/ sábado 8 de agosto de 2020

Aumenta en internet, venta de chiles en nogada

Una sola pieza de chiles en nogada se ofrece en la región Tulancingo, entre los 120 y hasta 220 pesos en internet ya sean los de “tipo casero” o bien en restaurantes que refieren que ya tienen esos productos para llevar y disfrutarlos con la familia. Los precios dependen de la cantidad de nogada sobre todo y de cómo estén preparados además del tamaño del chile. Cabe citar que desde 2010 es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Algunos de los ingredientes de este platillo son: almendra, nuez de Castilla y piñón, granada, además de plátano macho, manzana, piña, pera y durazno, así como la carne con que se rellena, además del acitrón y las pasas. Aunque son tradicionales de septiembre, lo cierto es que, desde agosto, hay quien los empieza a cocinar y a vender. Son aproximadamente 20 ingredientes o más y horas invertidas aunado a que la sazón debe ser muy especial para lograr el cometido: deleitar los paladares de este platillo que, aunque es originario de Puebla, en todo el mundo se disfruta.

La fruición derivada de esta comida, ha sobrevivido con el paso de los años durante casi dos siglos, desde septiembre de 1821, según fuentes históricas. El platillo con colores patrios, simbolizan el verde que es el chile; el blanco, la crema de nuez de Castilla; y el rojo, la granada y de acuerdo al portal del Sistema de Información Cultural del Gobierno de México “se dice que a su regreso de Córdoba, el general Agustín de Iturbide decidió celebrar el día de su santo en la ciudad de Puebla y que contagiadas de los ánimos patriotas de la época, las madres contemplativas agustinas del Convento de Santa Mónica hicieron con el queso de cabra de Tlatahuiqui, el picadillo menudito de res y cerdo de la matanza de San Antonio del Puente, las manzanas de Zacatlán, los duraznos de Huejotzingo, las peras de las huertas de los Hermanos Carmelitas, los huevos de rancho de los gallineros de Tepeaca, la nuez de Castilla de Calpan, la granada cardelina de Tehuacán y el perejil fresco de Atlixco, el primer homenaje gastronómico a la por fin alcanzada independencia de México: los hoy famosos chiles en nogada, pues con el verde perejil, el blanco de la nogada y el rojo de la granada las madres agustinas representaron los colores de la bandera del victorioso Ejército Trigarante”.

Una sola pieza de chiles en nogada se ofrece en la región Tulancingo, entre los 120 y hasta 220 pesos en internet ya sean los de “tipo casero” o bien en restaurantes que refieren que ya tienen esos productos para llevar y disfrutarlos con la familia. Los precios dependen de la cantidad de nogada sobre todo y de cómo estén preparados además del tamaño del chile. Cabe citar que desde 2010 es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Algunos de los ingredientes de este platillo son: almendra, nuez de Castilla y piñón, granada, además de plátano macho, manzana, piña, pera y durazno, así como la carne con que se rellena, además del acitrón y las pasas. Aunque son tradicionales de septiembre, lo cierto es que, desde agosto, hay quien los empieza a cocinar y a vender. Son aproximadamente 20 ingredientes o más y horas invertidas aunado a que la sazón debe ser muy especial para lograr el cometido: deleitar los paladares de este platillo que, aunque es originario de Puebla, en todo el mundo se disfruta.

La fruición derivada de esta comida, ha sobrevivido con el paso de los años durante casi dos siglos, desde septiembre de 1821, según fuentes históricas. El platillo con colores patrios, simbolizan el verde que es el chile; el blanco, la crema de nuez de Castilla; y el rojo, la granada y de acuerdo al portal del Sistema de Información Cultural del Gobierno de México “se dice que a su regreso de Córdoba, el general Agustín de Iturbide decidió celebrar el día de su santo en la ciudad de Puebla y que contagiadas de los ánimos patriotas de la época, las madres contemplativas agustinas del Convento de Santa Mónica hicieron con el queso de cabra de Tlatahuiqui, el picadillo menudito de res y cerdo de la matanza de San Antonio del Puente, las manzanas de Zacatlán, los duraznos de Huejotzingo, las peras de las huertas de los Hermanos Carmelitas, los huevos de rancho de los gallineros de Tepeaca, la nuez de Castilla de Calpan, la granada cardelina de Tehuacán y el perejil fresco de Atlixco, el primer homenaje gastronómico a la por fin alcanzada independencia de México: los hoy famosos chiles en nogada, pues con el verde perejil, el blanco de la nogada y el rojo de la granada las madres agustinas representaron los colores de la bandera del victorioso Ejército Trigarante”.

Policiaca

Catean predio donde desmantelaban autos

Un juez federal liberó la orden a la FGR

Local

Cadáveres no identificados se refrigeran por más de dos meses

El objetivo es evitar la putrefacción para que puedan ser estudiados en caso de que la investigación así lo requiera

Sociedad

Fideicomiso Fuerza México ejerció 75% de fondos para reconstruir

Los recursos fueron donados por organismos empresariales, embajadas y particulares

Sociedad

Iglesias todavía esperan restauración tras sismos del 19S

El patrimonio histórico y cultural está entre lo más dañado y con más atrasos en su reconstrucción

Cine

Woody Allen rinde un homenaje al cine

Allen inaugura a la distancia el festival de San Sebastián con su película Rifkin’s Festival en la que hace un guiño a Luis Buñuel

Finanzas

A las cocinas fantasma no les espanta el Covid

Savorly, una App que vincula a los chefs que sólo dan servicio a domicilio aceleró sus descargas durante el confinamiento

Finanzas

Artesanos llevan sus productos a aparadores digitales

Más de 100 vendedores de artesanía se sumaron al comercio digital

Sociedad

Ahoga a pescadores el precio del diésel

Con bloqueos en puertos de varios estados exigen al gobierno federal autorice el subsidio al combustible