/ miércoles 17 de abril de 2019

Misa Crismal: renovación de los votos sacerdotales

Debido a la grandeza litúrgica pastoral para esta misa, se reúnen los sacerdotes y manifiestan la unidad perpetuada en la Iglesia

En el marco de la Vigilia Pascual, y con la participación de todos los sacerdotes de la Arquidiócesis, Monseñor Don Domingo Díaz Martínez, celebró la Misa Crismal en una pletórica Catedral Metropolitana de Tulancingo.

Durante la homilía se consagró el Santo Crisma y se bendijeron los óleos (aceites) de los catecúmenos y de los enfermos.

El jerarca, renovó las promesas de los más de 150 integrantes del presbiterio diocesano, es decir, su consagración y dedicación a Cristo y a la Iglesia, quienes manifestaron ser fieles a la Iglesia Católica, pero además a enseñar la doctrina.

Don Domingo Díaz resaltó la importancia del óleo de los enfermos, que, como cita la carta de Santiago son el remedio de la enfermedad.

Con el Santo Crisma consagrado por el Arzobispo, se ungieron a los recién bautizados; los confirmados son sellados, y se ungen las manos de lis presbítero, la cabeza de los obispos y las iglesias y los altares.

Y con el óleo de los enfermos, éstos reciben alivio en su debilidad.

Debido a la grandeza litúrgica pastoral para esta misa, se reúnen los sacerdotes y manifiestan la unidad perpetuada en la Iglesia.

Crisma y sacerdocio se unen en esta celebración que hace presente de modo más expresiva el misterio de la iglesia.

Esta homilía, el Arzobispo concelebra con su presbiterio, conceda el Santo crisma y bendice los demás óleos, es una manifestación de la comunión que existe entre el arzobispo y los presbíteros en el único es mismo sacerdocio ministerio de Cristo.


En el marco de la Vigilia Pascual, y con la participación de todos los sacerdotes de la Arquidiócesis, Monseñor Don Domingo Díaz Martínez, celebró la Misa Crismal en una pletórica Catedral Metropolitana de Tulancingo.

Durante la homilía se consagró el Santo Crisma y se bendijeron los óleos (aceites) de los catecúmenos y de los enfermos.

El jerarca, renovó las promesas de los más de 150 integrantes del presbiterio diocesano, es decir, su consagración y dedicación a Cristo y a la Iglesia, quienes manifestaron ser fieles a la Iglesia Católica, pero además a enseñar la doctrina.

Don Domingo Díaz resaltó la importancia del óleo de los enfermos, que, como cita la carta de Santiago son el remedio de la enfermedad.

Con el Santo Crisma consagrado por el Arzobispo, se ungieron a los recién bautizados; los confirmados son sellados, y se ungen las manos de lis presbítero, la cabeza de los obispos y las iglesias y los altares.

Y con el óleo de los enfermos, éstos reciben alivio en su debilidad.

Debido a la grandeza litúrgica pastoral para esta misa, se reúnen los sacerdotes y manifiestan la unidad perpetuada en la Iglesia.

Crisma y sacerdocio se unen en esta celebración que hace presente de modo más expresiva el misterio de la iglesia.

Esta homilía, el Arzobispo concelebra con su presbiterio, conceda el Santo crisma y bendice los demás óleos, es una manifestación de la comunión que existe entre el arzobispo y los presbíteros en el único es mismo sacerdocio ministerio de Cristo.


Policiaca

Fuerte choque en la Central de Abasto

El accidente generó la movilización de los servicios de urgencias, un adulto y dos niños fueron atendidos en el lugar

Local

Advierte la Canaco de suplantaciones

Piden a ciudadanos no se dejan sorprender, ni entregar dinero a cambio de trámites o adhesión

Local

Crece venta de productos de defensa

Mujeres adquieren gas pimienta, lámparas paralizadoras y aparatos de choques eléctricos

Finanzas

Profeco sale al quite; restaurantes no deben exigirte propina

El organismo alertó a los consumidores a no permitir que en sus cuentas hagan cargos sin su autorización, lo cual es considerado como una práctica abusiva

Futbol

¡Es oficial! Edson Álvarez se va al Ajax

El mexicano fue el héroe de la final liguera ante Cruz Azul, al apuntarse un doblete en la vuelta

Policiaca

De 12 Ceresos, ocho están sobrepoblados

De cuatro mil 10 personas en reclusión, 288 son mujeres, y solo siete penales tienen médico adscrito