imagotipo

Plenitud en derechos a 65 años

  • Guillermina Vázquez Benítez

Tulancingo, Hidalgo- Estimadas y estimados lectores.
La participación femenina en los procesos electorales a lo largo de la historia ha sido gradual pero a paso firme; el panorama actual es producto de la lucha social y del incansable trabajo que las mujeres de México vienen realizando desde finales del siglo XIX: los primeros logros en la materia surgen a partir de 1916, cuando en Chiapas, Tabasco y Yucatán se le da derecho a la mujer para poder votar y ser elegidas en puestos de representación popular. Pero es hasta 1947, durante el gobierno del presidente Miguel Alemán, cuando a la mujer mexicana se le reconoce en el ámbito nacional el derecho a votar y ser votada en los procesos municipales. Más tarde, en 1953, en el mandato del presidente Adolfo Ruiz Cortines se reforman los artículos 34 y 115 constitucionales, por los que se otorga plenitud de los derechos ciudadanos a la mujer mexicana: así, el próximo 17 de octubre estaremos conmemorando y festejando 65 años de este importante logro.
En Hidalgo, el Instituto Estatal Electoral sigue trabajando para lograr la consecución de los derechos políticos de las mujeres; hoy podemos ver avances importantes en materia de promoción y difusión de una cultura cívica y democrática, en la cual se establece de manera transversal el respeto a los derechos humanos, la eliminación de la violencia contra las mujeres, la inclusión de las personas indígenas, de las personas con discapacidad, el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTTTI. En síntesis,  el respeto a la dignidad y a los derechos de cada persona; pero también les quiero compartir que nuestro trabajo ha rendido frutos en la organización del Proceso Electoral Local 2017-2018, que en total apego a las leyes que nos rigen, el IEEH  cuidó aspectos como la paridad de género y la representación de las poblaciones indígenas; también se logró una mayor presencia de las mujeres para la integración de la LXIV Legislatura del Congreso de Hidalgo la cual es histórica debido al número de mujeres que ocupan una diputación: de las 18 curules que se eligieron mediante el voto directo, 10 fueron ganadas por mujeres y 8 por hombres; así mismo, en el proceso de asignación de las diputaciones plurinominales, el resultado fue de 6 mujeres y 6 hombres por el principio de  representación proporcional. Esto significa que, por primera vez en la historia de Hidalgo, hay más mujeres tomando decisiones desde el Poder Legislativo ocupando 16 de las 30 diputaciones.
Estos resultados también indican que las y los votantes reconocieron en las mujeres su capacidad de liderazgo y les dieron la confianza para legislar y gobernar. Además, estamos ciertos que una mayor presencia de estas mujeres se traducirá en el impulso de agendas legislativas que mejoren sus oportunidades en el ámbito educativo, laboral, económico, cultural y político.