/ lunes 30 de noviembre de 2020

Evolución | ¿Y qué pasa después del Covid?

Las bajas en los ingresos económicos fueron considerables para la mayoría de los entrevistados porque los medicamentos no son baratos

Desde miedo, ansiedad, fatiga y dolores en varias partes del cuerpo, hasta discriminación clara o sutil y afectación a los ingresos, son sólo algunas de las secuelas que dejó el Covid-19 en las personas que se contagiaron del virus. Todos ellos tuvieron la suerte de recuperarse, pero sin importar su edad, condición física o socioeconómica, sufrieron alguna situación que les recuerda que ya no son los mismos que antes de contagiarse de la enfermedad provocada por el virus SARS-COV 2.

Las bajas en los ingresos económicos fueron considerables para la mayoría de los entrevistados porque los medicamentos no son baratos, y también la misma pandemia no permitió generar dinero en distintas profesiones y empleos.

En el caso de Ángel, la empresa lo apoyó a medias con la mitad del dinero para el tratamiento. Después enfrentó suspensiones de sueldo por la falta de ingresos en la compañía.

Por su parte, Alberto tuvo la suerte de contar con un seguro médico para atenderse en un hospital privado, pero eso no impidió que sus finanzas familiares sufrieran una merma.

La discriminación no fue atípica una vez que el diagnóstico de Covid-19 fue confirmado. Algunos la detectaron en su círculo cercano (amigos, familiares y colaboradores), en sus vecinos e incluso en proveedores de servicios.

Además de las molestias físicas, los entrevistados sufrieron el aislamiento y estigma de haber padecido la enfermedad.

Ángel cuenta que una de las principales secuelas del Covid-19 es no reconocer ciertos olores, y a veces no percibir bien los sabores, es muy intermitente y la recomendación médica ha sido tomar vitamina C. Se le dificulta respirar un poco, pero los ejercicios le ayudaron a mejorar su condición. Sin embargo, sus pulmones presentaron mayores secuelas.

Por su parte, Alberto tuvo que pasar hasta 16 horas con oxígeno tras padecer Covid-19, mientras que Rubén aún se sofoca con facilidad, y aunque no es una cuestión que le complique la vida diaria, de pronto se siente muy cansado.

El sentido de la vista empeoró en el caso de Carlos, relata que detectó un aumento en su último examen.

A Verónica se le cayó mucho el cabello cuando estaba en el hospital, al regresar a casa ya lo tenía muy maltratado, y hasta la fecha sigue sufriendo de pérdida de cabello.

Mario experimentó la misma situación, notó que su cabello se hizo quebradizo, y su piel también empezó a escamarse y aún la siente reseca. Incluso percibió que las uñas se enchuecaron, pero sufrió estas secuelas durante el primer mes.

Asimismo, cuenta que antes de enfermar de Covid- 19 tenía sobrepeso, pero tras su paso por el hospital perdió 20 kilogramos. En el caso de quienes tenían un peso saludable, les ha sido complicado recuperarse y han notado una falta de apetitos en algunas ocasiones.

Además de agotamiento y fatiga, Eduardo sigue sufriendo de episodios de ansiedad. En el caso de Rubén, tuvo que ser atendido por la psicóloga del nosocomio donde estuvo internado.

Por su parte, Jorge detecta que ha disminuido su capacidad de concentración, incluso ahora los temas que conoce bien le resultan cansados, y platica que a veces no puede concentrarse e hilar las ideas.

Alberto relata que uno de los peores síntomas durante y después de la enfermedad son la ansiedad y la psicosis.

Asegura que durante las noches recuerda las veladas en el hospital, encerrado en cápsulas, con las molestias de la fiebre y el malestar corporal, y aunque ya superó la crisis, las pesadillas siguen ahí.

Jorge platica que aún presenta dolor en el abdomen y la pierna izquierda, aunque asegura que el ejercicio le ha ayudado a mitigar un poco el cansancio.

Mariano también presentó molestias en la pierna izquierda, al punto que afectan su movilidad. Ahora con terapia, que incluye cardio, espera dejar atrás las molestias físicas permanentes.

A Carlos duelen las articulaciones y sintió que se volvieron rígidas, es como si tuviera agujas en las rodillas y muñecas. Desde hace 20 días, cuando realiza una caminata prolongada, termina muy cansado.

Para Rubén, el dolor de los músculos, sobre todo en la pantorrilla, es un dolor que permanece después de la enfermedad.


Con información de Alejandro Castro, Mario Alavez y Alejandro Suárez

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Desde miedo, ansiedad, fatiga y dolores en varias partes del cuerpo, hasta discriminación clara o sutil y afectación a los ingresos, son sólo algunas de las secuelas que dejó el Covid-19 en las personas que se contagiaron del virus. Todos ellos tuvieron la suerte de recuperarse, pero sin importar su edad, condición física o socioeconómica, sufrieron alguna situación que les recuerda que ya no son los mismos que antes de contagiarse de la enfermedad provocada por el virus SARS-COV 2.

Las bajas en los ingresos económicos fueron considerables para la mayoría de los entrevistados porque los medicamentos no son baratos, y también la misma pandemia no permitió generar dinero en distintas profesiones y empleos.

En el caso de Ángel, la empresa lo apoyó a medias con la mitad del dinero para el tratamiento. Después enfrentó suspensiones de sueldo por la falta de ingresos en la compañía.

Por su parte, Alberto tuvo la suerte de contar con un seguro médico para atenderse en un hospital privado, pero eso no impidió que sus finanzas familiares sufrieran una merma.

La discriminación no fue atípica una vez que el diagnóstico de Covid-19 fue confirmado. Algunos la detectaron en su círculo cercano (amigos, familiares y colaboradores), en sus vecinos e incluso en proveedores de servicios.

Además de las molestias físicas, los entrevistados sufrieron el aislamiento y estigma de haber padecido la enfermedad.

Ángel cuenta que una de las principales secuelas del Covid-19 es no reconocer ciertos olores, y a veces no percibir bien los sabores, es muy intermitente y la recomendación médica ha sido tomar vitamina C. Se le dificulta respirar un poco, pero los ejercicios le ayudaron a mejorar su condición. Sin embargo, sus pulmones presentaron mayores secuelas.

Por su parte, Alberto tuvo que pasar hasta 16 horas con oxígeno tras padecer Covid-19, mientras que Rubén aún se sofoca con facilidad, y aunque no es una cuestión que le complique la vida diaria, de pronto se siente muy cansado.

El sentido de la vista empeoró en el caso de Carlos, relata que detectó un aumento en su último examen.

A Verónica se le cayó mucho el cabello cuando estaba en el hospital, al regresar a casa ya lo tenía muy maltratado, y hasta la fecha sigue sufriendo de pérdida de cabello.

Mario experimentó la misma situación, notó que su cabello se hizo quebradizo, y su piel también empezó a escamarse y aún la siente reseca. Incluso percibió que las uñas se enchuecaron, pero sufrió estas secuelas durante el primer mes.

Asimismo, cuenta que antes de enfermar de Covid- 19 tenía sobrepeso, pero tras su paso por el hospital perdió 20 kilogramos. En el caso de quienes tenían un peso saludable, les ha sido complicado recuperarse y han notado una falta de apetitos en algunas ocasiones.

Además de agotamiento y fatiga, Eduardo sigue sufriendo de episodios de ansiedad. En el caso de Rubén, tuvo que ser atendido por la psicóloga del nosocomio donde estuvo internado.

Por su parte, Jorge detecta que ha disminuido su capacidad de concentración, incluso ahora los temas que conoce bien le resultan cansados, y platica que a veces no puede concentrarse e hilar las ideas.

Alberto relata que uno de los peores síntomas durante y después de la enfermedad son la ansiedad y la psicosis.

Asegura que durante las noches recuerda las veladas en el hospital, encerrado en cápsulas, con las molestias de la fiebre y el malestar corporal, y aunque ya superó la crisis, las pesadillas siguen ahí.

Jorge platica que aún presenta dolor en el abdomen y la pierna izquierda, aunque asegura que el ejercicio le ha ayudado a mitigar un poco el cansancio.

Mariano también presentó molestias en la pierna izquierda, al punto que afectan su movilidad. Ahora con terapia, que incluye cardio, espera dejar atrás las molestias físicas permanentes.

A Carlos duelen las articulaciones y sintió que se volvieron rígidas, es como si tuviera agujas en las rodillas y muñecas. Desde hace 20 días, cuando realiza una caminata prolongada, termina muy cansado.

Para Rubén, el dolor de los músculos, sobre todo en la pantorrilla, es un dolor que permanece después de la enfermedad.


Con información de Alejandro Castro, Mario Alavez y Alejandro Suárez

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

Huye de choque y provoca otro

Derribó poste de luz y acabó volcado

Local

Regreso latente a escuelas y cepas autóctonas en México: SSAH

Se tiene un padrón de por lo menos 83 mil trabajadores de la educación en Hidalgo

Local

Telefónicas tienen dos años para reunir los biométricos

La medida creó polémica entre un sector de los 126 millones aproximadamente que usan un teléfono móvil porque suponen riesgo

Local

El magisterio de Hidalgo recibirá vacuna CanSino

Además del personal docente, también se inmunizará a administradores y a los intendentes

Local

Posible incremento en precio de tortilla

Las materias primas se han incrementado en los últimos seis meses un 46.15 por ciento

Local

Exigen vacunación empleados de Salud

Señalan que faltan muchos médicos y enfermeras de ser inmunizados contra el coronavirus en la entidad

Local

Detectan primer caso de fiebre hemorrágica viral

Pertenece a un predio del Ejido Mimila, en Tulancingo.

Deportes

Leonel se fracturó la clavícula en Colombia

El deportista quedó fuera de la Vuelta Internacional a Colombia 2021