/ viernes 8 de mayo de 2020

Muere líder de Los Zetas en Puente Grande

Moisés E., “El Gordo May” presentaba síntomas de Covid-19, por lo que se investiga si esta fue o no la causa del deceso

Moisés E., “El Gordo May”, líder de una célula de sicarios del Cártel de Los Zetas, murió en el Centro Federal de Readaptación Social 2 de Puente Grande.

Fuentes de la Fiscalía General de la República indicaron que “El Gordo May”, presentaba síntomas de Covid-19, por lo que se investiga si esta fue o no la causa del deceso.

“El Gordo May” fue detenido por policías federales junto con ocho cómplices más el 23 de septiembre de 2008 en Cancún, Quintana Roo, su base de operaciones.

El 17 de noviembre el juez Tercero de Distrito en Materia Penal de Jalisco dictó auto de formal prisión a los implicados, por los delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud y posesión de armas y cartuchos de uso reservado. Se les relacionaba con la decapitación de 12 personas en el estado de Yucatán.

Las investigaciones federales señalan que dicha célula era responsable de la distribución de cocaína en Cancún, y eran encabezados por “El Gordo May”, quien contaba con una célula de halcones (vigilantes) integrada por policías municipales y civiles que le reportaban los movimientos de las fuerzas federales en la ciudad.

Al momento de la detención, los federales aseguraron fusiles de alto poder, un arma corta, granadas de fragmentación, una camioneta, un vehículo compacto, radios de comunicación, más de 50 mil pesos en efectivo y una pequeña cantidad de mariguana.


Moisés E., “El Gordo May”, líder de una célula de sicarios del Cártel de Los Zetas, murió en el Centro Federal de Readaptación Social 2 de Puente Grande.

Fuentes de la Fiscalía General de la República indicaron que “El Gordo May”, presentaba síntomas de Covid-19, por lo que se investiga si esta fue o no la causa del deceso.

“El Gordo May” fue detenido por policías federales junto con ocho cómplices más el 23 de septiembre de 2008 en Cancún, Quintana Roo, su base de operaciones.

El 17 de noviembre el juez Tercero de Distrito en Materia Penal de Jalisco dictó auto de formal prisión a los implicados, por los delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud y posesión de armas y cartuchos de uso reservado. Se les relacionaba con la decapitación de 12 personas en el estado de Yucatán.

Las investigaciones federales señalan que dicha célula era responsable de la distribución de cocaína en Cancún, y eran encabezados por “El Gordo May”, quien contaba con una célula de halcones (vigilantes) integrada por policías municipales y civiles que le reportaban los movimientos de las fuerzas federales en la ciudad.

Al momento de la detención, los federales aseguraron fusiles de alto poder, un arma corta, granadas de fragmentación, una camioneta, un vehículo compacto, radios de comunicación, más de 50 mil pesos en efectivo y una pequeña cantidad de mariguana.


Policiaca

Volcadura en Mixquiahuala deja una persona herida

El accidente provocó movilización de cuerpos de rescate quienes auxiliaron al conductor

Gossip

Los desnudos te empoderan: Celia Lora

Se trata de una serie de 15 videos en los que participa al lado de la chilena y ex integrante de Acapulco Shore, Ignacia Michelson

Gossip

Imperio de Mentiras le cambia la vida a Andrés Palacios

Andrés Palacios habla de su experiencia en Imperio de mentiras, que termina hoy

Cultura

Sector cultural gasta millones en insumos de higiene

El sector cultural enfrenta las medidas sanitarias por la contingencia debido a la pandemia del Covid-19, en tiempos de recorte presupuestal en todas sus áreas

Gossip

En su arranque, Wandavision queda en suspenso

La primera serie del universo cinematográfico de Marvel retoma las comedias sitcom para adentrarnos en un mundo que aún no sabemos si es real

Sociedad

Mueren 6 mil 740 por coronavirus en una semana

El director de Promoción de la Salud indicó que la letalidad del virus también creció en nuestro país

Sociedad

Alerta por interés del crimen organizado ante vacuna Covid

El plan del Presidente de distribuir las vacunas a los lugares más apartados como programas sociales es un dilema de seguridad