imagotipo

Memorías de vida

  • Sol de Tulancingo
  • en Local

Tulancingo, Hidalgo.- Siguiendo el legado de sus bisabuelos y abuelos, doña Isidra Ortiz sigue conquistando paladares con sus peculiares y clásicos envueltos y tlacoyos con base en maíz.
Mantiene la receta original, pero también el lugar de venta en una de las entradas del Mercado Municipal Gilberto Gómez Carbajal, donde, diariamente, comercializan entre 100 y 150 antojitos.
Ella es vecina de la colonia Lindavista, y su mayor pasión es cocinar. Prácticamente su niñez y juventud transcurrieron entre recetas e ingredientes con que se crea comida tanto típica como aquella que nace del ingenio y la creatividad.
La idea de negocio fue iniciada por Angelita Espinoza, quien se aventuró a abrir mercado con envueltos tipo enchilada, así como tlacoyos de arvejón, papa y frijol, los cuales son acompañados con una riquísima salsa verde y aderezados con elementos que les da el toque final de sabor.
Doña Isidra pertenece a la cuarta generación de vendedores de taquitos e incluso ahora la han convertido en una microempresa que mantiene unida a la familia.
Trabaja toda la semana y los insumos que se utilizan deben prepararse con antelación, especialmente en aquellos componentes con que se viste el antojito mexicano y que marcan la diferencia.
Actualmente, el mundo de los antojitos es mucho más competido, pero el sabor tradicional de los envueltos y tlacoyos del Mercado Municipal se distinguen por su frescura, higiene, pero, sobre todo, por su sabor que es único e inconfundible.
En últimas fechas ha proliferado la venta de antojitos embolsados, pero nunca se comparará un producto que se prepara en el momento de aquel que se hace a granel y sin mediar el empeño y amor a quien se le dedicará un alimento.
En este negocio se trabaja toda la semana y el día de mayor venta son los jueves de plaza y los domingos cuando arriba turismo foráneo.
Doña Isidra invitó a la población lugareña y visitante a degustar los clásicos envueltos y tlacoyos de las hermanas Ortiz. A un buen taco nunca se le desprecia, lo único que se necesita es apetito para disfrutarlo, dijo.
La gastronomía mexicana es un símbolo de orgullo e identidad nacional que en cada región se personaliza. En el caso de Tulancingo los tacos del mercado municipal son presentados en una cacerola de peltre que guarda el calor de los alimentos y mantiene fresca la salsa verde.
Ortiz destacó que sus antojitos están pensados para los paladares más exigentes y para quienes buscan dar rienda suelta al gusto de comer.
Muchas personas consumen el taco desde tiempos prehispánicos debido a que con el trabajo de largas jornadas era necesario llevar consigo un alimento nutritivo pero fácil de transportar entonces ocurrió la genial idea de enrollar la comida en tortillas de maíz
En México se celebra el Día Nacional del Taco cada 31 de marzo, ya que es un platillo fundamental dentro de la dieta del mexicano y, por supuesto, del tulancinguense, dijo la experta en antojitos y en consentir al paladar.