imagotipo

  • Alejandro Sierra

¿Construcciones antisísmicas?
¿Seguirá conflicto en CAASIM?
Tizayuca: ¿La otra emergencia?

Tulancingo, Hidalgo.- A RAÍZ DEL terremoto de 1985 se generó una nueva cultura de prevención, por eso se ordenaron construcciones antisísmicas en la Ciudad de México, ya que es una de las zonas más vulnerables, como se comprobó el pasado 19 de septiembre, otra vez la fecha fatídica.
EL PROPÓSITO era generar edificaciones seguras, elásticas y simétricas a partir de diferentes materiales como hormigón y madera, según los expertos.
EN OTROS PAÍSES, como Chile, las normas al respecto son muy estrictas, pues se exigen construcciones hechas de hormigón armado, disipadores de energía y estudios previos de suelo.
HACE 32 AÑOS, se desplomaron edificios emblemáticos y de gran importancia, entre ellos los que albergaban a la Secretaría de Marina, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el multifamiliar Benito Juárez, el Hotel Regis, el Centro Comercial Astor, el Hospital Juárez y el Centro Médico Nacional del IMSS, además de que la Torre de Banobras sufrió severos daños.
INDEPENDIENTEMENTE DE los defectos y omisiones en el ámbito de la ingeniería, la realidad es que la Ciudad de México se asentó en una zona lacustre muy inestable que la hace susceptible a movimientos telúricos.
HOY LOS REGLAMENTOS de construcción de la Ciudad de México se consideran entre los mejores del mundo, pero ¿se aplican?
HACE UN PAR DE años, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México examinaron medio centenar de edificios del antiguo Distrito Federal y encontraron que entre el 15% y el 20% no cumple con las normas que garanticen la seguridad de la estructura.
EN 1985, CUANDO era presidente Miguel de la Madrid, quien fue muy criticado porque se pasmó y tardó en reaccionar, se reportaron daños en 400 construcciones, de las cuales aproximadamente 250 de plano se desplomaron.
TAMBIÉN SE CUESTIONÓ la mala calidad de los materiales y las deficiencias constructivas de algunos edificios públicos.
PREMONITORIAMENTE, HACE algunos meses Elena Poniatowska escribió un libro titulado: “Nadie, las voces del temblor”, donde critica las deficiencias constructivas, en etapas que se viven por sexenios, monopolios y feudos.
EN NUESTRO PAÍS, ha dicho la escritora, no siempre hay control de calidad, ni de materiales, ni de alimentos ni de ética profesional.
EN ESE CONTEXTO habría que preguntarse si pudieron prevenirse los derrumbes de al menos 44 edificios en la Ciudad de México, en el nuevo terremoto de la semana pasada.
HOY ENFRENTAN LA EMERGENCIA el presidente Enrique Peña Nieto y el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, lo mismo que Antonio Gali, de Puebla, y Graco Ramírez, de Morelos.
MIENTRAS QUE se determina si hay o no responsabilidades en el colapso de los edificios por malas técnicas constructivas u omitir reglamentos de técnicas antisísmicas, hay que destacar la gran solidaridad que surgió nuevamente de la gente.
LA EMERGENCIA no ha terminado, y una vez superada la fase crítica, debe iniciarse el proceso de reconstrucción, en que a los partidos políticos no les quedará otra alternativa más que cooperar.
DESPUÉS, hay que preguntarse si hubo o no omisiones de parte de funcionarios públicos de la CDMX que permitieron construcciones que no cumplen normas técnicas para resistir movimientos telúricos que son tan frecuentes en la vecina entidad…
A PRINCIPIOS DE la semana pasada resurgió el conflicto que existe entre Araceli Velázquez Carrasco, líder del Sindicato de la CAASIM y el nuevo director del organismo, José Jesús Sanjuanero, pues los trabajadores protagonizaron un bloqueo fuera de las instalaciones principales.
LA DIRIGENTE SINDICAL, quien representa a los trabajadores desde hace más de un cuarto siglo, argumenta: “No se están respetando sus derechos laborales y faltan materiales para rebacheo, atención de fugas de agua y reparación de zanjas” en la zona metropolitana de Pachuca y municipios aledaños.
POR SU PARTE, Sanjuanero aseveró que la dirigente pretende “mantener privilegios que resultan lesivos para la economía de la institución”.
EJEMPLIFICÓ QUE quieren sindicalizar a más trabajadores a nivel 8, lo que representa que ganarían salarios semejantes a los de un subdirector, algo así como 17 mil pesos, lo que no es factible para la economía del organismo.
Sanjuanero dice que lo que se está negando es el “pago de vino para las fiestas y la compra de regalos costosos para las rifas” y asevera que no hay retrasos en las reparaciones de fugas y que sí se dota de materiales, además de que se contrató a una empresa especializada para hacer los bacheos correspondientes, además de que no pretende tocar las prestaciones ya conquistadas por el sindicato..
EL CASO ES que no se ve para cuándo pueda resolverse el conflicto que se inició hace casi un año, donde miden fuerzas el director San Juanero y la dirigente sindical, Velázquez…
EN DONDE también hay preocupación es en la región de Tizayuca, debido a una gran nube de gas que se desprendió de la empresa Agroquímica Tridente localizada en Tepojaco, lo que ocurrió a raíz de un incendio.
INCLUSO la Comisión Contra Riesgos Sanitarios determinó en su momento la suspensión de venta de comida en los alrededores de la planta por temor a que exista contaminación.
COLONOS que colindan con la planta de plaguicidas ya han protestado y bloquearon la carretera.
SE TRATA DE UNA papa caliente para las autoridades estatales y municipales porque es riesgo es latente.