imagotipo

Candados contra la corrupción

  • Carolina Viggiano

“Hay que reiterar que queremos ir más allá de lo
que sólo fue punto de partida, que queremos realmente
más y mejor democracia en la vida política mexicana.”
Jesús Reyes Heroles

Tulancingo, Hidalgo.-  El PRI históricamente ha sido un partido que ha sabido adaptarse a los nuevos retos, enarboló los ideales de la revolución y entendió que México necesitaba instituciones para ser un país fuerte y respetado por el resto de las naciones, dejando atrás el caudillismo que, aún en épocas recientes, algunos partidos no han entendido.
Durante 12 años fuimos una oposición responsable y a pesar de que nuestros detractores siempre apostaron a que nos fracturaríamos, no fue así. Nos ganaron con la promesa de un cambio que nunca llegó y, por el contrario, hubo un franco retroceso en el país. Hoy frente a la XXII Asamblea Nacional del PRI, nuestros adversarios y críticos hacen la misma apuesta.
Desde el primer día de su gestión como Presidente Nacional, Enrique Ochoa nos invitó a ser críticos, autocríticos y propropositivos, de manera consistente exigió castigo para quienes traicionaron la confianza del PRI y abusaron del poder y como nunca antes, el Gobierno de la República colaboró para que quienes estaban bajo sospecha fueran investigados y judicializados, lo que permitió que hoy, 5 exgobernadores estén privados de su libertad, 2 se encuentran bajo proceso, 2 tienen orden de aprehensión y varios más están bajo investigación. Ponerle un candado a la corrupción es una de nuestras máximas prioridades.
Las exigencias más escuchadas de nuestra militancia en las 3500 Asambleas municipales y estatales que llevamos a cabo en preparación a nuestra Asamblea Nacional fueron precisamente las de mayor transparencia, rendición de cuentas y sanciones para quienes no fueran leales a los principios que nos han dado vida, por eso se perfila un código de ética, que nos dará certeza, garantía y transparencia. Elegir e investigar bien a nuestros candidatos para que nadie que esté cuestionado, obtenga una candidatura.
Los jóvenes se han dejado oír fuerte y claro, quieren participación y estar en la toma de decisiones de sus causas más sentidas. Como nunca  antes las mujeres han incidido en todos nuestros documentos con un lenguaje incluyente  y plasmando con firmeza una igualdad sustantiva. Las propuestas para nuestro programa de acción han sido  innovadoras, responsables congruentes con nuestros principios e ideología, con emoción y coraje los delegados han defendido, debatido y propuesto.
Mucho se ha especulado acerca de los puntos que se discutirán en la Asamblea. Todos los temas son bienvenidos, pues será un espacio abierto a la crítica y a la autocrítica para decidir qué partido queremos para el 2018 y para los siguientes años. No solo vamos a modificar nuestros estatutos, sino que buscaremos una auténtica renovación que nos permita cambiar en beneficio de la ciudadanía.
La Asamblea nos permitirá volver a las causas sociales, trabajar de manera cercana con la gente, plantear mecanismos para combatir y prevenir la corrupción, el abuso de autoridad y otras conductas por parte de quienes accedan a un cargo público desde el PRI.
Crearemos un Comité de Ética que nos permita mantenernos sobre la línea de nuestra ideología, de nuestros principios y convicciones en beneficio de la sociedad, porque trabajamos para construir el país que todos anhelamos.
El PRI transformó al México del Siglo XX. Hoy, es necesario mirar hacia el futuro y transformarnos con el México del Siglo XXI, para seguir siendo un partido de causas, que haga una alianza con los ciudadanos en busca del bien común.