/ sábado 29 de junio de 2019

Frutos de cactáceas con poca producción

Aumentaron sus precios

VALLE DEL MEZQUITAL, Hgo.- El garambullo, pitaya y los chilitos son frutos de los cactus con altas propiedades de vitaminas que en este año su producción disminuyó de manera considerada, lo que causó el aumento de sus precios.

En años anteriores, podían adquirirse en 10 hasta 15 pesos la medida que equivale a una lata de atún, “este año casi no se dio, hubo menos en comparación con años anteriores”.

Situación que preocupa a comerciantes dedicadas a cosechar la siembra de sus huertos o en los cerros para solventar su economía familiar.

“Cada vez hay menos cactus para obtener estos frutos. Recuerdo que antes salía con una cubeta y regresaba a la casa con ella llena de nopales, tunas, garanbullos, pitayas y chilitos”, narró doña Teresa Hernández dedicada a la venta desde que era una jovencita para llevar la comida a su casa.

Dijo que garambullo logró encontrar un poco más a diferencia de los chilitos y las pitayas, “es comida de pájaros y muchas veces me ganan. Cuando llegó ya acabaron con todo, por eso debo madrugarle”, indicó mientras despachaba garambullos.

En este año, el precio de la lata de atún subió 5 pesos, de tal forma que se consigue en 20 pesos, aunque algunos lo venden hasta en 25 pesos los chilitos que es una vaina que mide alrededor de 1 centímetro de alto, color rojo y nace entre las espinas de una biznaga, “para sacarlos está difícil por el riesgo de picarte la punta de los dedos con las espinas, muchas veces ocupó la punta de una penca de maguey y utilizarla con mucho cuidado porque puedo dañar la mercancía”.

Mientras que la pitaya señaló al igual que otras vendedoras, hace muchos años que no ha encontrado en la zona para vender, ni para comprar para consumo propio.

VALLE DEL MEZQUITAL, Hgo.- El garambullo, pitaya y los chilitos son frutos de los cactus con altas propiedades de vitaminas que en este año su producción disminuyó de manera considerada, lo que causó el aumento de sus precios.

En años anteriores, podían adquirirse en 10 hasta 15 pesos la medida que equivale a una lata de atún, “este año casi no se dio, hubo menos en comparación con años anteriores”.

Situación que preocupa a comerciantes dedicadas a cosechar la siembra de sus huertos o en los cerros para solventar su economía familiar.

“Cada vez hay menos cactus para obtener estos frutos. Recuerdo que antes salía con una cubeta y regresaba a la casa con ella llena de nopales, tunas, garanbullos, pitayas y chilitos”, narró doña Teresa Hernández dedicada a la venta desde que era una jovencita para llevar la comida a su casa.

Dijo que garambullo logró encontrar un poco más a diferencia de los chilitos y las pitayas, “es comida de pájaros y muchas veces me ganan. Cuando llegó ya acabaron con todo, por eso debo madrugarle”, indicó mientras despachaba garambullos.

En este año, el precio de la lata de atún subió 5 pesos, de tal forma que se consigue en 20 pesos, aunque algunos lo venden hasta en 25 pesos los chilitos que es una vaina que mide alrededor de 1 centímetro de alto, color rojo y nace entre las espinas de una biznaga, “para sacarlos está difícil por el riesgo de picarte la punta de los dedos con las espinas, muchas veces ocupó la punta de una penca de maguey y utilizarla con mucho cuidado porque puedo dañar la mercancía”.

Mientras que la pitaya señaló al igual que otras vendedoras, hace muchos años que no ha encontrado en la zona para vender, ni para comprar para consumo propio.

Local

Afecta a pobladores sequía en Requena

Ahora solo son milpas lo que abarcaba parte del recipiente pluvial

Policiaca

Vehículo cae a canal y no hubo lesionados

El conductor solo sufrió susto por el incidente

Policiaca

Presunto suicido por depresión

Al parecer la víctima, una mujer, había manifestado sentirse decaída

Sociedad

Detienen a presunto atacante de brigada de vacunación en Michoacán

Elementos de la SSP también aseguraron armas largas, marihuana y 6 vehículos

Deportes

Tuzas ganaron 0-2 a domicilio en el Kraken

Con Este resultado prácticamente amarraron su pase a Liguilla