/ jueves 4 de agosto de 2022

#SOY Postporno: Deconstruyendo el porno tradicional

El postporno es una expresión alternativa que busca subvertir los estándares de la industria porno tradicional y generar propuestas con responsabilidad y educación

"He disfrutado mucho actuando aquí. Estaba pensando, ¿qué podría hacer para devolverle algo a esta maravillosa ciudad y a la maravillosa gente de aquí? Pensé que tal vez podría mostrarles todo mi cuello uterino. Es muy divertido y creo que todos lo disfrutarían. ¿Les gustaría verlo? Vale, genial", les decía Annie Sprinkle a su público.

Eran los finales de los años ochenta y la antigua sexo servidora, actriz y artista estaba creando un nuevo movimiento sexual.

Insatisfecha con los roles asignados a la mujer en la gran industria pornográfica, se acostaba en un sillón obstétrico e introducía un espéculo en su vagina para que los asistentes del teatro la vieran con una linterna.

"Quiero demostrarles a algunos de los muchachos que no hay absolutamente ningún diente ahí adentro", exclamaba mientras invitaba a observar a todos en la sala.

Te puede interesar: Nacho Vidal, de Rey del Porno a terapeuta espiritual

Sprinkle, quien desde antes ya gustaba de difuminar la línea entre el arte y la pornografía, llamó al performance The Public Cervix Announcement.

Había inventado el postporno.

Aunque puede ser muchas cosas a la vez, el consenso define al postporno como aquella expresión que busca subvertir los estándares de la industria pornográfica tradicional. Deconstruir sus mitos y generar una propuesta.

Y por "estándares" se refiere a todo: los cuerpos, las sexualidades, las interacciones, los mensajes, los medios de producción e incluso las mismas presentaciones del material, pudiendo ser videos cortos, películas, material fotográfico o performance.

Es una encrucijada entre el arte, el consumismo y la manifestación.

"A mí me gusta definir el postporno como una manera de experimentar la sexualidad con responsabilidad (...) desde una perspectiva en donde hay más de lo que pueda llegar a ser el sexo bajo el concepto que tenemos de dos personas teniendo relaciones y que no sólo trata de ver personas penetrando", explica Marielena López, artista y productora de postporno, conocida en las redes sociales como @Marielenalsrx.

"Un material que hice fue una mamografía que me hicieron en busca de quistes. Mis consumidores no estaban sólo viendo mis senos como un objeto erotizado, sino también como una estructura viva", platica por su parte Melissa Nava, actriz, también productora de postporno.

La periodista Laura Milano, autora del libro Usina Posporno, refiere que la industria del porno tradicional repite una y otra vez los mismo recursos: la penetración, eyaculación, y orgasmo.

Esta fórmula –explica– responde a la concepción de la sexualidad heteronormativa y coitocentrada, por lo que el postporno propone deconstruirlo.

"Cuando entras y te das cuenta de que existen diferentes gustos y preferencias, empiezas a investigar y te das cuenta de que está este tipo de material; las personas que ya estamos dentro de la disidencia entendemos que el goce no viene solamente de una penetración, que existe un abanico gigantesco de maneras de explorar nuestra corporalidad y nuestra experiencia", platica Melissa.

Cuenta que comenzó hace 13 años en el porno autogestivo, cuando se dio cuenta que no encontraba satisfechas sus necesidades y tampoco se veía representada en la gran industria.

"Siempre he producido mi propio material porque soy una persona en un cuerpo disidente. Soy gorda y soy muy alta para los estándares mexicanos, mido uno 1.76 y siempre he pesado más de 80 kilos. Entonces no entraba en los estándares de belleza de las productoras. Dicen por ahí que lo que enseñas es lo que quieres aprender y me di cuenta de que existía algo más allá", platica Melissa, mejor conocida como @AbejaConMiel en Instagram.

Siendo una mujer adulta de familia católica y conservadora, reconoció que no había vivido su sexualidad a plenitud, por lo que decidió rebelarse ante los estándares de una industria en la que no se ubicaba.


Te puede interesar: Ver porno contamina al planeta, checa por qué


De esta manera fue explorando las diferentes facetas existentes de la pornografía y se dio cuenta de la gran variedad que reside más allá de las propuestas convencionales.

Exploró el sadomasoquismo basado en latex, la miel, el porno anarquista, el porno de hadas y elfos, el shibari japonés, la filia de lactancia materna, las marionetas y el furry.

El postporno –apunta– no se detiene en vender al público pornografía fetichista, sino que se trata de construir una propuesta.

En el porno comercial lo que se hace es explorar estos fetiches desde una pose y el "ya está listo". Los fetiches son producidos, empaquetados y puestos a la venta.

En cambio, en el postporno se busca crear una nueva narrativa basada en la auto exploración de lo posible entorno al sexo.

Asimismo se busca cambiar el rol de consumidor, de mero espectador a partícipe del proceso de producción. Se le habla sobre los cuidados previos y posteriores de cada sesión o se muestran las pláticas entre los involucrados en la filmación o presentación, a veces con un audio, un escrito o con un video adicional.

"El post porno se empieza a hacer desde una perspectiva en la que no tiene que haber una eyaculación, no es necesario que haya un orgasmo, no es necesario que haya una penetración ni vaginal ni anal.

"Puede ser una exploración de todos los sentidos, de todo el erotismo de las personas que están involucradas. Se hace esta división de qué otras filias me gustan además del típico 'mete-saca'", explica Melissa.

Por su parte, Marielena destaca su carácter disruptivo.

En su caso, el postporno sirvió como plataforma para difundir su propia propuesta centrada en la dignificación del trabajo sexual, la cual aún no ha podido concretar.

"Buscaba la idea de poder hacer que muchas trabajadoras sexuales pudieran decidir entre trabajar en las calles y también vender contenido para crear una red mucho más segura de venta sexual".

Es así que para ella es una manera de protestar sobre los conceptos y estructuras socialmente aceptados en torno a lo sexual.

"Es una manera de hacer conciencia sobre lo que hemos venido haciendo mal durante muchos años porque siempre ha habido una manera moral de ver las cosas. Para mí el postporno es una manifestación de lo que verdaderamente somos con educación previa. Es un diálogo".

Es así que el postporno puede excitar, pero también genera dudas, cuenta historias, incomoda, y sobre todo busca educar. Es abrir puertas y tumbar bardas.

Años después de su show del cervix, Annie Sprinkle reflexiona sobre el poder de la presentación:

"Descubrí que a través del arte escénico podía crear mi propio futuro. Si representaba lo que quería ser, me convertiría en eso. También podría ayudar a crear el futuro del mundo. Por un lado, tenía un gran acceso a los medios y, a menudo, veía las ideas que había expresado a través de los medios reflejadas en mí de varias maneras, especialmente en el trabajo de otras personas"

En ese sentido está fuertemente vinculado al feminismo desde el momento que subvierte las expectativas y no se centra en el placer masculino ni cosifica a la mujer.

El postporno puede ser feminista, sin embargo no es porno feminista, explica Marielena.


Te puede interesar: #DATA | Porno deja más dinero que el mundial


"En el postporno no hay una cancelación del trabajo sexual, es más bien cambiar la idea de que nosotras podemos dar el consentimiento para vender nuestro cuerpo y no significa que estemos reproduciendo violencia machista, más bien es una minivisión de cómo deberían ser estos encuentros. El fin último es la educación sexual", dice Marielena.

Según cuenta Melissa, fue hasta diez años después de haber comenzado que empezó a cobrar por su trabajo apenas en 2019.

"Me tardé diez años para en realidad empezar a capitalizar lo que yo hacía porque al inicio no lo había visto ni siquiera como un trabajo, ni siquiera como algo que pudiera monetizar. Simplemente era una exploración propia, era mi manera de construir mi autoimagen a través de la otredad".

Por su parte Marielena ha batallado con la censura de las grandes plataformas digitales.

Y es que, según refieren, aunque la propuesta del postporno encaja bien con las recientes manifestaciones de descontento ante el machismo y la explotación sexual, éste aún es desconocido por amplias capas de la población en México.

La mayor expresión de esta corriente en el país fue La Muestra Marrana de 2015, en la que se proyectaron producciones audiovisuales relacionadas con sexualidades marginales y/o subversivas, organizado por Diana J. Torres y Lucía Egaña.

"Todas las películas que seleccionamos para la muestra contienen algo que las diferencia de la pornografía mainstream, a veces incluso ni siquiera son porno, aunque lo que nos impulsa a seleccionarlas es su relación, directa o indirecta, con la sexualidad humana. Queremos desbancarnos de la pornografía heteronormativa porque no vemos en ella nada interesante más allá de lo masturbatorio, y para hacernos una paja con algo así, casi mejor que hacerlo en casa", refirieron en su momento las organizadoras.

A pesar de este antecedente aún no hay salas especializadas, festivales anuales, asociaciones, ni un reconocimiento de la ley, mucho menos figuras fiscales para los productores en México.

"Nosotras sabemos que existe y sabemos de productoras porque estamos dentro de esta caja de resonancia, pero si te digo que el 5 por ciento de los mexicanos sabe acerca de este material me estoy yendo muy alta", dice Melissa.

Debido a su gran diversidad también existen diferentes círculos y enfoques, lo que dificulta aglomerar a públicos y realizadores en un solo marco.

De esta manera el postporno se enfrenta a las complicaciones de hacer arte, el sexoservicio y el contenido sexual. Como dice Melissa, está en los límites de la ilegalidad.

Las artistas recomiendan a todo aquel que quiera iniciarse en el postporno a zambullirse en los resquicios del internet en busca de pequeñas productoras.

Tanto Melissa como Marielena explican que la revitalización actual de postporno no puede explicarse sin el surgimiento de plataformas para la difusión de contenido alternativo, tales como Tumblr, Twitter, Instagram o el mismo Onlyfans, donde ellas postean su contenido.

Ya hay material suficiente allá afuera para quien quiera encontrarlo.

"Ves a parejas que arman su Onlyfans y suben contenido que replica las maneras de la industria del porno porque es lo único que conocen.

"Lo que buscamos es utilizarnos como si fuéramos una bomba molotov contra el consumo masivo. Pero poner esta semilla que explote desde adentro y cambie un poco la educación del consumidor, que se dé cuenta de que hay otras cosas que quizá le gustan y que no ha explorado más allá de lo que le han dicho los medios masivos".

Lee también otros contenidos de #Soy ⬇️

"He disfrutado mucho actuando aquí. Estaba pensando, ¿qué podría hacer para devolverle algo a esta maravillosa ciudad y a la maravillosa gente de aquí? Pensé que tal vez podría mostrarles todo mi cuello uterino. Es muy divertido y creo que todos lo disfrutarían. ¿Les gustaría verlo? Vale, genial", les decía Annie Sprinkle a su público.

Eran los finales de los años ochenta y la antigua sexo servidora, actriz y artista estaba creando un nuevo movimiento sexual.

Insatisfecha con los roles asignados a la mujer en la gran industria pornográfica, se acostaba en un sillón obstétrico e introducía un espéculo en su vagina para que los asistentes del teatro la vieran con una linterna.

"Quiero demostrarles a algunos de los muchachos que no hay absolutamente ningún diente ahí adentro", exclamaba mientras invitaba a observar a todos en la sala.

Te puede interesar: Nacho Vidal, de Rey del Porno a terapeuta espiritual

Sprinkle, quien desde antes ya gustaba de difuminar la línea entre el arte y la pornografía, llamó al performance The Public Cervix Announcement.

Había inventado el postporno.

Aunque puede ser muchas cosas a la vez, el consenso define al postporno como aquella expresión que busca subvertir los estándares de la industria pornográfica tradicional. Deconstruir sus mitos y generar una propuesta.

Y por "estándares" se refiere a todo: los cuerpos, las sexualidades, las interacciones, los mensajes, los medios de producción e incluso las mismas presentaciones del material, pudiendo ser videos cortos, películas, material fotográfico o performance.

Es una encrucijada entre el arte, el consumismo y la manifestación.

"A mí me gusta definir el postporno como una manera de experimentar la sexualidad con responsabilidad (...) desde una perspectiva en donde hay más de lo que pueda llegar a ser el sexo bajo el concepto que tenemos de dos personas teniendo relaciones y que no sólo trata de ver personas penetrando", explica Marielena López, artista y productora de postporno, conocida en las redes sociales como @Marielenalsrx.

"Un material que hice fue una mamografía que me hicieron en busca de quistes. Mis consumidores no estaban sólo viendo mis senos como un objeto erotizado, sino también como una estructura viva", platica por su parte Melissa Nava, actriz, también productora de postporno.

La periodista Laura Milano, autora del libro Usina Posporno, refiere que la industria del porno tradicional repite una y otra vez los mismo recursos: la penetración, eyaculación, y orgasmo.

Esta fórmula –explica– responde a la concepción de la sexualidad heteronormativa y coitocentrada, por lo que el postporno propone deconstruirlo.

"Cuando entras y te das cuenta de que existen diferentes gustos y preferencias, empiezas a investigar y te das cuenta de que está este tipo de material; las personas que ya estamos dentro de la disidencia entendemos que el goce no viene solamente de una penetración, que existe un abanico gigantesco de maneras de explorar nuestra corporalidad y nuestra experiencia", platica Melissa.

Cuenta que comenzó hace 13 años en el porno autogestivo, cuando se dio cuenta que no encontraba satisfechas sus necesidades y tampoco se veía representada en la gran industria.

"Siempre he producido mi propio material porque soy una persona en un cuerpo disidente. Soy gorda y soy muy alta para los estándares mexicanos, mido uno 1.76 y siempre he pesado más de 80 kilos. Entonces no entraba en los estándares de belleza de las productoras. Dicen por ahí que lo que enseñas es lo que quieres aprender y me di cuenta de que existía algo más allá", platica Melissa, mejor conocida como @AbejaConMiel en Instagram.

Siendo una mujer adulta de familia católica y conservadora, reconoció que no había vivido su sexualidad a plenitud, por lo que decidió rebelarse ante los estándares de una industria en la que no se ubicaba.


Te puede interesar: Ver porno contamina al planeta, checa por qué


De esta manera fue explorando las diferentes facetas existentes de la pornografía y se dio cuenta de la gran variedad que reside más allá de las propuestas convencionales.

Exploró el sadomasoquismo basado en latex, la miel, el porno anarquista, el porno de hadas y elfos, el shibari japonés, la filia de lactancia materna, las marionetas y el furry.

El postporno –apunta– no se detiene en vender al público pornografía fetichista, sino que se trata de construir una propuesta.

En el porno comercial lo que se hace es explorar estos fetiches desde una pose y el "ya está listo". Los fetiches son producidos, empaquetados y puestos a la venta.

En cambio, en el postporno se busca crear una nueva narrativa basada en la auto exploración de lo posible entorno al sexo.

Asimismo se busca cambiar el rol de consumidor, de mero espectador a partícipe del proceso de producción. Se le habla sobre los cuidados previos y posteriores de cada sesión o se muestran las pláticas entre los involucrados en la filmación o presentación, a veces con un audio, un escrito o con un video adicional.

"El post porno se empieza a hacer desde una perspectiva en la que no tiene que haber una eyaculación, no es necesario que haya un orgasmo, no es necesario que haya una penetración ni vaginal ni anal.

"Puede ser una exploración de todos los sentidos, de todo el erotismo de las personas que están involucradas. Se hace esta división de qué otras filias me gustan además del típico 'mete-saca'", explica Melissa.

Por su parte, Marielena destaca su carácter disruptivo.

En su caso, el postporno sirvió como plataforma para difundir su propia propuesta centrada en la dignificación del trabajo sexual, la cual aún no ha podido concretar.

"Buscaba la idea de poder hacer que muchas trabajadoras sexuales pudieran decidir entre trabajar en las calles y también vender contenido para crear una red mucho más segura de venta sexual".

Es así que para ella es una manera de protestar sobre los conceptos y estructuras socialmente aceptados en torno a lo sexual.

"Es una manera de hacer conciencia sobre lo que hemos venido haciendo mal durante muchos años porque siempre ha habido una manera moral de ver las cosas. Para mí el postporno es una manifestación de lo que verdaderamente somos con educación previa. Es un diálogo".

Es así que el postporno puede excitar, pero también genera dudas, cuenta historias, incomoda, y sobre todo busca educar. Es abrir puertas y tumbar bardas.

Años después de su show del cervix, Annie Sprinkle reflexiona sobre el poder de la presentación:

"Descubrí que a través del arte escénico podía crear mi propio futuro. Si representaba lo que quería ser, me convertiría en eso. También podría ayudar a crear el futuro del mundo. Por un lado, tenía un gran acceso a los medios y, a menudo, veía las ideas que había expresado a través de los medios reflejadas en mí de varias maneras, especialmente en el trabajo de otras personas"

En ese sentido está fuertemente vinculado al feminismo desde el momento que subvierte las expectativas y no se centra en el placer masculino ni cosifica a la mujer.

El postporno puede ser feminista, sin embargo no es porno feminista, explica Marielena.


Te puede interesar: #DATA | Porno deja más dinero que el mundial


"En el postporno no hay una cancelación del trabajo sexual, es más bien cambiar la idea de que nosotras podemos dar el consentimiento para vender nuestro cuerpo y no significa que estemos reproduciendo violencia machista, más bien es una minivisión de cómo deberían ser estos encuentros. El fin último es la educación sexual", dice Marielena.

Según cuenta Melissa, fue hasta diez años después de haber comenzado que empezó a cobrar por su trabajo apenas en 2019.

"Me tardé diez años para en realidad empezar a capitalizar lo que yo hacía porque al inicio no lo había visto ni siquiera como un trabajo, ni siquiera como algo que pudiera monetizar. Simplemente era una exploración propia, era mi manera de construir mi autoimagen a través de la otredad".

Por su parte Marielena ha batallado con la censura de las grandes plataformas digitales.

Y es que, según refieren, aunque la propuesta del postporno encaja bien con las recientes manifestaciones de descontento ante el machismo y la explotación sexual, éste aún es desconocido por amplias capas de la población en México.

La mayor expresión de esta corriente en el país fue La Muestra Marrana de 2015, en la que se proyectaron producciones audiovisuales relacionadas con sexualidades marginales y/o subversivas, organizado por Diana J. Torres y Lucía Egaña.

"Todas las películas que seleccionamos para la muestra contienen algo que las diferencia de la pornografía mainstream, a veces incluso ni siquiera son porno, aunque lo que nos impulsa a seleccionarlas es su relación, directa o indirecta, con la sexualidad humana. Queremos desbancarnos de la pornografía heteronormativa porque no vemos en ella nada interesante más allá de lo masturbatorio, y para hacernos una paja con algo así, casi mejor que hacerlo en casa", refirieron en su momento las organizadoras.

A pesar de este antecedente aún no hay salas especializadas, festivales anuales, asociaciones, ni un reconocimiento de la ley, mucho menos figuras fiscales para los productores en México.

"Nosotras sabemos que existe y sabemos de productoras porque estamos dentro de esta caja de resonancia, pero si te digo que el 5 por ciento de los mexicanos sabe acerca de este material me estoy yendo muy alta", dice Melissa.

Debido a su gran diversidad también existen diferentes círculos y enfoques, lo que dificulta aglomerar a públicos y realizadores en un solo marco.

De esta manera el postporno se enfrenta a las complicaciones de hacer arte, el sexoservicio y el contenido sexual. Como dice Melissa, está en los límites de la ilegalidad.

Las artistas recomiendan a todo aquel que quiera iniciarse en el postporno a zambullirse en los resquicios del internet en busca de pequeñas productoras.

Tanto Melissa como Marielena explican que la revitalización actual de postporno no puede explicarse sin el surgimiento de plataformas para la difusión de contenido alternativo, tales como Tumblr, Twitter, Instagram o el mismo Onlyfans, donde ellas postean su contenido.

Ya hay material suficiente allá afuera para quien quiera encontrarlo.

"Ves a parejas que arman su Onlyfans y suben contenido que replica las maneras de la industria del porno porque es lo único que conocen.

"Lo que buscamos es utilizarnos como si fuéramos una bomba molotov contra el consumo masivo. Pero poner esta semilla que explote desde adentro y cambie un poco la educación del consumidor, que se dé cuenta de que hay otras cosas que quizá le gustan y que no ha explorado más allá de lo que le han dicho los medios masivos".

Lee también otros contenidos de #Soy ⬇️

Policiaca

Detenidos en persecución, tras violento atraco

Los sujetos tenían en su poder la cuenta de una gasolinera

Local

Persistirán las lluvias y el frío este martes

No se descartan descargas eléctricas, vientos fuertes y caída de granizo

Local

Cumbre Iberoamericana se realizará en Huichapan

Será del 24 al 28 de octubre en este municipio, donde llegarán personalidades de más de 20 países

Política

Andan zopiloteando por las elecciones: AMLO acusa uso político de tragedia en Sabinas

El presidente López Obrador sostuvo que los opositores a su gobierno están usando con fines políticos la situación de los mineros atrapados en la mina El Pinabete, en Sabinas, Coahuila

Justicia

Ofrecieron 15 mil pesos a detenido para quemar vehículos en Cd. Juárez, Chihuahua

La detención de Luis Alberto de 40 años de edad, originario de Zacatecas, se realizó en un domicilio de la colonia Infonavit Juárez Nuevo

Local

Más de cinco mil adultos mayores de 65 años tendrán pensión

Recibirán su medio de cobro para el último bimestre del presente año, noviembre-diciembre

Local

Vecinos toman alcaldía, exigen obras, servicios y seguridad

Esta mañana se registró un altercado entre funcionarios y manifestantes, hay tensión

Finanzas

¿Tendré que pagar más interés a Infonavit por aumento a tasa de Banxico?

Tras el aumento de la tasa de interés diferentes rubros se han visto afectados, así que conoce cómo esto afectará a tu crédito Infonavit

Policiaca

Detienen a presunto asaltante que intentó robar a pasajeros

El solitario hombre amagó con arma blanca a los viajeros de un autobús