imagotipo

Alerta PC sobre las abejas africanizadas

  • Concepción Ocádiz
  • en Local

Tulancingo, Hidalgo.- La abeja africanizada prevalece en Tulancingo.
De encontrárseles, dijeron en Protección Civil (PC), ya sea en árboles, jardines, casas habitación, panteones, rocas o acantilados, no hay que molestarlas.
De lo contrario puede haber problemas serios, incluso llevar a hospitalización.
Todo el año es una preocupación para integrantes de la institución.
El temor radica en las posibles consecuencias para la ciudadanía, sobre todo la que demuestra poca o nula tolerancia a los piquetes de estos insectos.
Cuando atacan, y de resultar alérgicos a las toxinas de las abejas, avispas o jicotes, incluso pueden llegar al hospital.
Comentaron en PC que hay quien quiere matarlas cuando las tiene cerca, pero eso es un acto muy atrevido.
Quieren echarles agua o pegarles. En resumen: perseguirlas es un error.
Venturosamente, no ha habido reportes de agresiones de avispas a humanos; suelen ser aún más dolorosos y hasta agresivos que los de la abeja.
En tanto que las avispas, al contrario de las abejas, no mueren cuando pican. De hecho, son más peligrosas. No pierden su aguijón al picar y no producen miel. Pueden atacar muchas veces a una sola persona.
EL ATAQUE…
Cuando un insecto de estos pica, la víctima presenta inflamación alrededor del aguijón.
A manera de primeros auxilios, hay que colocar compresas frías mientras se llega con el médico con emergencia, pues pueden presentar “choque anafiláctico”, de resultar alérgicos a la picadura.
Incluso, se sabe, puede ser letal, si varios sistemas y órganos del cuerpo y poner en peligro la vida, por ello, es que la petición: no provocarlas.
Pero aparte de las abejas y avispas, están los jicotes, y la antesala de la primavera, están presentes.
Un jicote tiene el cuerpo negro, abdomen amarillo y aguijón, y de picar, es uno de los ataques, más doloroso de todos estos insectos a los humanos.
LA RECOMENDACIÓN
Al detectar un enjambre o colmenas, llame a Protección Civil para que puedan ellos y, con sus técnicas, ayudar a quien presente vulnerabilidad.
Combaten con técnicas especializadas, pero se ha dicho en numerosas ocasiones que los insectos son inofensivos y solo atacan si son provocados.
Se insistió en no acercarse a los panales de abejas ni de avispas.
De suceder por accidente, o verlas, lo mejor es irse cautelosamente; los movimientos deben ser lentos, es una de las recomendaciones.
Y si se va a sitios donde se sabe que están, como campamentos, lo ideal es no usar perfume, ni comida dulce, porque estos son de los motivos porque se presentan los ataques, claro, siempre que la gente las provoque.