/ martes 26 de mayo de 2020

Hacienda paraliza al gobierno federal hasta que cumpla con recorte de 75%

Si el gobierno tuviera que pagar hoy la luz o el Internet, no podría hacerlo

Si en estos momentos alguna dependencia de la Administración Pública Federal necesitara pagar servicios básicos de telefonía, Internet, limpieza, agua, energía eléctrica o la renta de sus inmuebles, no podría hacerlo. Lo mismo sucede si hoy requirieran comprar equipo de cómputo, artículos de limpieza o hasta una pluma.

La razón es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) congeló las partidas 2000 y 3000 de todas las dependencias gubernamentales —correspondientes a materiales y suministros y servicios generales— hasta que estas cumplan de manera “urgente y categórica” con el decreto presidencial de recortar en 75% su presupuesto disponible a dichas partidas.

El oficio, fechado el 22 de mayo y dirigido a todos los titulares de las Unidades de Administración y Finanzas, ordena hacer los recortes “considerando que para los capítulos 2000 y 3000 solo se podrán realizar movimientos presupuestales cuando se dé cumplimiento a la medida de austeridad señalada en el presente escrito”.

La medida de austeridad que el oficio refiere es el decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador, publicado el 23 de abril en el Diario Oficial de la Federación, que ordena a todas las dependencias del gobierno federal no ejercer el 75% del presupuesto disponible para lo que resta del año de las partidas de servicios generales y materiales y suministros.

El decreto incluye otras medidas bajo el argumento de redirigir los recursos para hacer frente a las consecuencias sanitarias y económicas por la pandemia de Covid-19.

“Una vez que los ejecutores del gasto hayan otorgado puntual observancia a la medida de austeridad establecida en el Decreto, a través de las modificaciones a sus presupuestos, respecto de la reducción del 75% de su presupuesto disponible en los capítulos de gasto 2000 y 3000, podrán ejercer los recursos remanentes con cargo a las partidas que corresponden a dichos capítulos”, agrega el oficio firmado por la subsecretaria de Egresos, Victoria Rodríguez Ceja, y la Oficial Mayor de Hacienda, Thalía Lagunas Aragón.

¿En qué no puede gastar el gobierno?

De acuerdo con el Clasificador por Objeto de Gasto para la Administración Pública Federal, la partida 2000, correspondiente a materiales y suministros, comprende gasto en materiales de oficina, emisión de documentos, materiales impresos, de limpieza, productos alimenticios, materiales de construcción, productos químicos, farmacéuticos y de laboratorio, combustibles y suministros para seguridad, entre otros.

Mientras que la partida 3000, de servicios generales, incluye pagos de servicio de gas, agua, energía eléctrica, telefonía, Internet, arrendamiento, además de servicios legales, de contabilidad, de auditoría, de seguridad y vigilancia, bancarios, de publicidad, de traslado y viáticos, etcétera.

Mario di Costanzo, ex titular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) durante la administración de Enrique Pela Nieto, alertó en sus redes sociales de las implicaciones de paralizar el gasto.

“OJO: Hoy, la SHCP congeló los capítulos 2000 y 3000 de TODAS las dependencias. Eso implica que NO tienen recursos para operación, hasta que no entreguen sus recortes presupuestales del 75%. Hoy está paralizado el gobierno”, indica uno de sus tuits.

https://twitter.com/mario_dico50/status/1264958845140398081

El oficio de Hacienda establece que las medidas de austeridad serán aplicables a todo el Poder Ejecutivo, incluyendo organismos descentralizados, órganos desconcentrados, empresas paraestatales y fideicomisos públicos.

Si en estos momentos alguna dependencia de la Administración Pública Federal necesitara pagar servicios básicos de telefonía, Internet, limpieza, agua, energía eléctrica o la renta de sus inmuebles, no podría hacerlo. Lo mismo sucede si hoy requirieran comprar equipo de cómputo, artículos de limpieza o hasta una pluma.

La razón es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) congeló las partidas 2000 y 3000 de todas las dependencias gubernamentales —correspondientes a materiales y suministros y servicios generales— hasta que estas cumplan de manera “urgente y categórica” con el decreto presidencial de recortar en 75% su presupuesto disponible a dichas partidas.

El oficio, fechado el 22 de mayo y dirigido a todos los titulares de las Unidades de Administración y Finanzas, ordena hacer los recortes “considerando que para los capítulos 2000 y 3000 solo se podrán realizar movimientos presupuestales cuando se dé cumplimiento a la medida de austeridad señalada en el presente escrito”.

La medida de austeridad que el oficio refiere es el decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador, publicado el 23 de abril en el Diario Oficial de la Federación, que ordena a todas las dependencias del gobierno federal no ejercer el 75% del presupuesto disponible para lo que resta del año de las partidas de servicios generales y materiales y suministros.

El decreto incluye otras medidas bajo el argumento de redirigir los recursos para hacer frente a las consecuencias sanitarias y económicas por la pandemia de Covid-19.

“Una vez que los ejecutores del gasto hayan otorgado puntual observancia a la medida de austeridad establecida en el Decreto, a través de las modificaciones a sus presupuestos, respecto de la reducción del 75% de su presupuesto disponible en los capítulos de gasto 2000 y 3000, podrán ejercer los recursos remanentes con cargo a las partidas que corresponden a dichos capítulos”, agrega el oficio firmado por la subsecretaria de Egresos, Victoria Rodríguez Ceja, y la Oficial Mayor de Hacienda, Thalía Lagunas Aragón.

¿En qué no puede gastar el gobierno?

De acuerdo con el Clasificador por Objeto de Gasto para la Administración Pública Federal, la partida 2000, correspondiente a materiales y suministros, comprende gasto en materiales de oficina, emisión de documentos, materiales impresos, de limpieza, productos alimenticios, materiales de construcción, productos químicos, farmacéuticos y de laboratorio, combustibles y suministros para seguridad, entre otros.

Mientras que la partida 3000, de servicios generales, incluye pagos de servicio de gas, agua, energía eléctrica, telefonía, Internet, arrendamiento, además de servicios legales, de contabilidad, de auditoría, de seguridad y vigilancia, bancarios, de publicidad, de traslado y viáticos, etcétera.

Mario di Costanzo, ex titular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) durante la administración de Enrique Pela Nieto, alertó en sus redes sociales de las implicaciones de paralizar el gasto.

“OJO: Hoy, la SHCP congeló los capítulos 2000 y 3000 de TODAS las dependencias. Eso implica que NO tienen recursos para operación, hasta que no entreguen sus recortes presupuestales del 75%. Hoy está paralizado el gobierno”, indica uno de sus tuits.

https://twitter.com/mario_dico50/status/1264958845140398081

El oficio de Hacienda establece que las medidas de austeridad serán aplicables a todo el Poder Ejecutivo, incluyendo organismos descentralizados, órganos desconcentrados, empresas paraestatales y fideicomisos públicos.

Policiaca

Repartidor de pan muere en balacera

El intercambio de plomo se dio entre policías y probables delincuentes que robaron un tractocamión

Local

Dignifican la infraestructura para los adultos mayores

10 millones de pesos fueron invertidos para los nuevos espacios destinados a los adultos mayores

Policiaca

Cuatro detenidos por probable huachicoleo

Junto con ellos se decomisaron automóviles con reporte de robo

Policiaca

Frustran robo de autopartes

El probable delincuente abrió la unidad luego de forzarla

Policiaca

Capturan otra serpiente y rescatan caballo

Arduas maniobras para sacar al equino de un hoyo al que cayó

Local

Hidalgo, entre los estados con menos corrupción

Entidad Mexicana de Acreditación entregó la constancia

Local

Adeudan Tulancingo y Tlaxiaca 88.8 mdp

En total son cinco alcaldes los que dejarán esta herencia, según la ASEH