imagotipo

Le gusta ayudar

  • Concepción Ocádiz
  • en Local

Tulancingo, Hidalgo.- Argelia Oviedo Monroy tiene sueños y es comprometida con su familia y su país, pero sobre todo con las mujeres.
En su desempeño laboral ha realizado diferentes actividades.
“En este camino descubrí que lo que más disfruto es servir a la gente, entenderla en sus necesidades y contribuir en la medida de mis posibilidades para poder ayudarlas.
“Me llena de satisfacción y orgullo cuando al caminar por las calles observo la vida cotidiana y es ahí donde la mujer con todo su esplendor contribuye a equilibrar la sociedad, la mujer artesana con su problemática de comercialización, marca la agricultora quien debe levantarse de madrugada, la profesionista quien tiene que estar a la vanguardia, la mujer comerciante, la empleada, la madre de familia, la que se desempeña en el ámbito político, la periodista, en fin, tantos roles pero todas tratando de dar lo mejor y luchando por salir adelante”.
En la vida diaria, agrega, nos enfrentamos a retos, pasamos por dificultades y en algunos casos esta situación puede ser la mejor bendición que nos puede suceder, ya que gracias a ello nos permite mejorar en muchos aspectos.
La creatividad nace de la angustia. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias, dice Argelia.
“Para algunos la necesidad es la materia prima que se requiere para que nuestra creatividad florezca y descubramos y pongamos en práctica esos talentos y habilidades, cuando escucho casos de éxito de mujeres me siento orgullosa de ser una y entonces descubro que nos necesitamos unas a otras para poder salir adelante”.
Recientemente, abrió un negocio en la calle Luis Ponce, de Tulancingo, de antojitos muy frescos (la gente puede prepararse con papas, chicharrones, cacahuates y mucho picante, además de aguas de sabores).
Lo atiende personalmente y en el que gracias al apoyo de su familia, quien ha sido fundamental en este sueño, están saliendo adelante.
“Me permite conocer gente pero aún más darme cuenta que en este momento lleno de incertidumbre en el ámbito nacional, siempre se puede salir adelante”, refiere esta guerrera..
Es una luchadora incansable y no es de las mujeres que se rinden.
“Me encanta recibir a mis clientes y decirles: «Bienvenidos al lugar donde tus antojos se hacen realidad», pero más aún agradezco la sonrisa de mis clientes al salir de mi negocio y que regresen es todavía más gratificante.
“Mi lema: «Mientras tengas pasión por lo que haces, tendrás el éxito asegurado»”.
La mujer tiene mucha fuerza en su interior, solo es proponérselo.
En algunos casos, la crisis puede ser la mejor bendición que puede suceder a personas y países, porque la crisis trae progresos.