imagotipo

Buen triunfo

Tulancingo, Hidalgo.- El campeón sigue sin aparecer.
Esta vez, el Pachuca aprovechó que Tigres enseña las garras pero no espanta a nadie y le recetó una nueva derrota.
Solitario gol de Franco Jara, en el inicio del encuentro, fue suficiente para noquear al elenco del “Tuca” Ferreti.
Al parecer, luego de seis fechas y cuatro puntos, a los regios ya se les puede declarar médicamente afectados por “campeonitis”.
Los Tuzos sacaron raja de esta crisis para ganar luego de tres fechas de ayuno; alcanzan las 11 unidades para repuntar en la clasificación.
Y conste que el equipo no hizo un gran juego en el Estadio Hidalgo, que lució abarrotado. Aprovechó sus momentos y circunstancias.
Entre ellas, la expulsión de Javier Aquino, a los 65 minutos, que fue otro golpe demoledor para el monarca de la Liga MX.
GOLPE TUZO
Sabroso estuvo el arranque del juego.
Pachuca entró resuelto a hacer respetar su cancha.
Y en apenas siete minutos, perforaron la nave regia.
En un arranque de inspiración, con seis toques, iniciando con el “Conejo” Pérez, Franco Jara firmó un portento de toque, dinámica y velocidad, de la única manera que podía destroncar a los visitantes.
El cuadro del “Tuca” Ferreti resintió la desventaja. No reaccionaron bien los felinos; fueron reculando ante el ímpetu de los hidalguenses, que eran todo empuje con e “Chucky” Lozano suelto por todo el ataque.
Los Tuzos tuvieron todo para aumentar la cuenta con dos oportunidades clarísimas.
Murillo remató desviado un tiro de esquina que conectó, sin marca alguna; y la más clara, Jara perdonó un mano a mano con el novato Fernández, pateando a un lado del arco.
Tigres, que no es cualquier cosa, empezó a carburar.
Zelayarán y Dueñas fueron ganando pelotas y empujando, lanzando por las bandas a Damm y Aquino, hasta equilibrar las acciones.
Ganaron los campeones la posesión y fueron adelante, metiendo al Pachuca en su terruño.
El mal que aquejó a Tigres fue no llevar esos balones al área, donde Sosa y Gignac acabaron discutiendo. Reducido al mínimo por Murillo, Gignac fabricó la de mayor peligro con un zapatazo al travesaño, desde casi 40 metros de distancia.
La intensidad hizo que la gente no perdiera la paciencia ante la falta de emociones.
SIN ARRIESGARSE
Poco o nada se alteró el decorado en el segundo lapso.
Pachuca se amarró a no regalar nada.
Fue serio para defenderse, sostenido por una eficiente labor de su línea del fondo; López y García se portaron a la altura de Murillo y González.
Desde la banca, el “Tuca” prescindió de Sosa y metió al chileno Vargas, quien luce muy lejos de estar adaptado, y eso lo resintió el juego de Tigres.
Simplemente el campeón no tuvo punch. Sí, mucho orden, una idea muy clara pero sin profundidad, con el francés desconectado.
El partido iba a pique cuando Javier Aquino frenó un prometedor lance de López y se ganó la doble amarilla al minuto 65. La expulsión parecía ser el ingrediente para darle más sabor.
No sucedió así. Pachuca fue avaro, no alteró en nada el esquema Diego Alonso, quizá respetando demasiado al campeón.
Por eso, el partido acabó siendo una simulación de batalla.
Tigres sin potencia para evitar la caída, ausente de llegada.
Los Tuzos sin ánimo de arriesgar. Nada. Tenía tres fechas sin ganar y eso justifica que nada más se atuvo a un contragolpe del “Chucky” que nunca llegó. Venció al campeón, y eso tampoco es cfácil.
GOL
1-0 Min. 7.- Gran jugada colectiva de Pachuca, arrancando desde el fondo con el “Conejo” Pérez; Lozano mandó al área y Urretaviscaya la acomodó para que Franco Jara firmara con la cabeza.