/ domingo 7 de marzo de 2021

Amo ser artesana, afirma Efigenia

Se ha dedicado a una tradición familiar que aprendió de sus padres en Huasca, primer Pueblo Mágico del país

“Nomás llegué a sexto de primaria, así que lo que hago es de mi creatividad y amo ser artesana”, dice Efigenia Cortés, una de las pocas mujeres talleristas de alfarería que hay en La Palma, barrio de Huasca, municipio de Hidalgo y el primero con la denominación de Pueblo Mágico del país desde 2001.

“Yo valoro mi trabajo. Mientras Dios y la Virgen me den licencia seguiré en esto”, agrega quien se ha dedicado a una tradición familiar que aprendió desde hace 40 años de sus padres, y éstos de los propios desde otras décadas atrás.

“Los adorno con lo que traigo en la cabeza pensando y así con mis manos hago todo”, explica esta mujer que da enriquece con pinceladas azules, verdes, blancas, al color cobrizo de esa tierra transformada en jarros y en platos.

“No es por nada, pero cierro todo el proceso y termino hasta quemarlo con pura leña”, explica respecto a su quehacer, al que dedica horas en diversas actividades, desde cortar la leña, prender el horno, recibir los grandes terrones de barro el cual debe limar hasta pulverizar, amasar el barro y darle forma.

“No tengo de otra, hay que vender pues no hay dinero y menos con esta pandemia”, manifiesta Efigenia Cortés, una mujer, una alfarera que, calcula, gana dos pesos a cada pieza que vende.

“Nomás llegué a sexto de primaria, así que lo que hago es de mi creatividad y amo ser artesana”, dice Efigenia Cortés, una de las pocas mujeres talleristas de alfarería que hay en La Palma, barrio de Huasca, municipio de Hidalgo y el primero con la denominación de Pueblo Mágico del país desde 2001.

“Yo valoro mi trabajo. Mientras Dios y la Virgen me den licencia seguiré en esto”, agrega quien se ha dedicado a una tradición familiar que aprendió desde hace 40 años de sus padres, y éstos de los propios desde otras décadas atrás.

“Los adorno con lo que traigo en la cabeza pensando y así con mis manos hago todo”, explica esta mujer que da enriquece con pinceladas azules, verdes, blancas, al color cobrizo de esa tierra transformada en jarros y en platos.

“No es por nada, pero cierro todo el proceso y termino hasta quemarlo con pura leña”, explica respecto a su quehacer, al que dedica horas en diversas actividades, desde cortar la leña, prender el horno, recibir los grandes terrones de barro el cual debe limar hasta pulverizar, amasar el barro y darle forma.

“No tengo de otra, hay que vender pues no hay dinero y menos con esta pandemia”, manifiesta Efigenia Cortés, una mujer, una alfarera que, calcula, gana dos pesos a cada pieza que vende.

Policiaca

Tráiler se impacta contra árbol en Tlaxiaca

Conductor quedó atrapado, bomberos estatales lo rescatan

Local

Aterrizó aeronave en Nopala porque la piloto no podía ver

Amelia Earhart, la “aviatriz”, tuvo problemas en un ojo y bajo en la presa Doxixho

Política

Ricardo Sheffield busca mando único para pacificar León

Incluirá el aspirante de Morena a la Guardia Nacional y policía estatal para pacificar León

Finanzas

Analistas prevén caída superior a 3% del PIB para el primer trimestre

Analistas estiman que el Producto Interno Bruto comenzará a recuperarse entre abril y junio

Sociedad

Esto debo hacer para no dar mis datos biométricos

Ayer se presentaron los primeros amparos frente a la medida que obliga a entregar datos biométricos

Local

Hidalgo reporta 418 casos activos de Covid-19

El índice de muertes por Covid-19 bajó, se registraron 22 decesos en 24 horas

Local

Habitantes de Chapulhuacán bloquearon la carretera federal

Se dijeron inconformes por el presunto incumplimiento de obras por parte del municipio

Turismo

Cómo hacer turismo gastronómico en la nueva normalidad

México cuenta con 18 rutas gastronómicas que abarcan más de 150 destinos