/ lunes 19 de julio de 2021

Los Pitbull son temidos, pero poco comprendidos: hablamos con un experto

El comportamiento de esta raza, como el de cualquier otra, responde a la crianza que se le da; sin embargo, sus características particulares deben ser tomadas en cuenta

Tener una mascota implica una gran responsabilidad. Pero un tema que suele dejarse de lado en la crianza de una mascota son los cuidados referentes al comportamiento particular de algunas especies y razas de animales, como sucede con los perros de raza Pitbull.

Al cuestionar directamente al médico veterinario, Rafael Torres Cabrera, sobre la idea de que este tipo de perros son agresivos y violentos responde directamente: "No hay malos perros, hay malos dueños."

De acuerdo con el especialista, todos los casos que involucran el ataque de un perro de esta raza tienen que ver con estímulos y descuidos por parte de sus propietarios, que con el trato que dan a su mascota propician este tipo de reacciones, sin que haya una consecuencia para la persona responsable del animal.

El veterinario sostiene que que los Pitbull, al igual que otras razas de perro, son acompañantes dóciles si se les cría en el entorno adecuado, y son capaces de convivir con niños y otros animales sin ningún peligro.

➡️ Tamaulipas prohíbe mutilaciones de orejas y colas de perritos

“No hay malos perros o malos animales, hay malos dueños. Si el propietario le da un manejo y una crianza agresiva el perro, así será. Pero cuando el perro crece en un entorno familiar es cariñoso, convive en calma y suele atacar sólo cuando alguien fuera del entorno familiar llega con una actitud agresiva o que el perro percibe como mala. Entonces es probable que ataque”.

El estigma histórico del perro Pitbull

El estigma sobre esta raza de perro no es reciente. A lo largo de los años se ha mantenido la creencia de que son agresivos y violentos; una idea que está relacionada con el origen de este tipo de animales.

Torres Cabrera recuerda que esta raza proviene de los antiguos Bull Terrier, que era utilizados en espectáculos circenses en los que debían enfrentarse con animales más grandes que ellos.

“La raza fue creada hace mucho tiempo y desde entonces era una especie de ataque, ellos eran exhibidos en circos, en donde eran expuestos a pelar con jabalíes, con toros, con animales más grandes”.

Más tade, esta práctica se decantó hacia las peleas de perro –que en muchos lugares ya son ilegales. Con este fin, muchos entrenadores recurren al maltrato para incrementar la violencia del animal y que pueda ser exhibido en este tipo de eventos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Señaló que la imagen agresiva de esta raza está arraigada incluso en quienes no se dedican a las peleas de perros. Hay dueños que se regodean del carácter violento de sus mascotas, por una idea de virilidad. Incluso hay quienes inyectan drogas a sus mascotas para propiciar este comportamiento, advitió.

El médico veterinario apunta que estas acciones deberían ser sancionadas, con base en la Ley de Maltrato Animal, que prohibe el uso de cualquier raza, no sólo de los Pitbull, para peleas de perros.

En el mismo sentido, considera pertinente que se apliquen reglas para la tenencia de esta raza de perro, como ocurre en Estados Unidos. Algunos estados de la Unión Americana exigen a los responsables de un Pitbull tramitar una licencia que garantiza que no se maltrate a la mascota o se le exponga a un ambiente agresivo.

“Creo que sería bueno que de acuerdo a la persona que lo tenga como mascota o la familia que lo tenga como mascota, realmente vigilar que lo esté utilizando para compañía y no para ponerlo a pelear, para no tener actitudes violentas, porque finalmente el dueño es motivado por el perro”.

Instinto y genética

Más allá del antecedente histórico, algunos rasgos en la fisionomía de los Pitbull los distinguen de otras razas de perro. Por ejemplo, su temperamento o los poderosos músculos que desarrollan debido a su constitución genética.

El veterinario Rafael Torres Cabrera apuntó que estos caninos cuentan con músculos en la mandíbula que no están presentes en otras razas, lo que les de una mayor fuerza en la mordida, incluso más que perros de tallas superiores.

“Tiene músculos muy fuertes; músculos en la mandíbula que se llaman maceteros que son muy fuertes y no se puede abrir incluso con las manos. Esto es característico de la raza. Son músculos que tiene en sus mandíbulas, esto hace que tengan esa característica especial”, indicó.

Por otro lado, cuentan con músculos "fibrosos", que no son necesariamente grandes, pero que tienen una gran fortaleza, que permite los Pitbull correr a grandes velocidades, así como lograr saltos de mayor altura y les dan su característica resistencia física.

Otro factor a considerar es el instinto. En general, los animales desarrollan la capacidad de percibir comportamientos agresivos o amenazantes, particularmente en personas o animales ajenos a su entorno.

En estas situaciones se pueden presentar comportamientos agresivos, que si no son controlados por la persona responsable del animal terminan en un ataque, que en el caso de los Pitbull, debido a las características mencionadas, puede ser letal.

“Ellos instintivamente actúan de acuerdo a la situación en el momento, pero también de acuerdo a la enseñanza que se le dio. Entonces si es un perro demasiado agresivo, que no hay otra forma de evitar que sea violencia, pues pobre perro porque nadie lo va poder tener. Pero si son comportamientos derivados de un momento de estímulo, puede que otro dueño le regrese su tranquilidad y que estas actitudes violentas sean erradicadas”.

Sin importar el historial del perro, su genética, y mucho menos el estigma social, cualquier Pitbull que haya presentado estos comportamientos puede ser regenerado con el ambiente correcto, aun si antes atacó a alguien, señaló el veterinario.

Por ello se manifiesta en contra de recurrir al sacrificio como una opción cuando un animal de estos está involucrado en un ataque, ya que en última instancia, una persona era responsable de él y no recibe consecuencia alguna por su omisión.

Requieren un cuidado especial, pero son grandes acompañantes

Pedro Cruz López es propietario de tres perros de la raza Pitbull, con quienes convive todos los días y quienes se han convertido en sus acompañantes en diversos momentos.

En entrevista, cuenta parte de su experiencia en la crianza de estos ejemplares, que reconoce tienen un estigma a cuestas que ha provocado que no sean bien vistos por algunas personas, mientras que otras le tienen mucho miedo.

Aunque también reconoce que se necesita paciencia, responsabilidad y mucho cuidado para saber controlarlos.

Pedro Cruz López indicó que en ocasiones ha tenido que intervenir para evitar peleas entre sus mascotas, aunque en la mayoría de los casos evita propiciar desencuentros entre ellos.

Otra de las situaciones que dice se debe tener en cuenta es no enfrentarlos a otros animales, ya esto genera que se alteren, aunque se trata de algo que afirma es responsabilidad siempre del propietario.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En su caso, añadió que no cuenta con otros animales porque es difícil que sus perros puedan convivir con alguna mascota extraña, aunque partiendo de la educación narra que incluso pueden hacerse amigos de otras especies, sin ninguna consecuencia.

“Todo depende de la educación, de cómo se le trata en casa. Yo tengo tres y se trata de darles desde pequeño un ambiente sociable”, remató.

Tener una mascota implica una gran responsabilidad. Pero un tema que suele dejarse de lado en la crianza de una mascota son los cuidados referentes al comportamiento particular de algunas especies y razas de animales, como sucede con los perros de raza Pitbull.

Al cuestionar directamente al médico veterinario, Rafael Torres Cabrera, sobre la idea de que este tipo de perros son agresivos y violentos responde directamente: "No hay malos perros, hay malos dueños."

De acuerdo con el especialista, todos los casos que involucran el ataque de un perro de esta raza tienen que ver con estímulos y descuidos por parte de sus propietarios, que con el trato que dan a su mascota propician este tipo de reacciones, sin que haya una consecuencia para la persona responsable del animal.

El veterinario sostiene que que los Pitbull, al igual que otras razas de perro, son acompañantes dóciles si se les cría en el entorno adecuado, y son capaces de convivir con niños y otros animales sin ningún peligro.

➡️ Tamaulipas prohíbe mutilaciones de orejas y colas de perritos

“No hay malos perros o malos animales, hay malos dueños. Si el propietario le da un manejo y una crianza agresiva el perro, así será. Pero cuando el perro crece en un entorno familiar es cariñoso, convive en calma y suele atacar sólo cuando alguien fuera del entorno familiar llega con una actitud agresiva o que el perro percibe como mala. Entonces es probable que ataque”.

El estigma histórico del perro Pitbull

El estigma sobre esta raza de perro no es reciente. A lo largo de los años se ha mantenido la creencia de que son agresivos y violentos; una idea que está relacionada con el origen de este tipo de animales.

Torres Cabrera recuerda que esta raza proviene de los antiguos Bull Terrier, que era utilizados en espectáculos circenses en los que debían enfrentarse con animales más grandes que ellos.

“La raza fue creada hace mucho tiempo y desde entonces era una especie de ataque, ellos eran exhibidos en circos, en donde eran expuestos a pelar con jabalíes, con toros, con animales más grandes”.

Más tade, esta práctica se decantó hacia las peleas de perro –que en muchos lugares ya son ilegales. Con este fin, muchos entrenadores recurren al maltrato para incrementar la violencia del animal y que pueda ser exhibido en este tipo de eventos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Señaló que la imagen agresiva de esta raza está arraigada incluso en quienes no se dedican a las peleas de perros. Hay dueños que se regodean del carácter violento de sus mascotas, por una idea de virilidad. Incluso hay quienes inyectan drogas a sus mascotas para propiciar este comportamiento, advitió.

El médico veterinario apunta que estas acciones deberían ser sancionadas, con base en la Ley de Maltrato Animal, que prohibe el uso de cualquier raza, no sólo de los Pitbull, para peleas de perros.

En el mismo sentido, considera pertinente que se apliquen reglas para la tenencia de esta raza de perro, como ocurre en Estados Unidos. Algunos estados de la Unión Americana exigen a los responsables de un Pitbull tramitar una licencia que garantiza que no se maltrate a la mascota o se le exponga a un ambiente agresivo.

“Creo que sería bueno que de acuerdo a la persona que lo tenga como mascota o la familia que lo tenga como mascota, realmente vigilar que lo esté utilizando para compañía y no para ponerlo a pelear, para no tener actitudes violentas, porque finalmente el dueño es motivado por el perro”.

Instinto y genética

Más allá del antecedente histórico, algunos rasgos en la fisionomía de los Pitbull los distinguen de otras razas de perro. Por ejemplo, su temperamento o los poderosos músculos que desarrollan debido a su constitución genética.

El veterinario Rafael Torres Cabrera apuntó que estos caninos cuentan con músculos en la mandíbula que no están presentes en otras razas, lo que les de una mayor fuerza en la mordida, incluso más que perros de tallas superiores.

“Tiene músculos muy fuertes; músculos en la mandíbula que se llaman maceteros que son muy fuertes y no se puede abrir incluso con las manos. Esto es característico de la raza. Son músculos que tiene en sus mandíbulas, esto hace que tengan esa característica especial”, indicó.

Por otro lado, cuentan con músculos "fibrosos", que no son necesariamente grandes, pero que tienen una gran fortaleza, que permite los Pitbull correr a grandes velocidades, así como lograr saltos de mayor altura y les dan su característica resistencia física.

Otro factor a considerar es el instinto. En general, los animales desarrollan la capacidad de percibir comportamientos agresivos o amenazantes, particularmente en personas o animales ajenos a su entorno.

En estas situaciones se pueden presentar comportamientos agresivos, que si no son controlados por la persona responsable del animal terminan en un ataque, que en el caso de los Pitbull, debido a las características mencionadas, puede ser letal.

“Ellos instintivamente actúan de acuerdo a la situación en el momento, pero también de acuerdo a la enseñanza que se le dio. Entonces si es un perro demasiado agresivo, que no hay otra forma de evitar que sea violencia, pues pobre perro porque nadie lo va poder tener. Pero si son comportamientos derivados de un momento de estímulo, puede que otro dueño le regrese su tranquilidad y que estas actitudes violentas sean erradicadas”.

Sin importar el historial del perro, su genética, y mucho menos el estigma social, cualquier Pitbull que haya presentado estos comportamientos puede ser regenerado con el ambiente correcto, aun si antes atacó a alguien, señaló el veterinario.

Por ello se manifiesta en contra de recurrir al sacrificio como una opción cuando un animal de estos está involucrado en un ataque, ya que en última instancia, una persona era responsable de él y no recibe consecuencia alguna por su omisión.

Requieren un cuidado especial, pero son grandes acompañantes

Pedro Cruz López es propietario de tres perros de la raza Pitbull, con quienes convive todos los días y quienes se han convertido en sus acompañantes en diversos momentos.

En entrevista, cuenta parte de su experiencia en la crianza de estos ejemplares, que reconoce tienen un estigma a cuestas que ha provocado que no sean bien vistos por algunas personas, mientras que otras le tienen mucho miedo.

Aunque también reconoce que se necesita paciencia, responsabilidad y mucho cuidado para saber controlarlos.

Pedro Cruz López indicó que en ocasiones ha tenido que intervenir para evitar peleas entre sus mascotas, aunque en la mayoría de los casos evita propiciar desencuentros entre ellos.

Otra de las situaciones que dice se debe tener en cuenta es no enfrentarlos a otros animales, ya esto genera que se alteren, aunque se trata de algo que afirma es responsabilidad siempre del propietario.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En su caso, añadió que no cuenta con otros animales porque es difícil que sus perros puedan convivir con alguna mascota extraña, aunque partiendo de la educación narra que incluso pueden hacerse amigos de otras especies, sin ninguna consecuencia.

“Todo depende de la educación, de cómo se le trata en casa. Yo tengo tres y se trata de darles desde pequeño un ambiente sociable”, remató.

Policiaca

Fallecen ahogados padre e hijo en Santiago Tezontlale

Se encontraban de día de campo cuando ocurrió la tragedia

Local

Retorno a clases es seguro

En Santiago de Anaya, el cuadro de vacunación se cumplió en las distintas edades programadas, sin embargo, aún faltan menores de 18 años

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Calentamiento global 1: Rebelión de la naturaleza

La evidencia científica sobre el rápido cambio climático es inequívoca

Deportes

Tuzas va por puntos ante el último lugar

El último triunfo de las Tuzas fue el 30 de agosto por 6-2 ante Puebla en fecha 7, desde entonces tiene 3 derrotas y dos empates

Mundo

Malala Yousafzai pide a talibanes permitir regreso de niñas a la escuela

Ha pasado un mes desde que los talibanes islamistas, que tomaron el poder en agosto, excluyeron a las alumnas de volver a la escuela secundaria

Cultura

José María Vitier triunfa en el Teatro Juárez tras su presentación en el FIC

Los asistentes capitalinos agradecieron la excelsa velada con más de tres minutos de aplausos