/ martes 6 de noviembre de 2018

Primero Microsoft, ahora Bill Gates lidera la “revolución de inodoros” que no necesitan agua

En China presentó un retrete que además utiliza productos químicos para convertir los desechos humanos en fertilizantes

Pekín, China.- El millonario fundador de Microsoft, Bill Gates, presentó en esta ciudad un inodoro futurista que no necesita agua o alcantarillado y utiliza productos químicos para convertir los desechos humanos en fertilizantes.

Gates sorprendió cuando apareció en el Reinvented Toilet Expo y levantó un frasco de cristal lleno de excrementos para denunciar la falta de retretes, un grave problema sanitario para los países en desarrollo.

"En los lugares donde no hay instalaciones sanitarias habrá mucho más de esto", dijo Gates.

Foto: Reuters

“Es un buen recordatorio de que en (el frasco) podría haber 200 billones de células de rotavirus, 20 mil millones de bacterias Shigella y 100 mil huevos de gusano parásitos".

"Y esto es a lo que se exponen continuamente los niños cuando están fuera jugando y por eso relacionamos esto no solo con la calidad de vida, sino con las enfermedades, la muerte y la desnutrición", añadió.

Explicó que más de la mitad de la población mundial carece de instalaciones sanitarias limpias y cómodas.

"Cuando piensas en cosas que son básicas, junto a la salud y a tener lo suficiente para comer, tener un retrete razonable forma parte de esta lista", añadió.


El inodoro, que Gates dijo estaba listo para la venta después de años de desarrollo, es una creación de los proyectos de investigación financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates, la mayor organización privada de filantropía del mundo.

Además, el retrete presenta tecnologías punteras en la materia y de sistemas sanitarios para hacerlos más baratos y fáciles de instalar.

Existen múltiples diseños del inodoro, pero todos trabajan separando los residuos líquidos y sólidos.

¿Cómo funciona?

“El inodoro actual simplemente envía los desechos al agua, mientras que éstos no tienen la alcantarilla. Ellos toman tanto los líquidos como los sólidos y hacen trabajo químico en ellos, incluso quemándolos en la mayoría de los casos", explicó Gates.

Comparó el cambio de los inodoros tradicionales a los modelos sin agua, similar al desarrollo en computación en la época en que fundó Microsoft a mediados de los años 70.

Foto: Reuters

"En la forma en que una computadora personal es una especie de autocontenida, no es algo gigantesco, podemos hacer este procesamiento químico a nivel doméstico", dijo.

Problema de salud millonario

Según la Unicef, 892 millones de personas en el mundo están obligadas a defecar en el exterior.

La sanidad deficiente mata a medio millón de niños menores de cinco años al año y le cuesta al mundo más de 200 mil millones de dólares al año en costos de atención médica y pérdida de ingresos, según la fundación.

La fundación de Gates ha comprometido aproximadamente 200 millones de dólares para el proyecto de inodoros y espera gastar la misma cantidad antes de que los inodoros sean viables para una distribución a gran escala.

Foto: AFP

Es la primera vez que la fundación de Gates se dirige a un evento en China, donde el presidente Xi Jinping está promoviendo una “revolución de los inodoros” de tres años para construir o mejorar 64 mil baños públicos para 2020 para ayudar a impulsar el turismo y el crecimiento económico.

Gates dijo que el siguiente paso para el proyecto es presentar el concepto a los fabricantes y dice que espera que el mercado para los inodoros supere los seis mil millones de dólares en 2030.

Pekín, China.- El millonario fundador de Microsoft, Bill Gates, presentó en esta ciudad un inodoro futurista que no necesita agua o alcantarillado y utiliza productos químicos para convertir los desechos humanos en fertilizantes.

Gates sorprendió cuando apareció en el Reinvented Toilet Expo y levantó un frasco de cristal lleno de excrementos para denunciar la falta de retretes, un grave problema sanitario para los países en desarrollo.

"En los lugares donde no hay instalaciones sanitarias habrá mucho más de esto", dijo Gates.

Foto: Reuters

“Es un buen recordatorio de que en (el frasco) podría haber 200 billones de células de rotavirus, 20 mil millones de bacterias Shigella y 100 mil huevos de gusano parásitos".

"Y esto es a lo que se exponen continuamente los niños cuando están fuera jugando y por eso relacionamos esto no solo con la calidad de vida, sino con las enfermedades, la muerte y la desnutrición", añadió.

Explicó que más de la mitad de la población mundial carece de instalaciones sanitarias limpias y cómodas.

"Cuando piensas en cosas que son básicas, junto a la salud y a tener lo suficiente para comer, tener un retrete razonable forma parte de esta lista", añadió.


El inodoro, que Gates dijo estaba listo para la venta después de años de desarrollo, es una creación de los proyectos de investigación financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates, la mayor organización privada de filantropía del mundo.

Además, el retrete presenta tecnologías punteras en la materia y de sistemas sanitarios para hacerlos más baratos y fáciles de instalar.

Existen múltiples diseños del inodoro, pero todos trabajan separando los residuos líquidos y sólidos.

¿Cómo funciona?

“El inodoro actual simplemente envía los desechos al agua, mientras que éstos no tienen la alcantarilla. Ellos toman tanto los líquidos como los sólidos y hacen trabajo químico en ellos, incluso quemándolos en la mayoría de los casos", explicó Gates.

Comparó el cambio de los inodoros tradicionales a los modelos sin agua, similar al desarrollo en computación en la época en que fundó Microsoft a mediados de los años 70.

Foto: Reuters

"En la forma en que una computadora personal es una especie de autocontenida, no es algo gigantesco, podemos hacer este procesamiento químico a nivel doméstico", dijo.

Problema de salud millonario

Según la Unicef, 892 millones de personas en el mundo están obligadas a defecar en el exterior.

La sanidad deficiente mata a medio millón de niños menores de cinco años al año y le cuesta al mundo más de 200 mil millones de dólares al año en costos de atención médica y pérdida de ingresos, según la fundación.

La fundación de Gates ha comprometido aproximadamente 200 millones de dólares para el proyecto de inodoros y espera gastar la misma cantidad antes de que los inodoros sean viables para una distribución a gran escala.

Foto: AFP

Es la primera vez que la fundación de Gates se dirige a un evento en China, donde el presidente Xi Jinping está promoviendo una “revolución de los inodoros” de tres años para construir o mejorar 64 mil baños públicos para 2020 para ayudar a impulsar el turismo y el crecimiento económico.

Gates dijo que el siguiente paso para el proyecto es presentar el concepto a los fabricantes y dice que espera que el mercado para los inodoros supere los seis mil millones de dólares en 2030.

Policiaca

Matan a un ex militar en calles de Pachuca

Tenía impactos de bala; se halló un arma de fuego

Local

Empleados de la presidencia de Santiago ya recibieron el depósito de sus sueldos

Integrantes del Concejo no brindaron mayores informes por lo que se desconoce si todos trabajadores pudieron ya cobrar su nómina

Local

Fin de semana de doble Hoy No Circula

Automóviles cuyo último número de placa sea non no podrán transitar

República

Aseguran armas y hasta un tigre de Bengala en casa de presuntos narcos en Guerrero

Junto con un cocodrilo, fueron enviados al zoológico de Zoochilpan, en Chilpancingo

Local

Jesús Hernández promete escuchar siempre a zempoalenses

Durante uno de sus recorridos el candidato priísta se comprometió con la ciudadanía

Local

“Aplicaré política de atención pronta y eficaz”: Jorge Márquez

El abanderado tricolor propone dar salida a las solicitudes más sencillas en los primeros 100 días de la administración, evitando así los largos procesos burocráticos

Turismo

El turismo y el desarrollo rural van de la mano

En el marco del Día Mundial del Turismo 2020, te contamos porque se considera vehículo para desarrollar y empoderar la economía, en especial por la pandemia