imagotipo

Los seis hermanos de Prince son los herederos: juez

Nueva York, Estados Unidos.- Más de un año después de la muerte de Prince, un juez del estado estadounidense de Minnesota dictaminó este viernes que sus seis hermanos son sus únicos herederos, una decisión clave en la larga batalla por la fortuna del músico.

“Los herederos de los bienes son Omarr Baker, Alfred Jackson, Sharon Nelson, Norrine Nelson, John R. Nelson y Tyka Nelson“, indicó el fallo del juez Kevin Eide, del condado de Carver, en el norte del país.

En ese condado se encuentra Paisley Park, el lugar donde murió repentinamente el 21 de abril de 2016 la estrella de 57 años, tras ingerir una sobredosis accidental de un potente analgésico.

En términos prácticos, el fallo no se traducirá inmediatamente en la entrega a sus hermanos de la fortuna de Prince, estimada en unos 300 millones de dólares.

En su lugar, se inicia un proceso de un año en el que las personas que afirman estar relacionadas con Prince todavía pueden apelar, pero también quedar definitivamente excluidas si el juez no acepta sus casos.

“Finalmente soy de nuevo la hermana legal de mi hermano”, escribió en Facebook Tyka Nelson, también música aunque no demasiado conocida. “¡Es un día feliz!”.

La sentencia llega nueve días después de una audiencia en la que los hermanos presionaron por una resolución y después de meses de reclamos, algunos muy singulares, de personas que dicen ser descendientes de Prince.

Entre las demandas recibidas por el tribunal se encuentra la de una mujer que dijo haber tenido una boda secreta con Prince en Las Vegas y otra de un músico poco conocido que alegó que Prince se comprometió durante una gira a entregarle todos sus bienes.

El fallo del juez también proporcionará más claridad sobre el control de la legendaria bóveda de canciones inéditas de Prince, en vista de acuerdos para futuros lanzamientos.

Litigio con Universal

El juez fijó una nueva audiencia el 31 de mayo para escuchar una solicitud de anular un contrato que vincula el patrimonio de Prince con el sello disquero Universal.

La primera compañía de discos mundial anunció con gran alharaca, a principios de este año, haberse asegurado la propiedad de los derechos de todo el catálogo de Prince desde mediados de los años 90, cuando el cantante había dejado al sello rival, Warner, así como de una cantidad indeterminada de grabaciones realizadas antes de esa fecha.

Lee también | Disputa legal por legado musical de Prince

El banco Comerica Bank and Truyst, responsable de la gestión de los bienes de Prince, pidió no obstante que se revisara ese contrato tras haber recibido objeciones de ambas partes.

Universal ha sido engañada y víctima de fraude con este acuerdo de licencia y exige inmediatamente la anulación del acuerdo y el reembolso de su dinero, punto final”, indicó un ejecutivo de la empresa, de acuerdo con documentos incluidos en el expediente.

Para complicar más las cosas, solo tres de los herederos reconocidos de Prince han trabajado con L. Londell McMillan, abogado del cantante y quien asesoró para este contrato a Comerica Bank and Truyst.

Los otros herederos, entre ellos Tyka, acusaron a McMillan de haber gestionado mal el concierto para homenajear a Prince organizado el año pasado, acusaciones que él rechaza.

Prince era un enemigo jurado de la industria musical y de sus convenciones. A mediados de la década de 1990, apareció con la palabra “slave” (esclavo) escrita en la mejilla en alusión a su vínculo con Warner, su sello de entonces.

También cambió su nombre por un símbolo impronunciable para evitar que Warner controlará su extraordinaria producción.

Hacia el final de su vida, sin embargo, la estrella se reconcilió con la casa disquera, que tenía previsto lanzar el mes próximo una nueva edición de su álbum de culto de 1984 “Purple Rain” enriquecido con grabaciones inéditas.

Más información | Nuevo edición de “Purple Rain” incluirá temas inéditos de Prince

El músico, que en apariencia llevaba un modelo de vida sano, no bebía, abogaba por una dieta vegetariana e impedía que sus músicos consumieran drogas, no dejó testamento y no tuvo hijos reconocidos.

/amg