/ miércoles 23 de octubre de 2019

Legalizar los autos "chocolate" sí afectará

Legalización de autos chocolate afectaría no solo a la economía nacional, sino también la local. Las agencias no se han podido recuperar de la caída que sufrieron desde hace cuatro o cinco años. Habría pérdidas enormes y despidos de trabajadores, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Hidalgo, Edgar Espínola Licona.

No puede ser que a punto de votar la reforma fiscal quieran meter en un transitorio (artículo) la legalización de este tipo de autos. “Atenta contra la economía nacional de la industria automotriz, afecta el medio ambiente y convierte al país en depósito de chatarra de vehículos que prácticamente son inservibles”, expresó.

El dirigente empresarial enfatizó que se trata de un “albazo legislativo”, donde se pretende avalar la ilegalidad. No podemos tener retroceso, explicó.

“Es como hacer retroactiva una legislación para que, lo que fue ilegal, hoy se reconozca como legal. Es un asunto que viola la Constitución”, enfatizó.

Espínola Licona informó que en Hidalgo, como en muchos estados de la República, “que son la mayoría”, no exista un padrón para conocer con exactitud cuántos coches chocolate hay.

Comentó que se habla a nivel nacional que suman unos 18 millones de autos, pero nadie tiene las cifras con precisión, justamente porque muchos ingresaron y se mantienen en la ilegalidad.

El presidente del CCE de Hidalgo lamentó que la iniciativa surja de diputados que solamente buscan la notoriedad, en lugar de pensar en el bien común de los mexicanos.

“Con esta medida, según datos económicos, se dejarían de recibir más de 50 mil millones de pesos al año, sin contar el desempleo que ocasionaría el cierre de muchas empresas automotrices”, indicó.

Por último, reconoció que en Hidalgo sí existe un buen volumen de coches chocolate, debido a que es exportador de mano de obra migrante, sobre todo del Valle del Mezquital.

Legalización de autos chocolate afectaría no solo a la economía nacional, sino también la local. Las agencias no se han podido recuperar de la caída que sufrieron desde hace cuatro o cinco años. Habría pérdidas enormes y despidos de trabajadores, señaló el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Hidalgo, Edgar Espínola Licona.

No puede ser que a punto de votar la reforma fiscal quieran meter en un transitorio (artículo) la legalización de este tipo de autos. “Atenta contra la economía nacional de la industria automotriz, afecta el medio ambiente y convierte al país en depósito de chatarra de vehículos que prácticamente son inservibles”, expresó.

El dirigente empresarial enfatizó que se trata de un “albazo legislativo”, donde se pretende avalar la ilegalidad. No podemos tener retroceso, explicó.

“Es como hacer retroactiva una legislación para que, lo que fue ilegal, hoy se reconozca como legal. Es un asunto que viola la Constitución”, enfatizó.

Espínola Licona informó que en Hidalgo, como en muchos estados de la República, “que son la mayoría”, no exista un padrón para conocer con exactitud cuántos coches chocolate hay.

Comentó que se habla a nivel nacional que suman unos 18 millones de autos, pero nadie tiene las cifras con precisión, justamente porque muchos ingresaron y se mantienen en la ilegalidad.

El presidente del CCE de Hidalgo lamentó que la iniciativa surja de diputados que solamente buscan la notoriedad, en lugar de pensar en el bien común de los mexicanos.

“Con esta medida, según datos económicos, se dejarían de recibir más de 50 mil millones de pesos al año, sin contar el desempleo que ocasionaría el cierre de muchas empresas automotrices”, indicó.

Por último, reconoció que en Hidalgo sí existe un buen volumen de coches chocolate, debido a que es exportador de mano de obra migrante, sobre todo del Valle del Mezquital.

Policiaca

Chocan tráileres en el Arco Norte

Los elementos de rescate encargados de remover las unidades, tardaron varias horas en despejar la vía, debido a la magnitud del percance

Local

Pide Marea Verde parar violencia y feminicidios

Se congregaron en el centro de Tulancingo para exigir justicia para las víctimas