/ martes 24 de diciembre de 2019

Honduras, en jaque por crisis carcelaria

Organismos ven escalada ante la militarización del sistema penitenciario

TEGUCIGALPA. Honduras afronta una crisis en su sistema penitenciario luego de que riñas registradas en dos cárceles dejaron 37 muertos, atribuidas a grupos que buscan evitar la intervención de las prisiones, donde un organismo pide apoyo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Estos dos sucesos, en los que además más de una decena de personas resultaron heridas, se registraron en una prisión del municipio de El Porvenir, cercana a Tegucigalpa, en el que ayer fallecieron 19 reclusos, y en una cárcel del departamento caribeño de Atlántida, en la que el día 20 murieron otros 18 presos.

La subdirectora del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Alba Mejía, dijo que la situación en las cárceles del país centroamericano es "crónica".

El CPTRT propone la creación de una comisión de "alta credibilidad" coordinada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que "se cristalice la militarización de los centros penitenciarios" y se implemente la Política Nacional Penitenciaria, gestionada en 2015 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), añadió.

Las fuerzas del orden atribuyeron la responsabilidad de las dos matanzas a grupos del crimen que buscan evitar la intervención de las cárceles ordenada la semana pasada por el poder Ejecutivo que preside Juan Orlando Hernández.

Para el CPTRT, las muertes en las cárceles son consecuencia de la "militarización total" del sistema penitenciario. El mandatario hondureño decidió militarizar las cárceles después de que el 14 de diciembre asesinaran a cinco miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en la cárcel de máxima seguridad de La Tolva, al este de la capital.

En la víspera, fue asesinado a tiros el director de la principal cárcel de máxima seguridad de El Pozo I, en Santa Bárbara (oeste), Pedro Ildefonso Armas.

El funcionario estaba suspendido del cargo para ser investigado por haber presenciado cómo unos reos mataban el pasado 26 de octubre a Magdaleno Meza, el que fuera socio del exdiputado Juan Antonio "Tony" Hernández.

Tony Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, fue condenado por cuatro delitos de narcotráfico en una corte de Nueva York.

TEGUCIGALPA. Honduras afronta una crisis en su sistema penitenciario luego de que riñas registradas en dos cárceles dejaron 37 muertos, atribuidas a grupos que buscan evitar la intervención de las prisiones, donde un organismo pide apoyo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Estos dos sucesos, en los que además más de una decena de personas resultaron heridas, se registraron en una prisión del municipio de El Porvenir, cercana a Tegucigalpa, en el que ayer fallecieron 19 reclusos, y en una cárcel del departamento caribeño de Atlántida, en la que el día 20 murieron otros 18 presos.

La subdirectora del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Alba Mejía, dijo que la situación en las cárceles del país centroamericano es "crónica".

El CPTRT propone la creación de una comisión de "alta credibilidad" coordinada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que "se cristalice la militarización de los centros penitenciarios" y se implemente la Política Nacional Penitenciaria, gestionada en 2015 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), añadió.

Las fuerzas del orden atribuyeron la responsabilidad de las dos matanzas a grupos del crimen que buscan evitar la intervención de las cárceles ordenada la semana pasada por el poder Ejecutivo que preside Juan Orlando Hernández.

Para el CPTRT, las muertes en las cárceles son consecuencia de la "militarización total" del sistema penitenciario. El mandatario hondureño decidió militarizar las cárceles después de que el 14 de diciembre asesinaran a cinco miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en la cárcel de máxima seguridad de La Tolva, al este de la capital.

En la víspera, fue asesinado a tiros el director de la principal cárcel de máxima seguridad de El Pozo I, en Santa Bárbara (oeste), Pedro Ildefonso Armas.

El funcionario estaba suspendido del cargo para ser investigado por haber presenciado cómo unos reos mataban el pasado 26 de octubre a Magdaleno Meza, el que fuera socio del exdiputado Juan Antonio "Tony" Hernández.

Tony Hernández, hermano del presidente Juan Orlando Hernández, fue condenado por cuatro delitos de narcotráfico en una corte de Nueva York.

Policiaca

Humilde vivienda extinta por fuego

Dentro no se halló una fuente de ignición, las llamas pudieron ser provocadas

Local

DIF estatal realizó entrega de despensas en Tulancingo

Hasta el momento se han otorgado 19 paquetes alimentarios de los 30 mil que se contemplan

Local

Empacadores de la tercera edad, dos meses sin laborar

Las empresas los han apoyado colocando alcancías y mil pesos a la quincena

México

López-Gatell prevé que México llegue a los 30 mil muertos por Covid-19

"Si mañana gobiernos estatales empiezan a tomar actitudes demasiado libertinas respecto al desconfinamiento, a lo mejor ese 30 mil se nos va más para arriba"

Gossip

Muere la mamá de Patricia Reyes Spíndola

La escritora Martha Reyes Spíndola falleció por causas naturales este viernes en su casa

Sociedad

Sobrevivientes de masacre de Acteal piden a AMLO no sólo considerar a la pandemia

La comunidad de Las Abejas solicitó una audiencia para resolver la demanda de justicia por el caso 

Finanzas

Crisis por Covid-19 no nos agarró mal parados: AMLO

El Presidente "presumió" que la depreciación del peso es del 8.9% y hay recaudación fiscal con un incremento del 2.8%

OMG!

¡Por mentirosa!  Forbes le quita el título de "billonaria" a Kylie Jenner

La publicación comparó a la menor del clan de las Kardashian con Trump y la reacción de Kylie no se ha hecho esperar

Mundo

Reabren Torre de Pisa en Italia tras cierre por Covid-19

Podrán acceder sólo 15 personas cada vez y llevarán un dispositivo que permitirá garantizar la distancia de seguridad de un metro entre los visitantes