplié la generación de energía

Rocío Nahle anunció inversiones del sector para la entidad en el 2021

Política

En Puebla, hacemos las cosas a nuestra manera: Miguel Barbosa

Admira a López Obrador desde hace 20 años y agradece su apoyo, pero asegura saber que no pertenece a su círculo cercano

México

A un año de la masacre en El Paso, flujo de armas sigue sin freno

Defensores de las víctimas expresaron su frustración porque autoridades prometieron leyes de control de armas para reducir la probabilidad de que más tiroteos masivos se presenten

Finanzas

Pierde la CNBV al 19% de su personal

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores perdió en menos de un año a 327 colaboradores