/ sábado 18 de enero de 2020

En explosión murió gente inocente y trabajadora

Si acudieron, fue por la necesidad de gasolina y porque decían que la estaban regalando

TLAHUELPAN.- El día que explotó el ducto, recuerdan Ignacio Rivas Sarabia y Esthela Rufino López, desde su casa veían como se elevaban las llamaradas. Ellos no se acercaron al sitio de la explosión y la noticia de la muerte de su yerno les tomó por sorpresa.

Esthela Rufino dice que era un hombre trabajador, buen esposo y padre, que desesperado por la escasez de combustible que se registraba en esos días, acudió a tratar de conseguir un poco de gasolina que, les aseguraron, estaban regalando.

Esthela Rufino dice que el incendio ocurrió en una milpa ubicada en las cercanías de San Primitivo, mientras decenas de personas recolectaban combustible que brotaba de una toma clandestina. Afirma que “los verdaderos culpables que andaban en el huachicol no les pasó nada”.

La mujer insiste: “Créame que si ellos acudieron ahí fue por la necesidad de la gasolina, que en esos días por ningún lugar se encontraba. No fue por vandalismo, sino por necesidad acudió la gente; porque en el teléfono estaban diciendo que regalaban gasolina”.

Argumenta que en otras ocasiones se registraron fugas y nadie se acercaba porque no había necesidad del combustible.

QUE AYUDEN A LA VIUDAS

Esthela Rufino aprovecha para hacer un llamado al gobierno federal y estatal que ayude a las viudas, porque dice todas tienen sus niños chiquitos.

“Mi hija quedó con dos niñas chiquitas. Y no habló solo por ella, sino por las familias que quedaron desamparadas”.

Pidió al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Omar Fayad Meneses, “que no se olvide de todos los inocentes, viudas, que quedaron desamparados”.

TLAHUELPAN.- El día que explotó el ducto, recuerdan Ignacio Rivas Sarabia y Esthela Rufino López, desde su casa veían como se elevaban las llamaradas. Ellos no se acercaron al sitio de la explosión y la noticia de la muerte de su yerno les tomó por sorpresa.

Esthela Rufino dice que era un hombre trabajador, buen esposo y padre, que desesperado por la escasez de combustible que se registraba en esos días, acudió a tratar de conseguir un poco de gasolina que, les aseguraron, estaban regalando.

Esthela Rufino dice que el incendio ocurrió en una milpa ubicada en las cercanías de San Primitivo, mientras decenas de personas recolectaban combustible que brotaba de una toma clandestina. Afirma que “los verdaderos culpables que andaban en el huachicol no les pasó nada”.

La mujer insiste: “Créame que si ellos acudieron ahí fue por la necesidad de la gasolina, que en esos días por ningún lugar se encontraba. No fue por vandalismo, sino por necesidad acudió la gente; porque en el teléfono estaban diciendo que regalaban gasolina”.

Argumenta que en otras ocasiones se registraron fugas y nadie se acercaba porque no había necesidad del combustible.

QUE AYUDEN A LA VIUDAS

Esthela Rufino aprovecha para hacer un llamado al gobierno federal y estatal que ayude a las viudas, porque dice todas tienen sus niños chiquitos.

“Mi hija quedó con dos niñas chiquitas. Y no habló solo por ella, sino por las familias que quedaron desamparadas”.

Pidió al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Omar Fayad Meneses, “que no se olvide de todos los inocentes, viudas, que quedaron desamparados”.

Local

Arrolla a hombre y después choca

El percance ocurrió al filo de la media noche del martes

Local

Imposible remover a miembros del ITAIH

“No es negación ni falta de voluntad, nos debe ayudar a buscar otras salidas”, afirmó Susana Ángeles

Local

Harán equipo para jornada de lentes gratis

Gobierno Municipal, DIF Tulancingo y Club de Leones, organizan la actividad