imagotipo

La Bella Airosa

  • José Luis Rico

UN AÑO DÍFICIL

Tulancingo, Hidalgo.-  Ni la alegría de las Fiestas Patrias ha reducido la tensión social que ha sido la constante en el transcurso del año.
No es para menos ya que han habido sobresaltos y se ha caminado entre tumbos, comenzando por los recortes presupuestales en prácticamente todas las instituciones federales, estatales y municipales.
Además, se produjo el llamado “gasolinazo”, que generó una gran inconformidad social y que parecía salirse de control cuando apenas empezaba el 2017.
Este mes fue el peor por la alerta de huracanes y, lo catastrófico, los terremotos.
Desde el principio, el panorama no pintaba bien por el arribo de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos, que enfocó sus baterías en contra de nuestro país amenazando con sellar la frontera, además de amagar con terminar con el Tratado de Libre Comercio.
Por si fuera poco, ha crecido a nivel nacional la percepción de inseguridad pública, en tanto que los índices inflacionarios han superado el 6 por ciento, la cifra más alta en 12 años, de acuerdo con lo que reporta el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.
Después de los huracanes, que afectaron principalmente a Chiapas y Oaxaca, gobernados por Manuel Velasco y Alejandro Murat, nadie se imaginaba que vendría lo peor de la pesadilla debido a los sismos.
Imágenes temibles invadieron los ojos y la mente de los mexicanos y del resto del mundo durante la jornada trágica del 19 de septiembre pasado, justo cuando en casi todo el país se practicaban simulacros de evacuación.
En Hidalgo se programaron alrededor de mil ejercicios de ese tipo en escuelas, hospitales, oficinas públicas y privadas.
Pero cuál sería la sorpresa, ya que, durante o poco después de los simulacros, justo a la 1:14 de la tarde, se produjo un auténtico movimiento telúrico que causó estragos en los estados de Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero, Tlaxcala, Michoacán, Oaxaca, Veracruz y Ciudad de México.
Fue un día y una noche largos para los millones de habitantes del antiguo Distrito Federal, que enfocaron su atención especialmente en el Colegio Enrique Rébsamen, donde se intentaba rescatar a los pequeños sobrevivientes.
Este año no ha sido el mejor, pero deben quedar como una luz la unión y la solidaridad de la población en momentos difíciles.
En medio de tantas dificultades económicas se enfrenta un nuevo reto para las autoridades y la sociedad que es reconstruir y ayudar a los damnificados.
SANTO, LA LEYENDA HIDALGUENSE
Precisamente ayer se conmemoró el centenario del nacimiento del luchador, Santo, el Enmascarado de Plata, una verdadera leyenda en el mundo cinematográfico y deportivo.
Rodolfo Guzmán Huerta, orgullo para los hidalguenses, nació en Tulancingo el 23 de septiembre de 1917 y desde muy pequeño se mudó a la Ciudad de México, donde encontraría su vocación que lo convertiría en un auténtico ídolo mexicano.
El mítico luchador murió el 5 de febrero de 1984 en la Ciudad de México, justo una semana después de que se quitara la máscara para revelar su identidad en un programa de televisión conducido por Jacobo Zabludovsky.
La biografía de Rodolfo Guzmán dice que inició su carrera en 1934 en la Arena de Peralvillo, Cozumel, y al principio se hizo llamar Rudy Guzmán.
Posteriormente se presentaba en los cuadriláteros bajo el nombre del Murciélago Segundo.
A principios de los años 50 incursionó en el cine y debutó como actor en los filmes Santo Contra el Cerebro del Mal y Santo Contra los Hombres Infernales.
También fue un personaje de comics dibujado por José Guadalupe Cruz. Procreó 10 hijos y solo uno de ellos se dedicó a la lucha libre y se presenta justamente como el nombre del Hijo del Santo.
El sepelio del mítico luchador fue uno de los más numerosos en la historia de México y fue sepultado con su máscara plateada puesta. En Tulancingo se le ha rendido homenaje frecuentemente e incluso hay una estatua en su memoria, aunque a muchos no les gusta su aparente desproporción.
Sigue siendo el precursor del cine fantástico y surrealista a quien le rinden culto en diversos países del mundo como España.
Algunas de sus películas más conocidas son: Santo Contra las Mujeres Vampiro, Santo en el Tesoro de Drácula, al lado de Aldo Monti; Santo Contra los Zombis, Santo Contra el Cerebro del Mal al lado de Joaquín Cordero; Santo Contra los Hombres Infernales con Gina Romand; Santo Contra las Momias de Guanajuato, Santo y Blue Demon Contra Drácula y El Hombre Lobo; Santo Contra la Hija de Frankenstein con Gina Romand, Anel y Roberto Cañedo; Santo Contra el Hacha Diabólica.
El Santo es un ícono no solo para la lucha libre y el cine, particularmente en Hidalgo, donde nació.