imagotipo

Abuelitos alegres y otros no tanto, en casas hogar

  • Claudia Gonzalez-Rubio
  • en Local

Tulancingo, Hidalgo.- En casas hogar y asilos hay personas que, aunque se casaron y tuvieron familia, por diversas circunstancias de la vida no mantienen contacto con sus seres queridos y no son visitadas.
En algunos casos, sus recuerdos les han forjado un carácter difícil y en otros, pese a sus circunstancias, viven alegres y disfrutan cada día.
En la Fundación Nicolás García de San Vicente viven 29 adultos mayores: 18 mujeres y once varones.
Ocho abuelitos no son visitados, pese a que algunos tuvieron hijos.
Estas personas han llegado a esta también llamada Residencia del Adulto Mayor, a través de DIF de varios lugares.
Si esta instancia se entera de que un adulto mayor se encuentra en estado de abandono o vulnerable, se encarga de buscar un lugar que apoye con el cuidado y atención de la persona.
La trabajadora social de la Fundación, María de Jesús Garrido, refirió que en ocasiones el carácter de los abuelitos es de acuerdo con su condición de vida.
En este lugar hay ocho personas que no son visitadas por sus familias, algunas de las cuales se guardan los motivos.
A este espacio acuden grupos altruistas que platican y pasan momentos con los abuelitos y que les hacen olvidar, por instantes, dolorosos recuerdos.
También hay quienes adoptan a un abuelito y lo llevan a dar la vuelta, le festejan su cumpleaños y lo invitan a pasar ciertas fechas en su casa.
Estudiantes que han hecho su servicio ahí se llegan a encariñar con adultos mayores y posteriormente acuden como voluntarios para seguir visitándolos.
Las fechas en que más esperan la visita de alguien son el Día del Abuelo, diez de mayo y Navidad, por mencionar algunas.
Mencionó que los residentes están al pendiente de las celebraciones y hay fechas en que les da más sentimiento.
Actualmente, agregó, tratan de involucrar a los familiares para que acudan en ciertas celebraciones.
En este lugar hay personas de los 63 a los 97 años, siendo la edad promedio 80 años.
El personal festeja, el último viernes de cada mes, a aquellos que cumplen años, y se apoyan de diferentes comercios que les donan pasteles, no obstante, si el familiar quiere ir de visita el mero día del cumpleaños, puede hacerlo.
VISITAS
Hay un caso en que familiares acuden de visita diariamente y en otros cada mes que van a realizar el pago.
Resaltó que en ocasiones hay gente adulta en casa que ha sufrido algún accidente y no puede valerse por sí misma y los familiares trabajan, por ello optan por llevarla a un lugar donde se le dé el tratamiento y rehabilitación que necesita. Las causas de ingreso de un abuelito a un lugar como este, destacó, son muchas.
FALTA COMUNICACIÓN ENTRE FAMILIA
En el lugar se consideró hace falta comunicación entre familia, debido a que en muchos casos los niños y jóvenes no saben cómo tratar a su abuelito o no platican con ellos, falta dedicarles tiempo, enfatizaron.